¿Es buen momento para comprar en bolsa? Mayo 2020

es buen momento para comprar en bolsa¿Qué hacer en un mercado bursátil incierto y tras la bajada de las últimas semanas? Muchos inversores no saben si sería mejor vender sus posiciones por la incertidumbre. Otros opinan que es un buen momento para comprar acciones en bolsa, porque los precios han bajado mucho. La verdad es que nadie tiene una bola de cristal, pero se puede intentar analizar y volver a consejos de sentido común.

¿Cuál es la situación en Mayo de 2020?

El IBEX ha caído con fuerza

A fecha de publicación de este artículo, el IBEX acumula una pérdida de más de un 30% desde sus máximos del año, allá por febrero. Desde mitad de marzo ha estado situándose entre los 6.000 y los 7.000 puntos, con altibajos en función de las noticias sanitarias y económicas.

Impera la incertidumbre

Los días se siguen y no se parecen. Se alternan fechas con expectativas pesimistas sobre la evolución de la pandemia y la crisis económica con otros días de euforia en los mercados. Las cotizaciones de las empresas que componen el IBEX parecen descontar una crisis económica significativa. Pero, como no se sabe la magnitud de la misma, hay mucha inestabilidad en el mercado.

¿Es buen momento para comprar en bolsa?

Son decisiones muy personales

Evidentemente yo no voy a recomendar a nadie que compre, que venda o que se quede quieto. Cada uno es responsable de sus inversiones en bolsa y tiene que tomar una decisión informada, en función de su perfil de inversor, de sus objetivos, y de la situación de sus inversiones.

Por supuesto también importa tu cartera. No es lo mismo tener acciones de Amazon, que cotiza en máximos esos días del otro lado del Atlántico que ser el propietario de participaciones en empresas muy afectadas por la crisis, como las aerolíneas, por poner un ejemplo.

Un ejemplo de cuando es buen momento para comprar en bolsa

Si hay alguna empresa que crees que tiene unas buenas perspectivas, y cuya cotización ha bajado mucho por la caída del mercado, puede ser un buen momento para comprar. Si inviertes a largo plazo, aprovechar precios bajo es una forma de multiplicar la rentabilidad de tu inversión.

Déjame ponerte un ejemplo. Imagina que una empresa sólida, y que normalmente paga unos dividendos del 5% tiene ahora mismo un descuento del 30%. Si compras a largo plazo, no es descabellado pensar que en un año o dos, la empresa podría volver a su valoración precrisis, dando unos dividendos similares. Suponiendo, por supuesto, que la crisis sea pasajera.

Si eso ocurre, a ti la inversión te dará un 7%, sin contar la plusvalía potencial sobre el valor de las acciones. Y si esa empresa aumenta el dividendo año tras año, a medio plazo te puedes encontrar con una rentabilidad muy interesante.

Argumentos a favor de no hacer nada

Si crees que tu análisis de las empresas en las que invertiste sigue siendo válido, y a largo plazo crees que volverán a sus tendencias de antes de la crisis, quizás lo mejor sea no hacer nada, y capear el temporal.

Está claro que no es agradable ver como tu inversión ha perdido un 30% o más, ni leer noticias sobre la cancelación de dividendos. Pero si tu análisis fundamental te sigue pareciendo correcto, puede ser buena idea no vender. Cuando se invierte a largo plazo, hay fluctuaciones, a veces bastante fuertes. Aceptarlas es parte de la dificultad.

Argumentos a favor de vender

También puede haber pasado que tu análisis sobre las perspectivas de la empresa haya cambiado con la evolución de la pandemia y de la crisis económica. Hay inversiones que pueden ser interesantes en épocas de crecimiento y menos si hay recesión.

Me explico. Imagina que invertiste en una empresa que tiene una deuda importante respecto a sus competidores. El equipo directivo de la compañía tenía un plan sólido para reducir la deuda y aprovechar sinergias. Te parecía un plan solvente y compraste.

Ahora, con una recesión, es posible que el problema de la deuda de esa empresa se convierta en algo mucho más problemático. Puede que analices que la compañía no será capaz de superar la crisis. O, sin entrar en esos extremos, que no podrá dar una buena rentabilidad durante mucho tiempo.

En una situación así, te puede interesar vender, y comprar acciones de otra empresa que te parezca más atractiva.

Aprovechar la bajada para optimizar el impuesto sobre la renta

Si no lo sabías, te lo digo yo. Las pérdidas sobre compraventas de acciones son deducibles, dentro de unas condiciones, en la declaración de la renta. Eso te permite pensar en estrategias para minimizar el impacto fiscal en tu declaración del año siguiente.

Hacienda usa el criterio FIFO para las plusvalías

¿Pensabas que cuando vendes una participación, la plusvalía se calcula sobre el precio medio de compra de las acciones? Pues no es así. En realidad, se aplica un principio FIFO (First In, First Out). Se considera que vendes primero las acciones más antiguas.

Es importante que lo sepas, porque, incluso en época de crisis, puede que las acciones que quieras vender presenten una plusvalía fiscal.

Compras 100 acciones hace 10 años por 50 euros cada una. Volviste a compras otras 100 hace 5 años por 80 euros. Justo antes de la crisis compraste otras 100 por 110 euros cada una. En tu cartera las tienes a un precio medio de 80 euros. Como ahora valen 65 euros, piensas que si vendes 100 vas a perder 15 euros por acción, es decir 1.500 euros.

Eso es correcto desde el punto de vista económico. Pero desde el punto de vista fiscal, estás ganado 15 euros por acción respecto al precio de 50 euros de tu primera compra. Por lo tanto, tendrías que pagar impuestos.

Puedes usar pérdidas para compensar ganancias

  • Vuelvo al ejemplo anterior. Da la casualidad que también vendes otras acciones que sí te dan una pérdida fiscal. En ese caso, podrás compensar los 1.500 euros de plusvalía con esa pérdida.
  • Si las pérdidas son mayores, podrás compensar el exceso con plusvalías en fondos de inversión.
  • Si aún no basta, podrás compensar la perdida con el saldo positivo del rendimiento de capital mobiliario, pero dentro de un límite de un 25%. El rendimiento del capital mobiliario son los dividendos, intereses de depósitos y cuentas, seguros y venta de bonos.
  • Si aún no bastará, tendría otros cuatro ejercicios fiscales para seguir compensando esas pérdidas.

¿Qué deberías hacer?

Eres libre de actuar como te de la gana, pero me parece una estrategia interesante hacer lo siguiente:

  • Repasar todas tus posiciones en bolsa para ver si quieres mantener, vender o comprar más acciones.
  • Mirar si hay empresas interesantes para comprar ahora.
  • Analizar el impacto fiscal que tendría vender algunas acciones, y ver como puedes compensar beneficios y pérdidas.

 

¿Y tú? ¿Qué has hecho en bolsa esas semanas? ¿Piensas que es buen momento para comprar en bolsa? Comparte tu opinión en la sección de comentarios.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)