¿Cuánto cuesta un crédito? Algunos ejemplos

coste-de-un-creditoHoy vamos a hacer algunas simulaciones para ver el coste real de un crédito. Para eso utilizaremos el simulador de hipoteca que tenemos en la web, y que nos vale para calcular cualquier préstamo. El propósito es ver cual es el impacto real de solicitar un crédito, para darse cuenta que no merece la pena. Este artículo es nuestro consejo para ahorrar nº35.

1º- Caso uno: un crédito al consumo

Nos ponemos en la situación de una persona que decide solicitar un crédito de 2.000€ para algún gasto que ha decidido efectuar (viaje al caribe, compra de electrodomésticos, o cualquier otro motivo).

Las condiciones son a 24 meses con un tipo de interés nominal del 18,16% (puede parecer alto, pero no es tan raro ver préstamos tan caros, e incluso más caros que eso).

La cuota mensual sale por 100€. Esa es la típica situación en la cual la persona no se preocupa por el coste real del crédito, sino por lo que tiene que pagar mes a mes. 100€ le parece algo muy asumible y acepta. En general, esas personas incluso piensan que han hecho una buena operación porque la cuota es tan llevadera que es ni lo notan.

Sin embargo, un cálculo muy sencillo nos muestra que después de dos años, cuando acabe de pagar el crédito, esa persona habrá desembolsado 2.400€, un 20% más de lo que le hubiese costado pagando a tocateja (como se dice coloquialmente). De no haber recurrido al crédito, tendría 400€ más disponibles para otros gastos o para el ahorro.

2º- Caso dos: un crédito para el coche

Otro caso muy habitual. Un trabajador decide comprarse un coche nuevo, y la financiera del concesionario, después de aprobar el perfil de riesgo del cliente, decide otorgarle un crédito. Aunque parezca una barbaridad desde el punto de vista racional, en muchos casos el crédito se hace a 10 años, una duración nada adecuada al ciclo de vida de un coche y a su depreciación en el mercado de segunda mano.

Pero pongamos que el comprador solicita un crédito de 20.000€ a 10 años y al 9% de intereses. No hay gastos de gestión.

La cuota mensual es de 253,35€. Ya no es un importe tan pequeño como el caso anterior, pero el trabajador no disponía del dinero y quería comprar ya este modelo, por lo que la letra mensual le parece muy asumible.

Pero en realidad, el conductor está pagando más de 3.000€ al año para su coche. Al final del préstamo, concretamente se habrá gastado 30.402€ en un modelo cuyo precio de venta era de 20.000€, es decir que acabó pagando un sobrecoste del 50%. Son 10.000€ euros más de gasto, o lo que es lo mismo, de menos ahorro. Es una cantidad muy significativa.

Lo peor es que este tremendo coste de los intereses no es lo único que perjudica al comprador. Al mismo tiempo, su coche ha perdido valor y después de 10 años, su precio de mercado es prácticamente cero. Pero la pérdida de valor y la amortización del crédito siguen trayectorias muy diferentes. El precio de un coche baja de forma significativa nada más matricularlo (digamos un 20%), y sigue perdiendo más cotización (en valor absoluto) en sus primeros años de vida. Al contrario, la cantidad amortizada en el crédito es pequeña al principio (la mayor parte de la cuota son intereses) y mayor al final.

Por ejemplo, después de un año, es perfectamente razonable decir que un coche ha perdido un 30% de su valor, mientras con este ejemplo de crédito se habrá amortizado 1.300€, un 6,5% del total. Es decir, que a los 12 meses, el comprador tendrá un activo que vale 14.000€ y una deuda de 18.700€. No solo está pagando muy caro por el crédito, sino que si tuviera que vender el vehículo por algún tipo de emergencia y no tuviera dinero disponible, tendría que conseguir 4.700€ para cubrir la diferencia entre crédito y valor del vehículo.

En el blog, siempre insistimos en que no tiene sentido endeudarse para pagar un coche. Si es absolutamente necesario comprar un vehículo y no se tiene dinero, es mejor comprar uno de segunda mano muy barato.

3º- Caso 3: una hipoteca

El caso de un crédito hipotecario es algo más complejo. A diferencia de otras compras a crédito, y a pesar de que personalmente creo más en la compra a medio plazo tras unos años de ahorro, en muchos casos endeudarse para comprar una casa puede ser un razonamiento válido desde el punto económico.

No voy a entrar mucho en detalle porque ya redactamos en el blog un artículo que analizaba si era mejor comprar o alquilar en función de diversos criterios. Hoy  nos centramos en lo que cuesta un crédito, y vamos a poner dos ejemplos.

Supongamos que hablamos de comprar una vivienda por 150.000€ (todos los gastos incluidos). En una primera opción, contratamos un préstamo a 15 años y al 6,5% (tipo fijo), mientras en la segunda opción se opta por un crédito a 30 años a tipo variable (un 3,5% hoy).

La primera opción nos da una cuota mensual de 1.307€, mientras la segunda nos da una cuota inicial de 674€. Sin embargo, teniendo en cuenta el carácter variable del tipo del segundo crédito y que los intereses están en mínimos históricos, no es descabellado pensar que a lo largo de 30 años el tipo medio sería de al menos 5,5%, es decir una cuota de 852€.

Al final de cada crédito, se habrá pagado en un caso 235.260€ y en el segundo 306.720€, es decir un 57% más y el doble de la inversión inicial respectivamente.

Lamentablemente, normalmente las personas que solicitan un crédito a un plazo muy largo (30 años o más) lo hacen porque lo ven como la única opción para tener una letra asumible. Es un error. Si solo pueden comprar una casa endeudándose a 30 años es simplemente que esta casa es demasiada cara para ellos, por mucho que el banco acepte dar una hipoteca. Una familia nunca debería endeudarse (en total) por más de 4 veces los ingresos netos anuales. Si cumple con esta simple regla, no tendrá que endeudarse a más de 20 años para tener una letra asumible.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)