Ventajas e inconvenientes de los PIAS: descubre si son para ti

pias ventajas inconvenientesPor no haber planificado su retiro, muchas personas ven cómo su poder adquisitivo se reduce drásticamente al llegar a la jubilación, debido a que la pensión que cobran es mucho menor a sus ingresos anteriores. Por suerte, actuando temprano con herramientas de ahorro a largo plazo, se le puede poner remedio. Vamos a hablar de las ventajas e inconvenientes de los PIAS, una de esas herramientas que permite obtener un complemento a tus ingresos cuando te jubiles.

¿Qué son los PIAS?

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), son un producto financiero que comercializan las compañías de seguros para completar los ingresos de tu pensión. Surgieron en el año 2007, como una alternativa segura para los ahorros individuales que te garantizasen una rentabilidad en el futuro.

Concretamente, un PIAS es una herramienta que ofrecen las entidades como un seguro de vida y ahorro, que se alimenta habitualmente de aportaciones periódicas mensuales y que se plantea generalmente como apoyo a la pensión pública por jubilación, pero que también puede servir para otras situaciones en las que se necesita ahorrar a largo plazo.

El reclamo de las entidades es presentarlo como una alternativa a los planes de pensiones habituales o los PPA (Plan de Previsión Asegurado), ya que permite recuperar lo invertido en cualquier momento, bajo ciertas condiciones, y te asegura que no se perderá la principal inversión.

Antes de hablar de sus ventajas e inconvenientes, hablemos de cómo funcionan los PIAS

Sin duda, se trata de una alternativa interesante para comenzar a preparar tu jubilación muchos años antes de que llegue. El objetivo es que no tengas que preocuparte el día de mañana. Pero, ¿cómo funcionan estos PIAS?

El formato tradicional de los PIAS, buscando siempre una seguridad a costa de la rentabilidad, ofrecía una inversión en renta fija con beneficios que no eran diferentes a los de un depósito. Pero, en los últimos años, las compañías han comenzado a ofrecer los llamados PIAS Flexibles, que apartan un porcentaje para invertir en renta variable.

Por lo tanto, tu compromiso será realizar aportaciones periódicas, normalmente mensuales, que se irán sumando a tu ahorro en el PIAS. Este importe se irá acumulando, junto al rendimiento anual ofrecido por la póliza y algunas bonificaciones que hará la aseguradora como fidelización por mantenerlo en funcionamiento.

Existen algunas limitaciones, como que tus aportaciones no podrán superar los 8.000 euros al año o los 240.000€ en el total de la inversión. Además, aunque puedes retirar el dinero cuando quieras, solo a partir del quinto año y recuperándolo como renta vitalicia tendrás los máximos beneficios fiscales.

Ventajas e inconvenientes de los PIAS

Beneficios del Plan Individual de Ahorro Sistemático

Quizás una de las principales ventajas de estos productos financieros sea su garantía. A pesar de no tener la más alta rentabilidad, sabes que no estás poniendo en peligro tu dinero, y que podrás rescatar tu PIAS cuando quieras.

Y precisamente este es otro de sus reclamos, ya que se trata de una herramienta con vistas a la jubilación más flexible y líquida que otros sistemas de ahorro. Cumpliendo con algunas condiciones y renunciando a algunos beneficios, podrás acceder a tu dinero sin complicaciones.

Por último, vale la pena mencionar las ventajas fiscales que se pueden conseguir, evitando hasta el 92% de los impuestos a través de IRPF en su declaración. Para alcanzar esta bonificación, tendrán que haber pasado al menos 5 años desde que se inició el PIAS, recoger el dinero en formato de renta vitalicia y tener más de 70 años. El rango de fiscalidad por edades queda así distribuido:

  • Rescate con más de 70 años: 8%
  • Rescate entre 66 y 69 años: 20%
  • Rescate entre 60 y 65 años: 24%
  • Rescate entre 50 y 59 años: 28%
  • Rescate entre 40 y 49 años: 35%
  • Rescate con menos de 40 años: 40%

Estos beneficios fiscales aplicados al IRPF desaparecen si no se cumplen las otras condiciones: tanto si han pasado menos de cinco años como si se retira el dinero en forma de capital, en un solo pago.

Inconvenientes de los PIAS

Ya sabes que cualquier opción que elijas para tus finanzas tiene sus ventajas e inconvenientes, y ocurre lo mismo con los PIAS. A pesar de los beneficios que ya citamos, también hay factores que, según la situación en la que estés y tus objetivos, pueden suponer limitaciones.

El primer inconveniente, y probablemente el principal, es su rentabilidad, ya que se trata de un producto a largo plazo en el que importa más el tiempo que lo tienes activo que el porcentaje de beneficios que te ofrece.

Al tener un horizonte temporal tan lejano, su rendimiento puede parecer algo corto si lo comparamos con otras formas de inversión, ya que no supera normalmente lo que pueden ofrecer los depósitos más habituales del mercado.

El otro problema que podemos encontrar es que algunos PIAS generan gastos de entrada, de recuperación o de gestión; según la compañía, el intermediario u otros condicionantes. Por eso es fundamental que siempre pidas toda la información posible y calcules esos importes para valorar la rentabilidad total que obtendrás.

¿Tienes más ventajas o más inconvenientes los PIAS para tus finanzas?

Como conclusión, te toca preguntarte si los PIAS son para ti o no te convienen. Lo más fácil es que pongas todas sus ventajas y desventajas sobre la mesa y tomes una decisión. Ten claro que un PIAS es una herramienta financiera interesante para ahorrar a largo plazo, sin buscar un rendimiento excesivo y que te dará buenos beneficios fiscales si cumples con las condiciones acordadas.

Sea cual sea tu edad (ya que puedes recuperar el dinero después de cinco años), podrás tener un producto que te asegure un complemento perfecto para una jubilación más cómoda y tranquila.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)