El PER en bolsa: el ejemplo de la cotización de Facebook

per-bolsa

Ya lo comentamos hace unos meses, si vas a querer invertir en bolsa, mejor que lo hagas con un máximo de información sobre los títulos que vayas a comprar. Es una actividad arriesgada, y los grandes inversores se aprovechan del desconocimiento de los pequeños actores. Un buen ejemplo es la OPV de Facebook, cuyo batacazo era previsible solo con echar un vistazo al PER.

¿Qué es el PER?

El Price to Earning Ratio (PER) es un cálculo muy básico que compara el precio de cotización de un valor con sus beneficios. Un PER de 15 significa que el valor de las acciones de una compañía representa 15 veces sus beneficios anuales.

Es un ratio muy básico, lejos de ser el único dato a tomar en cuenta en bolsa, y que tiene muchos limitantes. Por ejemplo, si los resultados de un año han sido muy malos por motivos excepcionales, el ratio podría ser muy grande y no reflejar la realidad. Pero en general es un elemento interesante para valorar una compañía.

 

Valores baratos, normales, caros y especulativos

Cuando el PER es menor de 10, puede significar dos cosas: o el valor en bolsa es demasiado bajo para los resultados de la compañía (valor infravalorado), o el precio ya incluye una anticipación de una caída de resultados en los próximos ejercicios.

Entre 10 y 25 se sitúan la mayoría de las empresas. Para el inversor, significa una rentabilidad entre el 10% y el 4%. Los valores más altos pueden indicar un principio de sobrevaloración o que los beneficios futuros van a ser superiores a los pasados.

Por encima de 25 se encuentran las compañías cuyos beneficios vayan a crecer de forma muy notable en un futuro cercano, y las acciones que entren en fenómenos de burbujas especulativas.

 

El caso Facebook

Hace un par de semanas, se celebró la OPV más importante de los últimos años, con la introducción de Facebook en el Nasdaq. El precio de introducción fue de 38 dólares por acción, lo que valorizaba la compañía en unos 104.000 millones de dólares. Según los datos publicados por la SEC (el organismo de control de la bolsa de EEUU), sus beneficios netos en 2011 fueron de 1.000 millones de dólares.

Con estos datos, no es nada complicado calcular el PER, ¿verdad? En este caso nos sale una valorización en bolsa de 104 veces los beneficios anuales. Es decir más de 4 veces más de lo que empieza a considerarse una posible burbuja.

Siendo muy optimistas, y anticipando que los beneficios de Facebook este año se dupliquen, un PER de 34 todavía podría considerarse aceptable para este valor, pero el precio de salida era 3 veces superior a eso. ¿Qué podía pensar un inversor potencial? ¡Peligro! Hay mucha probabilidad que caiga el valor. Mejor esperar.

 

¿Qué ha pasado?

El día de la salida, durante la sesión llegó a los 45 dólares por acción, empujado por las compras de las firmas que mantenían los precios, pero rápidamente empezó a caer. El primer día acabó con una tímida subida, unos céntimos por encima de los 38 dólares del precio de introducción.

En los días siguientes, la tendencia ha sido francamente a la baja. Ayer cerró un poco por encima de los 28 dólares, un 38% menos que el máximo del primer día. Muchos pequeños inversores, que pensaban que Facebook era una apuesta ganadora han aprendido una lección: no se puede comprar algo a cualquier precio.

 

Enseñanzas y perspectivas

En mi opinión, el valor real de Facebook está mucho más cerca de los 12/15 dólares por acción que el precio de cierre de ayer, por lo que es previsible que sigamos viendo una larga caída. No olvidemos que de momento, el único ingreso de la red social es la publicidad, y que muchos de sus clientes la han criticado por ser poco eficiente. Si no renueva su modelo de negocio, sus beneficios podrían estancarse, o crecer muy lentamente, por lo que las perspectivas para el valor no son muy buenas.

Escribo todo esto desde mi ignorancia total de la información completa sobre esta compañía. Lo que digo está basado en sentido común y cuatro datos económicos. En muchos casos es suficiente para descartar inversiones de riesgo. Las burbujas se pueden anticipar con ratios sencillos. En este caso es el PER, en el mercado de vivienda basta con saber que un precio razonable máximo para una vivienda son cuatro años de ingresos netos del comprador.

Ya sabes, para tus inversiones, no confíes en las modas. Busca el dato objetivo que te permita tener una idea más concreta de la realidad. Quizás no sea suficiente para elegir invertir, pero desde luego es un poderoso filtro para descartar.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)