Amueblar la casa gratis recogiendo muebles de la calle

recoger muebles calleEn nuestra cultura consumista, donde ya queda bastante mal visto comprar productos de segunda mano, recoger productos de la calle ya se contempla casi igual que haber caído en la indigencia. Sin embargo, dentro de muchísimos trastos inservibles, en muchas ocasiones hay muebles que están en perfecto estado. Recuperarlos puede ser tan ahorrativo como ecológico.

Miedo a lo desconocido

Si un amigo que se muda te avisa que tiene un par de sillas chulas que va a tirar si no las regala a alguien, si necesitas sillas es muy probable que le digas que te las quedas. Sin embargo, si tu vecino de la finca de al lado deja esas mismas sillas en la calle para tirar, ya tienes mucho más reparo para cogerlas. Pero en realidad es la misma situación, salvo por el hecho de que desconozcas el dueño anterior.

Hay ciertas cosas, especialmente las que tienen tapicerías y demás que por cuestiones de higiene es más lógico no recoger, pero la mayoría de los muebles se pueden lavar perfectamente. Les desinfectas y ya.

Los estudiantes amueblan así sus casas

Cuando no tienes ingresos, la imagen te preocupa mucho menos. A un estudiante sin presupuesto no se le ocurre ir a Ikea, por muy barata que sea esa tienda, para ir a comprarse una estantería o una mesa. Primero recurrirá a amigos que le puedan dejar una, y sino esperará a aprovechar una oportunidad cuando durante la noche algunas personas dejan muebles y enseres en la acera.

Yo tenía el mismo reparo que mucha gente, pero un día se dio la casualidad que justo cuando necesitaba un escritorio me encontré con uno en perfecto estado a poca distancia de mi casa. Tras un tiempo prudencial para comprobar que no se trataba de un objeto dejado provisionalmente allí en el transcurso de una mudanza, me di cuenta que lo habían tirado, y decidí llevarlo a casa.

Un gesto para el medioambiente

Si no te convence el argumento del ahorro (imbatible: consigues algo gratis), piensa un momento en el cuidado del planeta. En lugar de tirar ese mueble, que muy probablemente no se reciclaría (o si lo hicieran, sería de forma muy parcial) le das una segunda vida. Por lo tanto, no hace falta producir otro ni consumir más materias primas.

Lo práctico y lo bonito

Está claro que recuperando muebles de la calle, es difícil que vayan a cuadrar con la estética de tu casa. Pero de todos modos, puedes perfectamente darles otro toque. Con una capa de pintura cualquier mueble puede parecer otra cosa. Y eso sin contar que muchos muebles no necesitan ser bonitos. Mira las estanterías Billy del Ikea, son estanterías ultra básicas, y todo el mundo las tiene. A veces, lo práctico es suficiente.

 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Un pensamiento en “Amueblar la casa gratis recogiendo muebles de la calle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)