Buscar trabajo cuando ya tienes un empleo

Muchas personas están descontentas en sus trabajos actuales, pero no se atreven a buscar otro empleo. Otras están a gusto y no ven ningún interés en entrar en procesos de selección. Sin embargo, seguir interesándose por las ofertas de trabajo y presentarse como candidatos puede ser bueno para cualquier persona, tenga o no un puesto en una empresa. Hoy vamos a comentar por qué no es mala idea seguir atento al mercado laboral.

Cuando estás insatisfecho cuando tu trabajo actual

Es una situación bastante más común de lo que debería ser. ¿A cuántas personas conoces que se quejan de sus trabajos pero al mismo tiempo no hacen nada para cambiar? Parece una paradoja, pero en realidad los motivos de fondo son el miedo y la comodidad. Suele imperar este principio, para mi absurdo, según el cual “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

A veces, cuesta salir de la zona de confort, por mucho que no estés satisfecho con la situación actual, pero merece la pena. ¿No te gusta el ambiente en el trabajo? ¿Te parece que no cobras lo suficiente? ¿Tus tareas te parecen aburridas? No te conformes. Al menos echa un vistazo al mercado y manda tu currículum.

Cuando no tienes una seguridad mínima de seguir en tu puesto

Un puesto de trabajo nunca está asegurado, salvo quizás si tienes una plaza de funcionario, pero hay casos en los cuales existe mucha incertidumbre sobre el futuro. A veces te contratan por un año, y te dicen que al final del periodo de prueba valorarán si te hacen fijo. Otras veces, la empresa depende de la demanda del mercado y va renovando a sus empleados en función de criterios que escapan a tu control.

En todos esos casos, seguir pendiente de las ofertas de empleo es una técnica preventiva muy útil. Puede que encuentres un trabajo más estable, o al menos que hagas buenos contactos en el caso de que finalmente no te renueven en tu contrato actual.

Saber lo que hay allí fuera

Incluso si estás muy a gusto en tu empleo, no es malo estar pendiente de ofertas. Te permite tener una visión más amplia del mercado laboral. Por ejemplo, puedes saber a qué sueldo una persona con tu perfil podría aspirar. También puedes darte cuenta de cómo está la situación coyuntural, es decir si hay mucha demanda de trabajadores con tu perfil o lo contrario. Saberlo te permite tomar mejores decisiones sobre tu futuro profesional, y valorar la opción de pedir un aumento en caso necesario.

No perder la práctica

Actualizar el currículum, pasar entrevistas, hablar sobre tus logros, tus cualidades, tus objetivos, son cosas que se van olvidando un poco con el tiempo. No está mal presentarse a alguna oferta de trabajo para no perder la práctica. Además, como no tienes tanta presión por lograr el empleo, puedes ir con bastante más relajación a las entrevistas.

Siempre puedes decir no

Cuando hablo de esas cosas con otras personas, a menudo me dicen: “pero, si al final me ofrecen el trabajo, no puedo decir que no, así que mejor no postulo”. Eso no es así. Cuando la empresa te hace una oferta tras un proceso de selección, siempre puedes argumentar que finalmente no puedes. Además, siendo objetivos, un proceso de selección es indeciso y la probabilidad de que te escojan a ti es mucho menor que la de quedarte fuera. Así que pocas serán las veces en las cuales tendrás que decir que no.

¿Lo ves, hay muchos motivos para seguir siendo atento al mercado de trabajo? ¿Por qué no rellenas tu perfil en alguno de los portales de empleo más usados?

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)