El tipo de interés nominal y la tasa anual equivalente

tasa anual equivalenteMuchas personas se preguntan qué significan las siglas TIN (tipo de interés nominal) y TAE (tasa anual equivalente) que aparecen en muchas documentaciones financieras. Te voy a explicar la diferencia entre ambas, y cual deberías usar como referencia comparativa. Bueno, ya te lo puedo contar: la TAE es el mejor instrumento de comparación.

¿Por qué es importante conocer el TIN y la TAE?

Es cultura financiera básica. Todo el mundo debería saber qué es un tipo de interés nominal y a qué corresponde la tasa anual equivalente. No es una información complicada, y no está reservada a financieros. Casi todo el mundo pide un préstamo a lo largo de su vida, aunque sea usando la función de crédito de la tarjeta. Y también una inmensa mayoría de ciudadanos buscar sacar algo de rentabilidad a sus ahorros. En ambos casos, es imprescindible saber qué es un tipo de interés.

El TIN y la TAE no son más que dos variantes del concepto de tipo de interés financiero. Conocer la diferencia entre ambos permite tomar decisiones importantes, como contratar una hipoteca, invertir los ahorros, etc.

Definición ultra sencilla del tipo de interés financiero

  • Un tipo de interés es el precio del dinero. Se calcula dividiendo el importe de intereses de un periodo dado por el saldo medio del dinero que ha dado origen a esos intereses durante el mismo periodo.
  • El tipo de interés puede expresar una rentabilidad (en el caso de una inversión) o un coste (en el caso de haber contratado un préstamo).

Por ejemplo, si Luís le presta 1.000€ a Juan durante 3 meses, y al cabo del periodo, Juan le devuelve los 1.000€ más 50€, entonces el tipo de interés ha sido del 5%.

Ya lo sé, es muy sencillo, todo el mundo lo sabe. Pero prefiero hacer recordatorios básicos antes de ir explicando la diferencia entre TIN y TAE.

¿Qué es el tipo de interés nominal (TIN)?

Es la clase de tipo de interés más fácil de calcular. Cumple exactamente con la definición anterior. Básicamente, es el tipo que sirve para calcular unos intereses en muchos productos financieros. No toma ningún otro coste o ingreso aparte de los intereses. Puede calcularse para cualquier periodo de tiempo.

Por ejemplo, un contrato de tarjeta de crédito puede tener un TIN del 2% mensual. Esto significa que cada mes, se pagará el 2% del saldo medio de crédito usado durante el periodo. Es decir, que si de media se ha usado una línea de 2.000€, cada mes habrá que pagar unos intereses de 40€. Nota que el tipo del 2% mensual es lo mismo que un 24% anual. Además, si la tarjeta tiene un coste anual de servicio,o si hubo gastos de gestión al principio, no se toman en cuenta en el TIN.

¿Qué es la tasa anual equivalente (TAE)?

El nombre es bastante autoexplicativo

  • Primero, hay una clara referencia temporal. La TAE siempre se calcula en base anual. Volvamos a un ejemplo. Vamos a suponer un crédito que se contrata por un año y se devuelve en una sola vez al final del periodo. Si el TIN mensual de este crédito es del 2%, entonces el TIN anual y la TAE serán iguales, un 24%. Estoy suponiendo que no hay otros gastos asociados.
  • La palabra equivalente se refiere a la idea de incluir todos los costes dentro del cálculo del interés. Y es que muchos productos financieros tienen gastos a parte del tipo de interés (TIN). ¿Te suenan los términos de comisión de apertura, gastos de gestión, cuota de mantenimiento, etc? Puedes todos esos gastos se incluyen en la TAE, pero no aparecen en el TIN.
  • Como la TAE siempre toma en cuenta intereses y gastos diversos, y siempre se calcula en base anual, es un elemento perfecto para comparar precios. Te permite conocer el coste real de un crédito.
  • El Banco de España tiene un simulador para calcular la TAE, pero la verdad es que cuando lo probé no parecía funcionar. A ver si lo arreglan.

¿Sigues teniendo duda sobre la diferencia entre el TIN y el TAE? Déjame ponerte ejemplos.

Tu banco te propone un crédito al consumo de 10.000€ a 5 años a un tipo nominal del 5% anual y el sistema de amortización francés (pagas la misma cuota cada mes). En otro banco, te proponen el mismo préstamo, pero con un tipo nominal del 6% anual. A primera vista, parece que el primer banco es mucho mejor que el segundo. Ahora añadimos un dato más. El primer banco te cobra 250€ de comisión de apertura, mientras el segundo no te cobra nada. ¿Sabes cuál es el crédito más barato? No lo puedes saber sin ponerte a calcular. Por suerte puedes usar la tasa anual equivalente, porque los bancos están obligados a comunicarla. En el primer caso, la TAE es del 6,22%. En el segundo, es del 6,17%. Pese a tener un TIN más alto, el segundo crédito es ligeramente más barato.

El otro caso donde puede ser interesante conocer el TAE es para la rentabilidad de las inversiones. Lo habitual es que se nos proponga un producto financiero con un tipo de interés nominal de X. Pero luego nos damos cuenta que el producto tiene comisiones de custodia, gastos de gestión y similares, que merman la rentabilidad. De nuevo, en este caso, la TAE es mucho más fiable que el TIN.

Una obligación legal que a veces es una letra pequeña escondida

Los bancos y las entidades financieras tienen la obligación de indicar siempre la TAE en sus productos financieros. Y la verdad es que es un dato normalmente bastante visible cuando ves un cartel publicitario anunciando una hipoteca. Pero no ocurre así con todos los productos financieros. En el caso de los créditos a corto plazo, en los cuales los intereses cobrados son importantes, normalmente la información no se encuentra tan fácil.

Últimamente han surgido muchas páginas de créditos de muy poco importe, que te prestan dinero por un plazo corto (por ejemplo, un mes). Antes de contratar cualquier crédito de este tipo, te invito a mirar la TAE. Quizás tengas que buscarlo un poquito. Los valores pueden ser sorprendentes. Y si no lo ponen, quéjate y reclama, es su obligación. Al redactar este post he visto por ejemplo un caso de un portal que prestaba 300€ a 30 días cobrando 100€ de intereses, es decir una tasa anual equivalente aproximada del 400%.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)