Presentarse a una oferta de trabajo en otra región

¿No encuentras un trabajo que te guste en tu ciudad? ¿Por qué no te planteas ir a descubrir nuevos horizontes? Ya sé que en España, no hay mucha cultura de cambio de región, pero hoy te propongo estudiar la opción de presentarte a una oferta de trabajo en otra ciudad. Yo veo muchas ventajas, pero también tendrás que tomar en cuenta algunas cuestiones prácticas. ¡Venga! Voy a contártelo todo.

En España la tierra tira mucho

La movilidad laboral no es algo muy habitual en España. Se estima que en 2017, 140.000 personas cambiaron de región por trabajo, sobre una población activa total de 22,8 millones de activos (un 0,6%). En Francia, país que cuenta con unos 29,6 millones de activos, el número de personas que se mudan a otra parte del territorio por motivos profesionales es de 1,2 millones al año (un 4%, o seis veces más que en España).

No es algo muy sorprendente, ya que España es de los países europeos en los cuales las personas menos se cambian de casa (de media 2 veces durante su vida, por 4 veces en la media de la Unión Europea). Y es que las raíces locales son mucho más fuertes en España que, por ejemplo, en mi Francia natal. Es algo que siempre me ha llamado la atención.

¿Por qué irse a trabajar a otra región?

Son muchos los motivos para buscar trabajo en otra zona, pero voy a centrarme en cuatro:

  • Tienes muchísimas más oportunidades de encontrar tu trabajo ideal si no te limitas a tu ciudad o a tu comunidad autónoma, especialmente si no vives en alguno de los grandes centros económicos (Madrid, Barcelona, País Vasco). Más ofertas de trabajo implican más oportunidades, y más posibilidades para empleos muy específicos.
  • El nivel de vida no es el mismo en toda España. Irte a otra zona puede ser la posibilidad de conseguir un mejor sueldo y ahorrar más.
  • Es un reto, pero también es una experiencia vital muy enriquecedora. Descubres otra ciudad, otras costumbres, otras personas, y desarrollas partes de tu personalidad que quizás no hubieses conocido.
  • Cuando necesitas un cambio en tu vida, dejar tu ciudad de toda la vida es una excelente forma de lograrlo y de dejar atrás (literalmente) tu pasado.

¿Qué tienes que tomar en cuenta antes de presentarte a ofertas en otra región?

Analiza muy bien las características del destino, y valora si estás dispuesto a aceptar algunos de los cambios. Todo dependerá de tus prioridades. Aquí unos ejemplos:

  • El clima. Si vienes de una ciudad donde casi nunca llueve (como Valencia) y te vas a la zona atlántica, tienes que asumir que usarás el paraguas más a menudo.
  • Los servicios. Si tienes hijos, la oferta educativa es muy importante. La seguridad, los servicios de salud, y otros aspectos similares son también fundamentales.
  • El tamaño. Las personas que vienen de ciudades grandes se pueden aburrir en municipios menos poblados, donde escasea la oferta cultural y los planes de ocio en general. Al contrario, muchas personas se agobian en grandes metrópolis por el estrés, las aglomeraciones y el tiempo perdido en transporte.
  • La distancia respecto a tu ciudad de origen. Si no hay modos de transportes cómodos y rápidos entre tu ciudad actual y la nueva, puede que te cueste volver a menudo, con lo que implica respecto al contacto con la familia y los amigos.

Como presentarse a una oferta de trabajo en otra ciudad

Las personas a cargo de la contratación para un puesto de trabajo van a tomar en cuenta el domicilio del candidato. Por eso puedes hacer dos cosas:

  • Explicar muy bien porque estás dispuesto a cambiar de ciudad, y convertirlo en un punto positivo (algo que te motiva especialmente), sin que parezca que es la razón principal (que debe seguir siendo el puesto ofrecido).
  • Pedirles a amigos o familiares si puedes poner su dirección en tu currículum, para evitar que te descarten inmediatamente por vivir lejos.

Evidentemente, si te llaman para una entrevista, deberás estar dispuesto a desplazarte (cargando tú con los gastos). Pero hoy en día con los medios tecnológicos a disposición, es probable que te hagan una primera entrevista de “filtro”  por teléfono o por Skype. Y si les convences, ya podrás ir allí a pasar una entrevista convencional.

¿Qué pasa si te contratan?

En España, los plazos para aceptar un puesto de trabajo suelen ser cortos. Como el preaviso para despidos o renuncias es de 15 días, la empresa que contrata se espera que el nuevo empleado se incorpore rápido. Por eso, no debes esperar a que finalice el proceso de selección para estudiar aspectos importantes como el sitio donde te puedes quedar provisionalmente mientras busques un alojamiento más definitivo.

Trabajar en otra ciudad es una gran experiencia

Es mi opinión personal, pero creo que es un hecho objetivo también. En mi caso estuve trabajando y viviendo en 3 ciudades durante mi experiencia profesional, con dos cambios de país (he ido y vuelto entre Francia y España), y lo cierto es que aprendes mucho, sobre diferencias culturales, diferencias en la forma de trabajar, etc. También es un reto encontrarse en un nuevo lugar y tener que hacer nuevas amistades. Y no hablo de manejar idiomas diferentes…

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)