Cómo denunciar un microcrédito abusivo para que no te estafen

reclamar microcrédito abusivoA veces, incluso una persona previsora se puede encontrar en una situación financiera complicada, y no disponer de liquidez. En los últimos años, se han multiplicado los servicios de préstamos inmediatos que piden pocas garantías. En ocasiones los intereses aplicados son muy elevados, y usar esa financiación puede empeorar tu economía. Por eso, hoy vamos a ver cómo denunciar un microcrédito cuando es abusivo, y no dejar que se aprovechen de tu necesidad.

Los imprevistos son parte de la vida

En algunas situaciones de la vida, la ausencia de una estrategia de ahorro o un percance imprevisto con un gasto extraordinario de mucha importancia pueden llevar a una situación de falta de liquidez.

Es más factible que te pase si no tienes una reserva de ahorro, como ya te aconsejamos en el blog, pero incluso una persona ahorradora puede tener tensiones de tesorería. Por ejemplo, puedes tener tu patrimonio inmovilizado en un piso, que tu reserva para emergencias haya sido gastada hace poco por un primer imprevisto, y que te llegue otro de importancia.

En este caso, si no tienes dinero y necesitas pagar algo urgentemente, vas a tener que buscar una alternativa.

Los microcréditos, una solución ante la falta de liquidez

Una forma de encontrar una financiación rápida y con pocas condiciones es acudir a los microcréditos, también conocidos como créditos rápidos. La característica principal de este producto financiero es que una entidad concede un préstamo al solicitante de manera rápida, tanto que el dinero, en algunos casos, puede estar disponible en la cuenta del solicitante en unos quince minutos.

Unos intereses elevados tras un primer crédito a tipo cero

Las entidades que prestan el dinero exigen la devolución de la cantidad más los intereses en un periodo de tiempo acordado de antemano. Por lo general, el tiempo de devolución suele ser corto. Hablamos de una duración de entre uno y tres meses, aunque hay préstamos que se pueden devolver en más tiempo. Notarás que, en tan poco plazo, no te da mucho tiempo para enderezar tu situación financiera. Además, los intereses suelen ser muy elevados.

Sin embargo, también hay casos en los que determinadas compañías exigen un interés bajo, incluso del 0%, en los primeros préstamos que conceden a un cliente concreto. Es una estrategia que les permite generar confianza, labrarse una buena reputación y fidelizar a los clientes. Esos, tras haber tenido una experiencia inicial positiva, tendrán en cuenta repetir la operación en el futuro, y más adelante el interés del préstamo será más elevado.

Cómo escapar de la espiral de deuda de los microcréditos

Lo realmente fácil con esos préstamos es caer en una trampa financiera

El principal peligro que entrañan los microcréditos es que se trata de «dinero fácil». Con muy pocos datos y sin necesidad de tener un historial financiero fiable, puedes conseguir una cantidad de dinero considerable. Sin esfuerzo, podrás contar con una suma que puede ser muy atractiva.

Disponer tan fácil de ese dinero puede hacer que algunas personas soliciten préstamos sin necesidad. Este exceso puede degenerar y terminar con el solicitante inmerso en una espiral de deuda de la que resulta bastante difícil salir. Para poder pagar los microcréditos anteriores se verá obligado a tener que solicitar un crédito nuevo.

Por suerte tienes mecanismos para proteger tus derechos

Aunque ninguna entidad financiera obliga a nadie a pedir un préstamo, sí que es necesario que los consumidores cuenten con algún mecanismo de protección ante situaciones que pueden llegar a ser abusivas.

Reclamar microcréditos es una salida necesaria para que los prestamistas no se aprovechen de la necesidad de algunos ciudadanos. Los consumidores pueden recurrir a un despacho de abogados que les asesorará y que estudiará su caso para determinar si el cliente ha sido objeto de unas cláusulas abusivas o si, por el contrario, la reclamación no tiene fundamentos.

El proceso de reclamación es un mecanismo de defensa que permite a los consumidores anular unas condiciones leoninas e, incluso, que el dinero que ya haya sido pagado sea devuelto al demandante.

La mejor seguridad es informarse antes de contratar un crédito

Cualquier persona que decida usar los préstamos rápidos y los microcréditos debe estudiar y analizar muy bien las condiciones y cada una de las cláusulas. Es la mejor forma de garantizar que no termine habiendo sorpresas desagradables. España es un país con una ley muy clara sobre los créditos al consumo y otros préstamos, pero el sentido común es la mejor defensa.

Hay que hacerse dos preguntas:

  • ¿Seré capaz de devolver el crédito y los intereses en el plazo acordado? Si existe alguna duda al respecto, es mejor analizar otras opciones.
  • ¿Es un tipo de interés razonable? Los microcréditos no piden garantías, y a cambio establecen unos intereses muy altos, para cubrir el riesgo de impago. Cuando veas el TAE que aplican algunas financieras te puedes sorprender mucho.

 

Por lo tanto, ya sabes, si en el futuro tienes que pedir un microcrédito, analiza sus condiciones, revisa si realmente lo necesitas, y no dudes en asesorarte para reclamar si las condiciones te parecen abusivas.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)