Cómo salir del RAI y del ASNEF: tus dos opciones

como salir de RAI y ASNEFEstar en alguno de los ficheros de morosos es un problema para tu día a día, ya que limita tus opciones para contratar servicios y acceder a la financiación. Por suerte, cualquiera que busque cómo salir del ASNEF y del RAI tiene a su disposición las dos opciones que permite la ley. Me refiero a saldar la deuda, o que haya pasado el plazo legal. Además, tendrás que contactar con los organismos para asegurar que eliminen tus datos de los archivos.

¿Por qué es importante salir de esos ficheros?

La mayoría de las personas que buscan como salir de morosos lo hacen porque estar listado en un fichero como el RAI o el ASNEF complica bastante la vida diaria. Una cosa tan sencilla como contratar un contrato de móvil o Internet se puede volver imposible. Y lo mismo ocurre cuando quieres pedirte una hipoteca. Para las empresas, que figures en un archivo de morosos es una señal de alarma y prefieren no tomar ningún riesgo.

¿Cómo saber si estás en el RAI o el ASNEF?

No voy a volver a explicar en detalle lo que conté en el artículo que dediqué al tema, pero básicamente puedes contactar directamente con las empresas que gestionan el fichero, pedir el favor a tu banquero que lo consulte por ti o simplemente contratar a una empresa especializada que te informará y podrá incluso gestionar tu baja.

Cómo salir de RAI y ASNEF sin pagar la deuda

Es posible salir de los archivos de morosos sin pagar la deuda, pero en ese caso tendrás que tener mucha paciencia. La ley dice que las empresas que gestionan esos ficheros pueden conservar tus datos un máximo de seis años. Eso significa que cuando haya pasado ese plazo desde el impago, podrás exigir que eliminen tus datos de sus bases de datos, incluso si no saldaste la deuda. Eso sí, en caso de haber contratado nuevas deudas desde entonces, el plazo podría alargarse.

Cómo salir rápido del ASNEF y del RAI

Como ya habrás imaginado, tu opción más rápida es pagar tu deuda con la empresa que solicitó tu inclusión en primer lugar. Ya que, una vez que presentes a la gestora del archivo los documentos que demuestran que pagaste la deuda y tu identificación, tiene un plazo máximo de diez días para retirarte de su base de datos. Si no te hacen caso, puedes presentar una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos.

El problema de los litigios

Es cierto que hay algunas situaciones más complicadas. Por ejemplo, si una compañía de servicios pretende cobrarte por algo que consideras que es abusivo, y te niegas a pagarlo. A veces, en esos casos las empresas piden que la deuda se registre en un archivo de moroso. Y, evidentemente, tú no vas a pagar si consideras que no debes ese dinero.

En esos casos, la ley te ampara. Para que retiren tus datos solo tendrías que demostrar que la deuda mencionada es objeto de una reclamación por tu parte. Y hay multas sustanciales par las empresas que registran abusivamente datos en ficheros de morosos, así que normalmente no tendrás problemas en conseguir que eliminen tus datos.

Eso sí, si al final el litigio acabara con tu obligación de pagar la deuda y no lo hicieras, entonces la empresa podría incluirte en el ASNEF o el RAI. Tus opciones serían pagar o esperarte seis años.

Lo ves, salir del RAI y ASNEF no es demasiado complicado, si sabes cómo. Y si lo ves como algo demasiado administrativo y engorroso, siempre puedes pedir la ayuda de una empresa especializada en gestión de reclamaciones.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)