¿Es buena idea la Tasa Tobin que se aplicará a partir del 16 de enero de 2021?

tasa tobinEn las últimas semanas, se aprobó en España la llamada Tasa Tobin, un impuesto que grava las transacciones financieras, y cuyo objetivo es evitar la especulación. Por un lado, me parece una iniciativa muy interesante, y tiendo a estar a favor de la medida. Pero, no tengo claro que el planteamiento que se haya hecho sea el más acertado, aunque de momento daré el beneficio de la duda a la medida, y me esperaré a ver resultados concretos.

¿En qué consiste la Tasa Tobin?

La idea de poner un impuesto a las transacciones financieras no es nueva, pero en 1971, James Tobin, un economista americano, propuso la idea de una tasa para frenar la volatilidad de los mercados financieros.

La idea es sencilla.

Muchos especuladores ganan grandes cantidades de dinero comprando y vendiendo activos financieros a corto plazo. El margen de cada operación es pequeño, pero como se hacen muchas, al final el beneficio puede ser grande. El problema, es que esas especulaciones pueden manipular la cotización de una divisa, de las acciones de una empresa o de la deuda soberana de un país.

Entonces, si se contempla una pequeña tasa en todas esas transacciones, se obtienen dos beneficios. El primero es un ingreso adicional para el Estado, que puede servir a aumentar el gasto público o reducir el déficit. El segundo es que se desincentiva la especulación.

Si hay menos operaciones financieras, los ingresos por la tasa no serán muchos, pero se habrá impedido la volatilidad de los mercados. Y, si la tasa no frena la especulación, se consiguen grandes ingresos para el Estado.

Así que, en teoría, es una idea ganadora, sea cual sea la reacción del mercado.

Los límites de la Tasa Tobin

El problema principal de la aplicación de ese tipo de tasa es la globalización de la economía, y su complejidad. Eso hace que las medidas que se tomen a escala de un país, o incluso de un organismo supranacional como la Unión Europea, puedan tener un impacto limitado.

Digamos, por ejemplo, que la Unión Europea pusiera una tasa a las transacciones de divisas. Solo podría hacerlo para las compraventas efectuadas en su territorio. Por lo tanto, los especuladores podrían seguir actuando en el mercado, desde otro lugar.

Además, poner un impuesto sobre transacciones puede desincentivar a inversores que no sean especuladores, pero que prefieran comprar productos que no estén gravados con impuestos. En teoría, la Tasa Tobin es un porcentaje pequeño, pero es un coste igualmente para el inversor.

¿Qué tipo de tasa sobre transacciones financieras se va a aplicar en España?

La Ley 5/2020, de 15 de octubre, instaura una tasa del 0,2% a la compra de acciones de sociedades españolas con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros al 1 de diciembre del año anterior. Se establecen algunas exenciones para el impuesto, como la emisión de nuevas acciones y otros casos particulares.

El impuesto se paga en el momento de la compra. En la venta de las acciones, no se aplica. Pero, obviamente, se sigue pagando IRPF por la plusvalía, si la hay.

Ventajas e inconvenientes de la normativa española, en mi opinión

Como ventaja principal, tengo que destacar que, a priori, se va a desincentivar la especulación. Aquellas personas y entidades que compran acciones para venderlas a corto plazo no tendrán mucho interés en hacerlo, ya que cada transacción se encarece un 0,2%. Como sabrán los lectores del blog, estoy a favor de la inversión a largo plazo, basada en el análisis fundamental. Soy muy crítico de operar a corto plazo usando la pseudociencia del análisis técnico.

Eso lo digo sin conocer si hay alguna laguna legal que permitiría seguir especulando. No me extrañaría, porque los gobiernos se suelen caracterizar por anunciar medidas de imagen más que otra cosa.

El inconveniente principal, es que la medida se limita a las acciones de sociedades españolas que cotizan en España y Europa. Y eso, posiblemente, hará que muchos inversores saquen sus posiciones de empresas españolas para operar con valores de otros países. La cuestión es si compensa tener menos especulación a cambio de que la capitalización bursátil de las principales empresas españolas se resienta.

Porque, como decía antes, un impuesto como ese, por muy bajito que sea, hace que un inversor se lo piense a la hora de meter si dinero, incluso para invertir a largo plazo. 0,2% es muy poco, pero es más de lo que ofrece la mayoría de los depósitos a plazo en estos momentos.

El tiempo dirá si la Tasa Tobin española ha sido una buena idea

Este tipo de iniciativa es interesante, pero hasta su puesta en marcha, es difícil valorar exactamente su impacto. Pueden ocurrir muchas cosas. Desde que no cambie casi nada en las operaciones en bolsa española, y por lo tanto haya un pequeño ingreso fiscal para el Estado, hasta que la medida espante a inversores y provoque caídas en las cotizaciones de las grandes empresas.

También se puede producir un traslado de la especulación a títulos de cotizadas con un valor de mercado menor a 1.000 millones.

Por eso, prefiero ser prudente, y esperar a ver que pasará. Como tantos factores influyen en los mercados, no será fácil determinarlo. La bolsa se basa mucho en la anticipación. Incluso, podría ser que uno de los motivos de que esté tan baja la bolsa española comparada con otros mercados, es porque se anticipó esa medida. Es difícil saberlo.

¿Se podría haber hecho otra cosa?

Sé que la idea que voy a proponer podría ser difícil a poner en marcha, desde el punto de vista técnico. Consistiría en aplicar esa tasa en el momento de la venta, para todas las transacciones, pero solamente cuando se ha efectuado una compra del mismo valor en los 15 días anteriores. Se puede debatir si coger 15 días como referencia o un plazo más largo.

Creo que hay datos informáticos suficientes sobre las transacciones para poder aplicar una tasa de esa forma. Y no se estaría desincentivando tanto la inversión.

Y, por supuesto, creo que este tipo de medidas, al igual que la Tasa Google, se deberían aplicar al nivel de la Unión Europea, además de intentar que se adopten en todos los países. Sería la única forma de evitar la especulación. Pero, probablemente sea utópico.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)