IRPF rendimientos capital mobiliario: la diferencia fiscal entre renta e inversión

irpf rendimientos capital mobiliarioEn este artículo quiero hablarte de un tema fiscal que me parece muy interesante. Se trata de la diferencia en los tramos y tipos impositivos del IRPF según si los ingresos proceden del trabajo o de la inversión. Es importante conocerla, porque, a día de hoy, perjudica a los pequeños ahorradores. Además, favorece a las personas que tienen grandes ingresos procedentes de inversiones respecto a los que ingresan por su trabajo. Así que vamos a ver el IRPF sobre rendimientos de capital mobiliario, y comparar con los ingresos procedentes del trabajo o de alquileres.

¿Qué es el IRPF sobre rendimientos del capital mobiliario?

El IRPF, o impuesto sobre la renta de las personas físicas, es el impuesto que paga cualquier persona que recibe unos ingresos financieros, sean cuales sean. Hay muchos tipos de ingresos, pero me voy a limitar a citar los tres más relevantes:

  • Los rendimientos del trabajo, son aquellos ingresos que proceden de una nómina o de una actividad profesional (autónomos).
  • Se llama rendimientos del capital inmobiliario a las rentas procedentes de activos inmobiliarios, como pisos, casas, locales o garajes (ingresos por alquileres).
  • Los rendimientos del capital mobiliario corresponden normalmente a inversiones financieras, con dividendos de acciones, plusvalías en la compraventa de títulos, intereses de depósitos y cuentas, letras del tesoro

Es decir, para simplificar, que el IRPF sobre rendimientos del capital mobiliario es el impuesto que se paga sobre las rentas financieras en general.

Los tres tipos de ingresos no tributan de la misma forma

Independientemente del tipo de ingresos, los primeros 5.500€ no tributan. En realidad, ese “mínimo del contribuyente” depende de la situación de cada persona, 5.500€ es para una persona soltera sin hijos. Los tramos que he listado se aplican después de deducir esa cantidad.

1. Los rendimientos del trabajo tributan por los siguientes tramos. No importa que sea por cuenta ajena o propia, o incluso el rescate de un plan de pensiones. La información corresponde a la renta 2019.

  • Los primeros 12.450€: 19%
  • Los siguientes 7.750€: 24%
  • Los siguientes 15.000€: 30%
  • Los siguientes: 24.800€: 37%
  • El resto: 45%

Si quieres saber más sobre esos tipos y tramos, puedes leer mi artículo sobre cuanto se paga de IRPF.

2. En el caso de los rendimientos del capital inmobiliario, los tipos y los tramos son los mismos que para los ingresos que proceden del trabajo. Pero, si se alquila un piso por uso de vivienda, hay una deducción del 60% sobre el rendimiento neto (alquiler menos gastos fiscalmente deducible). Esa deducción se hizo para favorecer el mercado del alquiler en España, y no es aplicable para alquileres turísticos o locales.

La consecuencia es que, siempre que se alquilen viviendas a largo plazo, la tributación de esos ingresos es muy inferior a lo que se paga sobre un sueldo.

3. Finalmente, esos son los tramos y tipos de IRPF para rendimientos de capital mobiliario:

  • Los primeros 6.000€: 19%
  • Los siguientes 44.000€: 21%
  • El resto: 23%

El IRPF sobre rendimientos de capital mobiliario desincentiva la inversión de pequeños ahorradores

Como puedes ver, el tipo del primer tramo es idéntico, tanto para ingresos que proceden del trabajo como de inversiones: 19%. Sin embargo, el tramo es mucho más corto para las inversiones que para el trabajo. (6.000 respecto a 12.450).

En mi opinión, esa estructura de impuestos desincentiva la inversión financiera por parte de pequeños ahorradores.

  • Por un lado, un pequeño ahorrador normalmente ya tiene una renta principal (nómina, pensión), por lo que el mínimo del contribuyente se le aplica, invierta o no. Eso hace que la tributación real del salario sea inferior al 19% para el primer tramo. Y eso hace que las inversiones tributen más. Es cierto que una persona que solo tuviese ingresos de inversiones financieras también se beneficiaría del mínimo del contribuyente, pero es un caso poco frecuente.
  • Por otra parte, el hecho de que el tramo sea mucho más corto para inversiones financieras encarece el coste fiscal de la inversión. Una persona con unos ahorros de 240.000€ tras décadas de trabajo puede sacar una rentabilidad de unos 12.000€ al año. Pagará 2.400€ de IRPF, mientras sobre sus primeros 12.000€ de salario solo paga 2.280€. No parece una gran diferencia, pero año tras año es dinero.

El impuesto favorece a los grandes inversores

Pero, más que desincentivar la inversión de los pequeños ahorradores, lo que se ve muy claramente en esa estructura de tramos es que el IRPF favorece a los grandes inversores respecto a los trabajadores.

Si tienes un sueldo de 100.000€, pagas 33.000€ aproximadamente de impuestos sobre la renta. Ya sé que pocas personas ganan esa cantidad, pero es para que te des cuenta del coste fiscal.

Si esos mismos 100.000€ los ingresas de dividendos, intereses y otras plusvalías, pagas solo 22.000€ de IRPF.

¿Por qué en ese caso el trabajador paga un 50% más de impuestos que la persona que vive de rentas? ¿Tiene eso sentido?

¿Cuál es la inversión más rentable fiscalmente para 100.000 o 200.000€?

  • Si inviertes 100.000€ en un bien inmobiliario y consigues sacar una rentabilidad del 5% tras gastos, tendrás unas rentas de 5.000€. Suponiendo que alquilas una vivienda, tienes una deducción del 60% sobre ese importe, por lo que pagas impuestos solo sobre 2.000€, es decir unos 380€.
  • Si inviertes esos 100.000€ en productos financieros y consigues la misma rentabilidad del 5%, tu renta de 5.000€ tributará al 19% y pagarás 950€.

En el caso de invertir 200.000€, el alquiler de vivienda te renta 10.000€, pero tributas por 4.000€ y pagas 760€. Si inviertes en productos financieros tributas los primeros 6.000€ al 19% y los siguientes 4.000€ al 21%. Pagas 1.980€.

Con la situación fiscal actual, está claro que, desde el punto de vista de los impuestos, compensa más invertir en el sector inmobiliario (para alquiler de vivienda) que en los mercados financieros. Eso sí, hay que tener en cuenta que la deducción del 60% podría desaparecer. Y también hay que considerar la situación de los mercados. Invertir en vivienda en el pico de una burbuja no tiene sentido, y lo mismo ocurre con la bolsa.

Espero que este artículo sobre el IRPF para rendimientos del capital mobiliario te pueda servir a entender mejor los impuestos que gravan la inversión.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)