Como dormir con calor y sin gastarte mucho dinero

como dormir con calorEstamos en mitad del verano, y para muchos, esto significa que sea difícil conciliar el sueño porque las noches llegan a ser muy calurosas. La solución más fácil sería poner el aire acondicionado, pero eso ni es barato, ni es bueno para la salud. Así que veamos qué alternativas tienes antes de meterte en la cama y caer rápidamente dormido, sin gastarte mucho dinero.

Ser un poco previsor

Si dejas las persianas abiertas todo el día y dejas que tu habitación se caliente mucho, está claro que luego lo vas a tener muy difícil para conciliar el sueño. Por lo tanto, volvemos a los consejos de nuestros abuelos: durante el día, baja las persianas en el dormitorio, y también en las otras habitaciones, al menos en los momentos en los cuales el sol da directo. Con este simple consejo tendrás unos grados menos a la hora de dormir y la noche será un poco más llevadera.

Duerme de noche

Es muy obvio, pero en verano estamos de vacaciones, y podemos llegar a desfasarnos mucho. Pero si te vas a la cama muy tarde, una gran parte de tu sueño ocurrirá durante la mañana, cuando la temperatura vuelve a subir, y afectará tu calidad de sueño.

Abre las ventanas

Es la opción más barata y suele funcionar muy bien, especialmente si la configuración de tu piso permite crear una corriente de aire con dos ventanas opuestas (no siempre se puede) y si estás en pisos altos (hay más viento arriba). Algunas personas se quejan del ruido que implica, pero para eso inventaron unos estupendos tapones de oído.

Pon un ventilador

Un ventilador gasta poca energía, y si lo escoges bien, no hace demasiado ruido, por lo que si lo pones en modo  móvil sentirás una agradable brisa durante toda la noche y bajará la sensación de calor. Y, de nuevo, si te molesta el ruido tienes los tapones.

La ducha antes de acostarse

Refrescarse antes de ir a la cama es una buena estrategia, pero solamente si no tomas un ducha demasiado fría. En el momento, está claro que te apetece enfriar tu cuerpo, pero si hay una diferencia muy grande entre el agua y el aire del ambiente, en cuanto salgas de la ducha volverás a tener calor. Es mejor que tomes una ducha tibia. Pero que sea un ducha muy rápida, no tendría sentido gastar mucha agua.

Poner el aire acondicionado un rato

Otra opción es que programes tu aire acondicionado para que funcione entre media hora y una hora a partir del momento en que te vas a la cama. Enfriaras el ambiente justo en el momento en que necesitas dormirte, pero no tendrás los inconvenientes de tenerlo en marcha toda la noche (el coste y los problemas para la salud como resfriados o contracturas).

Hidratarse

Tener una botella de agua cerca durante la noche y beber bastante antes de ir a dormir también es buena idea, ya que el mecanismo natural que tiene el cuerpo para enfriarse es la sudoración. Si estás bien hidratado, dormirás más fácil y mejor que si no lo estás.

Consejos generales para dormir mejor

A veces, el motivo por el cual no estás durmiendo bien no es solamente el calor. Puede haber muchas otras causas, por lo que me ha parecido interesante aconsejarte la lectura de este post con consejos para dormir bien.

Consejos que me parecen inútiles

  • Algunas personas ponen la ropa de cama o incluso las almohadas en la nevera un poco antes de irse a la cama. A parte de que no me parece muy higiénico, dudo mucho de la eficacia del método. La ropa de cama enseguida se calentará, y en cualquier caso lo hará mucho antes de que te duermas.
  • Otra estrategia es ponerse ropa húmeda para dormir. Lejos de refrescar, a mí me parece que aumenta la sensación de calor, ya que enseguida el agua de la ropa se va a poner a una temperatura similar a la de tu cuerpo.
Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)