Comprar casa en subasta judicial para ahorrar: pasos y consejos

comprar casa subasta judicialUna de las formas más interesantes para ahorrar a la hora de comprar casa es acudir a una subasta judicial, un proceso telemático que, en algunos casos, permite conseguir un descuento interesante respecto al precio de mercado. Sin embargo, se trata de un método con sus dificultades y riesgos. Te voy a comentar los diferentes pasos, además de darte algunas recomendaciones para comprar con mayor garantía.

¿Qué es una subasta?

Se trata de un proceso judicial durante el cual se pone a la venta un bien, adjudicado al mejor postor. Lo más habitual es que las subastas sean el resultado del impago de una deuda, que se intenta cubrir mediante la venta de un activo. Por ejemplo, en caso de una hipoteca impagada, la entidad financiera puede iniciar procedimientos judiciales que acabarían en la subasta del bien inmobiliario.

En España, desde 2015 las subastas judiciales se hacen exclusivamente de forma telemática, a través del portal del BOE. La digitalización ha permitido un mayor acceso de particulares a las subastas, que son totalmente anónimas.

¿Dónde ver qué casa se puede comprar en una subasta judicial?

Como comentaba antes, los procesos se realizan en el portal de subastas del BOE, y por lo tanto es una de las posibilidades para consultar las subastas vigentes. Pero no es la única, por ejemplo, puedes usar una web como Alerta Subastas, que te permite enseguida visualizar la ubicación de la vivienda y el aspecto del edificio para las subastas del BOE y seguridad social vigentes en el momento.

¿Cómo comprar un piso de subasta judicial?

La teoría es sencilla, pero, como explicaré más adelante, el proceso tiene sus riesgos y complicaciones, así que lee el artículo hasta el final.

  1. Todo lo que necesitas, si quieres acudir a la subasta por tu cuenta, es registrarte en el portal del BOE y pagar el depósito correspondiente, que es un 5% de la tasación del bien.
  2. Luego puedes ir pujando por el bien. Algunos tienen una cantidad mínima de puja, otros no. Dentro de cada subasta también verás el plazo y los tramos para mejorar la puja anterior.
  3. Si al final del plazo eres la persona con la puja más alta, se te adjudica el bien y tienes un plazo de 40 días para pagarlo. Si no puedes pagar en el plazo, pierdes el dinero y la persona que tiene la siguiente puja más alta tiene la opción de comprarlo.
  4. En caso de no haber hecho la puja más alta, se te devuelve el dinero del depósito al día siguiente.

Comprar una casa en subasta judicial tiene varias complicaciones

  • No es tan sencillo como ganar la subasta y que te entreguen las llaves. El proceso judicial sigue su curso, y hasta que puedas tomar posesión de la casa puede pasar tiempo. Además, tienes que tener en cuenta las complicaciones que podrían surgir en caso de que la vivienda este ocupada.
  • Si hay cargas, las tendrás que pagar como nuevo propietario. Por eso, antes de pujar es recomendable consultar el certificado del Registro y asegurarte de que entiendes perfectamente lo que significa. Si no es el caso, pide consejo con un profesional o desiste por prudencia.
  • Piensa también que es muy probable que la vivienda vaya a necesitar unas obras. Tenlo en cuenta en tu valoración, salvo que quede claro que es una vivienda reciente. Pero aun así, podrías encontrarte con desperfectos.
  • ¿Vas a poder pagar la cantidad que pujaste? Ten en cuenta que, si un banco no puede tasar la vivienda, porque no puede acceder a ella, es más difícil que te pueda dar una hipoteca, o al menos, que te de la cantidad que te esperabas.

Aun así, las subastas pueden ser una buena forma de ahorrar en la compra de una casa

Ya sabes que en el blog intento contarte las cosas como son. Las subastas pueden ser muy interesantes para conseguir un buen descuento en la compra de tu vivienda, pero tienes que estudiar cada caso con cuidado. No puedes presuponer que te vas a encontrar el negocio del siglo.

Piensa que hay gente que es especialista en subastas. Ellos disponen de la misma información que tú, pero tienen experiencia y saben valorar mejor los riesgos y costes de cada subasta. Por lo tanto, si sale una vivienda muy por debajo de su precio de mercado y sin ninguna carga ni problema, sería muy raro que fueras la única persona en pujar.

Si solo pujas tú, probablemente no era tan buen negocio como imaginabas. Y si sale algo muy interesante, impera la ley del mercado. Quiero decir que va subiendo el precio por las pujas de los diferentes compradores. Llegará un punto en que los inversores consideren que ya no les compensa pagar más, y entonces el bien se adjudicará a un precio interesante, probablemente por debajo del precio de mercado, pero no “regalado”.

¿Qué descuento se puede esperar?

Nadie va a pagar por un piso de subasta lo mismo que pagaría por una vivienda a la venta en el mercado normal. No tendría sentido, por los plazos judiciales, la falta de información sobre las condiciones de la vivienda, y la posibilidad de una ocupación. Ya sabes que, en finanzas, el riesgo tiene un precio. En este caso, el precio de la incertidumbre es un descuento.

Por esos motivos, los que operan en el mercado de subastas suelen adquirir las casas con un descuento de entre un 20 y un 30% sobre el valor de mercado. A veces el descuento será menor, y otras veces, quizás se pueda hacer un negocio más interesante.

En cualquier caso, si dispones de tiempo y estás dispuesto a asumir algunas de las complicaciones que he citado antes, comprar una casa en una subasta judicial puede ser una buena forma de ahorrar.

 

¿Has comprado alguna vez una vivienda de esa forma? ¿Cómo fue tu experiencia? No dudes en compartirla con los otros lectores.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)