Pedir dinero a familiares y amigos: ventajas e inconvenientes

prestamo familiar
Cuando te preguntas como conseguir dinero, quizás uno de los recursos más sencillos que se te ocurre es pedir prestado a la familia, o a los amigos más cercanos. Si bien es cierto que obtener dinero de esa forma puede ser rápido y fácil, es una manera que tiene tantos inconvenientes como ventajas. Vamos a verlos, además de plantear algunas recomendaciones para pedir ese dinero.

Las ventajas de pedir dinero a la familia y a los amigos

  • No hay tipo de interés, o es más bajo que el mercado. A diferencia de las entidades financieras, que tienen un ánimo de lucro, tus familiares y amigos te prestan dinero como un favor personal. Por este motivo, en la mayoría de los casos no te piden ningún interés, o si lo hacen es un tipo pequeño, destinado a compensar las molestias.
  • No hay un estudio crediticio, ni petición de garantías. Un banco analizará tu situación sin sentimientos, basándose en cuantos criterios objetivos podrá conseguir como tu estado patrimonial, tu historial crediticio, tus ingresos del trabajo, y elementos similares. Al contrario, normalmente la decisión de los amigos y de la familia se basa en el amor y en el deseo de ayudar a alguien próximo que lo necesita.
  • Las condiciones de devolución son más flexibles. Si tienes que devolver el dinero antes, un familiar o un amigo no te va a cobrar intereses de devolución anticipada. Y si llegado al momento del plazo aun no puedes pagar, normalmente tus próximos serán más flexibles, y te darán facilidades para devolver el dinero como puedas.

pedir dinero a familiares y amigosInconvenientes de pedir prestado a amigos y familiares

  • Cambian los términos de la relación. La persona que te ha prestado dinero ya no es solamente un amigo, o un familiar. Es la persona a la que debes una cantidad. Puede que esa persona sea muy flexible y comprensiva, y nunca te hagas sentir que le debes algo. Puede que tú tampoco te sientas obligado por el compromiso de la devolución. En ese caso poco cambiará. Pero, en la mayoría de las veces, alguna de las dos personas, o ambas, notarán un cambio en la relación. En el peor de los casos, puede ocurrir que quien te haya prestado dinero te haga comentarios sobre tu modo de vida, con reflexiones como “¿Así que te fuiste de fin de semana romántico?” que tú interpretarás como “Te vas de viaje con mi dinero”. Lo cierto es que se establece una nueva relación de poder que no siempre es saludable.
  • Puede destruir una amistad. Si la persona se involucra en tu vida como en el ejemplo anterior, o si no puedes devolver el dinero como tenías previsto, entonces la situación se puede deteriorar muy rápidamente. Con la familia, aunque haya problemas, aunque os dejéis de hablar durante un tiempo, con el tiempo es posible que la situación se regularice, porque está siempre el vínculo de sangre. Con amigos, la probabilidad de destruir la relación para siempre es mucho mayor.
  • Puede afectar la relación de pareja. Si tienes pareja, y has pedido dinero a un familiar, puede haber tensiones. Si la que prestó el dinero es tu familia, puede que tu pareja se sienta incómoda con ellos y te presione para devolver el dinero cuanto antes. Si la que adelantó el dinero es su familia, entonces tú puedes ser quien sienta esa incomodidad. Si tienes pareja sabes cómo las relaciones con la familia y la familia política pueden ser una fuente de conflictos, y un asunto de dinero puede complicarlas aun más.

¿Cómo pedir dinero a familiares y amigos?

  • Ser honesto sobre la situación y el riesgo de no poder pagar. No hagas falsas promesas solo por conseguir el dinero. Recuerda que quien te vaya a prestar el dinero es alguien importante en tu vida, y piensa en las consecuencias a largo plazo de tus actos. En especial, no pidas prestado si sabes que no podrás devolverlo, pide un donativo. Tus familiares y amigos posiblemente te ayuden de todas formas, y preferirá conocer la verdad a sentirse engañados.
  • Explicar claramente para qué se va a usar el dinero y los objetivos a medio plazo. En la misma línea de transparencia, creo que lo mínimo que se merece la persona que te va a prestar el dinero es que expliques para que vas a usar el dinero, y cómo vas a hacer evolucionar tu situación para devolverlo (reducción de gastos, aumento de ingresos, ambos). Muchas personas cercanas no querrán escuchar eso, simplemente querrán ayudarte y nada más, pero es bueno que estés preparado a argumentar y mostrar que has pensado muy bien lo que vas a hacer.
  • Ser flexible y adaptarse a las respuestas. Si quieres pedir dinero a familiares o amigos, tienes que ser flexible. Si dices que necesitas 2000€ y te responden que solo te pueden dejar 500€, no intentes negociar como si estuvieras en un comercio. No solo te arriesgas a no conseguir nada, sino que podrías dañar la relación. Coge lo que te den, siempre te servirá de algo. Quizás tengas que pedir a más personas, pero siempre respeta la decisión de quien te esté ayudando (o se niegue a hacerlo), es su derecho.
  • Formalizar un documento, si necesario. Si quieres que las cosas sean las más claras posibles, puedes establecer un contrato. Ten en cuenta que ese formalismo implicará que tendrás que responder por tus deudas, casi de la misma forma que si hubieras firmado un préstamo con una entidad de crédito.
  • Hacer todo lo posible para devolver el dinero lo antes posible. Que te dejen dinero es una gran prueba de amor y confianza, y tienes la obligación moral de hacer todo lo posible para devolver el dinero, y cuanto antes mejor. Siempre considéralo igual o más que si te hubieras hipotecado, aunque en realidad tengas más flexibilidad y margen. Es la mejor forma de conservar las amistades y las buenas relaciones con la familia.
Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)