Ocio barato: ¡no sin mis amigos!

ocio-baratoQuizás te suene esta situación. Intentas ajustar tu presupuesto de ocio, procurando maximizar la diversión a la vez que minimizar el coste, pero te encuentras con una dificultad: tus amigos tienen costumbres caras y cada vez que quieres ocio barato, acabas pagando mucho más. Este post es el consejo para ahorrar nº44 de este blog.

Un problema de imagen

Si has decidido optar por ser responsable con tus finanzas personales, lo normal es que te vayas a encontrar con un problema de imagen. No son pocas las personas que confunden una buena gestión de la economía familiar con la tacañería. Incluso después de varios años de dura crisis siguen perdurando unos prejuicios muy dañinos que asocian el gasto y el éxito.

Si quieres salir con tus amigos y no quieres gastar demasiado, te encontrarás en una situación delicada cuando te propongan ir a aquel restaurante tan agradable en el centro, antes de ir a una discoteca a las afueras. Si dices que el sitio que te parece caro, que allí no hay sitio para aparcar (solo un parking de pago), o que desde la discoteca no puedes volver en transporte público, temes que te tachen de tacaño. Entonces o no dices nada (y pagas), o te inventas una excusa (y no vas) o dices lo que piensas (y te sientes tacaño).

Anticiparse

Si quieres evitar este tipo de situaciones, un buen truco es anticiparte. Si eres tú quien propone el plan de ocio tendrás más oportunidades de que se haga lo que has propuesto (el que da primero da dos veces). Incluso puedes invitar a tus amigos a tu casa, lo que normalmente llevará a más invitaciones en el futuro (un plan de ocio agradable  y barato).

Educar a los amigos

Si de verdad son amigos, tienen que entender tu postura o tu situación económica. Si les explicas porque has decidido racionalizar tu gasto en ocio y en otras partidas, y les das algunas pautas, es probable que se hagan más concientes y que incluso algunos empiecen a aplicar algunos de los principios de ahorro.

Por supuesto, no puedes pretender que siempre se haga un plan económico, pero si hablas con franqueza puedes estar seguro que cada vez que haya una propuesta para salir, tus amigos tomarán en cuenta tu opinión y se adaptarán algo.

Si después de explicarles todo, les da igual y siguen insistiendo en sus salidas caras, puede que no sean tan amigos.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)