¿Para cuándo un superávit de las cuentas públicas?

superávit cuentas públicasNo importa si eres de los que piensan que necesitamos mucho gasto público y muchos impuestos, o de aquellos que opinan que es mejor un estado más reducido con poca recaudación fiscal. En cualquiera de esos modelos, debería imponerse una realidad: no se puede gastar más de lo que se ingresa. Sin embargo, los países lo llevan haciendo desde hace décadas. ¿Es sostenible? Yo creo que no. Y por eso pregunto: ¿Para cuando un superávit de las cuentas públicas?

Solo 3 años de superávit fiscal en España en los últimos 42 años

Sí, lo has leído correctamente. Desde el año 1980, España solo ha registrado tres años de superávit fiscal. Fueron los años 2005, 2006 y 2007. ¿Y que ocurría entonces? Estábamos llegando al pico de la burbuja crediticia, que había dopado la economía española y aumentado artificialmente la recaudación fiscal.

Cuando explotó la burbuja, las cuentas se desajustaron. En 2009, 2012 y 2020 el déficit superó el 10% del PIB, y, sumando más años muy malos como 2010, 2011, 2013 o 2021, llegamos a tener una deuda colosal. La deuda pública española era en 2021 de 1.427 mil millones de euros, es decir un 118% del PIB y 30.000€ por habitante. En comparación en 2007 la deuda era de 384 mil millones de euros, un 35% del PIB y 8.000 euros por persona.

Medir el déficit sobre el PIB es engañoso

Quiero hacer una aclaración. En 2020, el déficit público fue superior al 10% del PIB. Me imagino que, con ese dato, muchas personas pueden pensar que los gastos fueron un 10% superiores a los ingresos. Pero no es así. En realidad, en 2020 los ingresos fueron de 461 mil millones, mientras el gasto público subió hasta los 576 mil millones, es decir, un 25% más.

Porque usar el PIB está bien para comparar el déficit público entre diferentes países, pero no te dice la relación real entre los ingresos y los gastos.

Sí, en 2020, en España nos hemos gastado un 25% más de lo que ingresamos.

No fue solo en 2020, es nuestro modus operandi

Pero vale, me dirás que 2020 fue un año excepcional, que había que luchar contra la pandemia, etc… En realidad, según la Agencia Tributaria, las medidas para mitigar los efectos de la pandemia costaron 45 mil millones, y la bajada de recaudación fiscal por el parón fue de 25 mil millones. Es decir que la crisis sanitaria aumentó el déficit en 70 mil millones. Sin ese efecto, el desajuste hubiese sido de 45 mil millones en lugar de 115 mil millones. Nos hubiésemos gastado un 9% más de lo que ingresamos.

En 2019, antes de la pandemia, nos gastamos 523 mil millones con unos ingresos de 485 mil millones. Es decir, nos gastamos un 8% más de lo que ingresamos.

Razones por el déficit perpetuo

La trampa de los tipos de interés bajos

¿Por qué seguimos endeudándonos así? Hay varias causas. Una de las principales es que, hasta ahora, los tipos de interés estaban muy baratos. Si te puedes endeudar y casi no pagas intereses, ¿para qué vas a devolver el préstamo?

Es una pregunta retórica, obviamente. Deberías procurar tener un superávit y reducir la deuda, porque en algún momento los tipos subirán. Eso implicará un gasto enorme en intereses de la deuda, que aumentará a su vez el déficit, la deuda, y los intereses del año siguiente. Además, corres el riesgo de que nadie te quiera prestar, que suba más aun los tipos, y que el estado no pueda pagar la deuda.

En Europa, los países más endeudados consiguieron convencer a sus socios de que era buena idea que el Banco Central Europeo comprase la deuda pública. Así fue como se crearon las condiciones para la inflación, dicho sea de paso.

En 2020, con una deuda de 1.346 mil millones, solo pagamos 25 mil millones de intereses. Es menos del 2%. Si hubiéramos tenido que pagar un 5%, por ejemplo, el gasto financiero hubiera sido de 67 millones, 42 mil millones más. Es decir, hubiéramos duplicado el déficit antes del efecto pandemia.

El cortoplacismo de los políticos

Entre 1980 y 2021 han estado en el poder diversos gobiernos, de distintas formaciones políticas. Con la excepción del final de la burbuja, ninguno ha tenido un superávit público, ni lo ha tenido como objetivo.

Se puede entender. Están en el poder por periodos de cuatro años, y quieren ganar las siguientes elecciones. No les interesa tomar medidas impopulares. Como el superávit solo se puede conseguir o reduciendo gastos o subiendo impuestos, prefieren no complicarse.

¿Las pensiones actuales son insostenibles? ¡Que lo gestione el que venga después! Son demasiados votos. ¿La deuda creciente nos pone a merced de cualquier subida de tipo de interés y de la famosa prima de riesgo? Ya veremos si convencemos a nuestros socios europeos de salvarnos si nos vemos en apuro. Y así se va tirando.

La falta de cultura financiera

Los ciudadanos saben muy bien, en su mayoría, que una familia no puede gastarse más de lo que ingresa indefinidamente. Si hemos conseguido que la gente entienda el peligro del calentamiento global, que es un problema de evolución lenta y consecuencias graves, creo que también podemos explicar el peligro del déficit perpetuo.

Pero es posible que la falta de cultura financiera que existe en nuestro país sea uno de los motivos que impida el cambio. Si todos fuéramos más conscientes de que no es posible seguir gastando más de lo que ingresamos, entonces quizás aceptaríamos ver reducir algunos gastos o incrementar algunos impuestos.

O quizás yo soy un ingenuo, y cada uno solo mira sus intereses, pasando de las consecuencias para el conjunto del país.

¿Cuánto tiempo podemos permitirnos no tener superávit fiscal?

Es difícil saberlo. El problema de ese tipo de situaciones es que pueden tardar mucho tiempo antes de explotar. Si seguimos con una financiación barata durante muchos años, puede que pasen varias décadas hasta que nos encontramos en una situación realmente grave.

Pero también puede que suceda muy rápidamente. Con el nivel de deuda que tenemos, unos tipos del 10% implicarían pagar 140 mil millones al año en intereses. El gasto en pensiones, el mayor y de lejos de todos los gastos públicos, se ha presupuestado en 170 mil millones para el año 2021. Imagínate tener que pagar una cantidad similar solo por los intereses.

 

Con todo, parece que, a medio plazo, con la situación actual, vamos a vivir una época de recesión y recortes. Pero, en cuanto se haya superado lo más gordo, los políticos volverán a medidas menos restrictivas para aplacar a los descontentos, dando otro patadón para adelante.

 

¿Qué opinas? ¿Crees que podemos conseguir un superávit fiscal y salir de las deudas públicas? ¿O estamos condenados a una deuda perpetua?

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)