La falta de cultura financiera es un serio handicap para España

cultura financiera

Durante la pasado crisis post burbuja inmobiliaria, y ahora durante la crisis provocada por la pandemia, siempre me ha asaltado la misma duda. ¿Se podría haber mitigado el impacto económico de esos eventos si los ciudadanos tuviesen más cultura financiera? Yo creo que sí, y que sigue siendo una asignatura pendiente en España.

Algunos ejemplos recientes de la falta de cultura financiera en España

La locura colectiva de la burbuja inmobiliaria

Una burbuja es de cierta forma, la traducción económica de una locura colectiva. Es difícil encontrar otros términos para calificar las transacciones inmobiliarias en España en los últimos años antes de la crisis. Esa locura, la podríamos definir como lo opuesto al sentido común. A primera vista parecía que no entendía de formación ni de categorías sociales.

Pero, la cultura financiera no es algo que vaya incluido en la formación académica, salvo para aquellos que estudian economía y finanzas. Por lo tanto, un universitario puede perfectamente carecer de cultura financiera y cometer los mismos errores que alguien sin formación.

Y luego está el sentido común. Hay muchas personas que no cayeron en las trampas del mercado “siempre alcista” de antes del pinchazo. Esas personas, con o sin estudios, compartían una cosa: el sentido común.

Luego volveré sobre el caso del mercado inmobiliario, porque da mucho que hablar.

La falta de preparación ante la crisis de la pandemia

En el mismo momento en el que el Gobierno anunció el estado de alarma y el confinamiento, se hizo patente la falta de preparación de muchos hogares frente a una bajada de ingresos.

No me refiero a los hogares más pobres. Por supuesto que si tienes pocos ingresos y tienes que vivir al día, un evento así supone un golpe durísimo e inmediato.

Pero también hay muchas personas y familias que, por sus ingresos previos, tendrían que disponer de ahorros suficientes para no preocuparse, al menos durante los primeros meses. Sin embargo, como no han ahorrado, no tienen margen de maniobra y enseguida se encuentran en una situación delicada.

La tasa de ahorro de las familias españolas había llegado a mínimos en los últimos años. Porque, por algún motivo, en este país se ahorra durante las crisis pero no durante las épocas de bonanza. Es decir, lo contrario de lo que se debería hacer.

La culpa es una falta de cultura financiera

Hace algún tiempo publiqué un artículo con lo que considero ser los 10 mandamientos de las finanzas personales. Pero, en realidad, una buena gestión de la economía doméstica se puede resumir en tres frases:

  • Ahorrar al menos el 10% de tus ingresos mensuales.
  • No usar préstamos al consumo ni tarjetas de crédito.
  • Informarte bien cuando inviertas tu dinero en algo.

Si se aplican esos tres consejos se evitan muchos problemas. ¿Quieres ejemplos?

Con una buena información, no habría burbujas inmobiliarias

Hace muchos años, vivía en Madrid. En la empresa donde trabajaba, regularmente la gente se extrañaba de que viviera de alquiler. Me decían que tenía un buen sueldo, que estaba tirando el dinero pagando cada mes algo que no me iba a quedar.

En algún momento, miré el mercado inmobiliario. Claro, yo también opinaba que si podía pagar una hipoteca en lugar de un alquiler sería más interesante para mí a medio y largo plazo. Pero me di cuenta que, a pesar de tener un buen sueldo, no podía permitirme comprarme un piso. Es decir, que no podía pedir una hipoteca con un plazo normal de 15 a 20 años máximo. La cuota salía demasiado alta.

Entonces pensé. Si no puedo permitirme comprar a un precio razonable y tengo un sueldo superior a la media, algo va mal. Todavía no sabía que había una burbuja, pero a partir de ese momento investigué y me di cuenta de que no era buen momento para comprar.

Si todo el mundo hubiese hecho lo mismo, es decir si todos se hubiesen negado a comprar a precios excesivos, la burbuja se hubiera desinflado naturalmente.

Con eso no quiero echar la culpa a los compradores. Fallaron los organismos de control y los bancos. Pero, con más cultura financiera, la burbuja nunca hubiera subido tanto.

Con más ahorro, la economía sería mucho más estable

Es muy sencillo. Si los hogares van ahorrando en épocas de expansión económica, gastan menos y el crecimiento es menor. Pero, al mismo tiempo, si usan esos ahorros para compensar la pérdida de poder adquisitivo durante las crisis, las bajadas en el consumo y en la economía son mucho menores. Eso da mucho más estabilidad a la economía, con variaciones mucho más suaves. En España se pasa de un crecimiento muy superior a la media de la UE a fases de crisis también mucho peores.

Y eso en parte viene de la cultura financiera. Si más personas tienen conciencia de la importancia de constituir una reserva para imprevistos y de ir ahorrando para el futuro, el impacto al nivel macro económico se acaba notando.

¿Cómo cambiar la cultura financiera en España?

Creo que no estaría mal tener alguna asignatura de finanzas personales, al menos en la parte de la educación obligatoria. No hace falta que sean muchas horas, pero sí estaría bien repetir los conceptos de un año para otro.

¿Te imaginas si todo el mundo supiera que hay que usar los créditos de forma responsable? ¿O que ahorrar no es una opción sino algo básico para cualquier nivel de ingresos?

Evidentemente eso no resuelve todos los problemas. La gente con recursos muy bajos tiene muy difícil ahorrar, por ejemplo. Y también está la libertad individual. Aunque sepas que los créditos no son recomendados, puedes decidir contratarlos.

Ayudaría mucho un conocimiento más generalizado de la cultura financiera. Ya sabes, conceptos como el ahorro, el deber de información cuando inviertes en algo, la diversificación de riesgos, la relación entre riesgo y rentabilidad y mucho más.

Aquí en el blog intento contribuir modestamente a esa cultura financiera. Pero hay otras iniciativas interesantes. Por ejemplo, hace unos años participé en el programa Economía de Bolsillo, en la 2 de TVE.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)