“No llego a fin de mes, no consigo ahorrar” – Mis consejos

ahorrandoA menudo me encuentro con personas que me comentan que no llegan a fin de mes, y argumentan que con el sueldo que tienen y los gastos, es imposible. Se ven obligadas a tirar de la tarjeta de crédito a los pocos días de cobrar el sueldo, y no ven solución. No tienen nada ahorrado, y los únicos momentos en los que disponen de algo de dinero es cuando cobran las pagas extras. Para todas esas personas, voy a intentar explicar cómo se puede salir de este círculo.

Si tienes ingresos constantes, puedes ahorrar

En primer lugar, quiero llamar la atención del lector sobre un hecho sencillo. Si cada mes tienes que tirar de tarjeta de crédito para pagar los gastos desde mediado hasta finales de mes, eso significa que en realidad, dispones del dinero suficiente para ahorrar, y que simplemente tienes que salir del círculo. En efecto, cada mes gastas más o menos lo mismo que ingresas, y eso significa que con poco esfuerzo, puedes ahorrar.

De hecho, muchas de las personas en esta situación gastan notablemente más al principio de mes, después de haber cobrado el sueldo y pagado el saldo de la tarjeta de crédito del mes anterior, y luego restringen su gasto cuando ven que ya no les queda dinero, y tiran de nuevo de la tarjeta. Es decir que son capaces de ahorrar, pero no lo hacen de una manera eficiente.

no llego a fin de mes_¿Cómo salir del círculo?

Ten en cuenta que cuando usas el crédito, estás pagando muchos intereses, lo que al final reduce tu poder adquisitivo. Por lo tanto, lo primero que tienes que hacer para salir del círculo es pagar las deudas cuanto antes y no volver a contratarlas.

Suena más fácil decirlo que hacerlo, pero tampoco es algo tan complicado. Te propongo dos formas de hacerlo:

  • Usar una paga extra para saldar deudas. Esto implica, que cuando cobres esa paga extra no hagas gastos excepcionales. Simplemente liquidas tus deudas y ya está. Implica renunciar a un capricho o a un viaje, pero créeme, merece la pena a la larga, porque si saneas tus finanzas vivirás con mayor tranquilidad.
  • Hacer un plan de choque de ahorro, igual que lo que haces a partir de mitad de mes cuando ya no queda dinero en la cuenta, salvo que lo haces durante más tiempo, hasta resorber completamente la deuda y llegar a final de mes sin haber gastado totalmente el sueldo.

¿Cómo obligarte a ti mismo a ahorrar?

Como hemos comentado antes, muchas personas tienden a gastar el dinero que tienen disponible en la cuenta, y solamente se vuelven más ahorrativas cuando ya no queda dinero. En otras palabras, esas personas necesitan algo que les obligue a ahorrar. El mejor truco para obligarse a ahorrar es el ahorro preventivo. Es tan simple como configurar una transferencia automática mensual, justo después de cobrar la nómina. Este dinero se va a una cuenta de ahorro, que es sagrada, y que no puedes tocar, salvo para invertir y sacar mayor rentabilidad y por supuesto en caso de emergencia. Pero no es para comprarte un viaje o un capricho. Es tu fondo de seguridad.

Este truco funciona muy bien, y tú decides cuanto ahorrar cada mes. Puedes empezar con poco dinero, tipo 50€ mensuales, e ir aumentando a medida que veas que funciona.

¿Cómo ahorrar desde ya?

En el blog tienes cientos de consejos para ahorrar, pero yo me centraría en uno, el que considero el más importante. Se trata de analizar exhaustivamente cuáles son tus gastos mensuales. Y me refiero a todas las partidas. Desde el alquiler o la hipoteca hasta lo que te gastas de bares o restaurantes. Si quieres tener una buena idea de algunos de esos gastos, apunta durante tres meses todos tus gastos en metálico (lo que pagues por tarjeta lo verás muy fácil en tu banca online o en tus extractos).

Cuando veas realmente en qué te gastas las cosas, el segundo paso es que te plantees muy seriamente como puedes reducir esos gastos. No descartes nada como imposible. Se puede negociar una rebaja del alquiler. Si tu hipoteca es muy cara, es posible que te salga a cuenta cambiar de banco, etc. No te digo que vayas a poder ahorrar en todo, pero si miras todos tus gastos en detalle, empezando por los principales, te darás cuenta que puedes recortar cosas sin que te afecte en tu vida diaria.

En España se vive mucho fuera, y hay una gran cultura del bar y de los restaurantes. No tienes por qué renunciar a eso, pero tienes muchas maneras de gastar menos. Puedes quedar después de cenar de vez en cuando, puedes elegir sitios más baratos, puedes elegir platos o bebidas más baratas, y al final, si sueles salir mucho, tu ahorro será grande.

La tranquilidad del ahorrador

El propósito de cambiar tu forma de gestionar el dinero no es ser más rico, es vivir con más tranquilidad. Si en lugar de ver como tu sueldo desaparece enseguida porque habías tirado de tarjeta bancaria el mes anterior, ves como tu saldo bancario sube mes a mes y te deja margen para imprevistos, entonces te sientes más tranquilo.

A la larga, si ahorras normalmente, sin renunciar a disfrutar de la vida, te vas constituyendo un colchón que te permite no tener tanto miedo de un despido, porque sabes que tienes margen para aguantar unos meses, además del paro.

Todo eso vale mucho más que el dinero ahorrado, y creo que deberías planteártelo. Ahorrar no es imposible, incluso con ingresos bajos.

 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)