Como organizar tu planificación financiera personal para el futuro

planificación financiera personalPensar en el futuro es uno de los principios más importante de las finanzas personales. En este artículo, te voy a explicar como puedes organizarte para disponer de un capital y de ingresos complementarios el día de mañana. Me centraré principalmente en la jubilación, pero la planificación financiera personal también sirve para poder comprar la casa de tus sueños o disponer de dinero ahorrado para caprichos y emergencias.

¿Qué es la planificación financiera personal?

El término de planificación financiera se refiere generalmente al mundo empresarial, concretamente al proceso continuo de determinar cómo una empresa podrá alcanzar sus metas y objetivos estratégicos. Un plan financiero describe cada una de las actividades, recursos, equipos y materiales que se necesitan para lograr estos objetivos, así como los plazos involucrados. Se va actualizando regularmente.

Para los particulares, el concepto es similar. La definición de la planificación financiera personal es la acción de analizar la situación financiera actual, definir unos objetivos financieros claros y realistas, y establecer las estrategias necesarias para alcanzar esos objetivos. De nuevo, se trata de un proceso continuo, actualizado periódicamente.

Un ejemplo muy simple sería sí tengo como objetivo comprarme un ordenador que cuesta 1.200€ pero no dispongo de nada de dinero. Tras analizar mi situación, llego a la conclusión que puedo ahorrar 200€ al mes durante 6 meses. Para asegurarme de hacerlo, programo una transferencia automática por ese importe.

Se trata de un ejemplo de planificación financiera a corto plazo. Para objetivos más importantes, como comprar una casa o preparar la jubilación, hace falta más análisis y más trabajo.

Antes de planificar, analiza tu situación financiera

Si quieres conocer el mejor recorrido para ir de un punto a otro, primero necesitas saber tu punto de partida. En el caso de las finanzas personales, es imprescindible revisar tu situación actual. Básicamente, tienes que repasar por una parte tus ingresos y gastos, y por otra parte tu situación patrimonial.

¿Cuánto ingresas y cuánto gastas?

Saber cuánto ingresas cada mes, o cada año, suele ser algo bastante fácil de determinar, sobre todo si trabajas por cuenta ajena. Ten cuidado en listar todos tus ingresos, incluyendo pagas extras, rentas de alquiler o similares.

Determinar los gastos requiere más trabajo. Lo aconsejable es hacer el esfuerzo de apuntar todos tus gastos mensuales. Si pagas mucho por tarjeta o recibo domiciliado, te será más fácil. Si usas efectivo, te recomiendo que apuntes cada compra durante tres meses, para que tengas una visión más general.

Pon tu gasto medio mensual para cada partida. Para gastos que varían mucho, como la factura de la luz, haz una media mensual de tu gasto anual. Y no te olvides de recibos que pagas solo una vez al año, como algunos seguros o impuestos.

Identificar tus ingresos y tus gastos te permite conocer tu capacidad de ahorro mensual. Si en ese punto, te das cuenta que gastas más de lo que ingresas, entonces tendrás que tomar acciones inmediatamente. Y si tu capacidad de ahorro es baja, también hay muchas formas de incrementarla. Es un tema que he tratado mucho en el blog.

¿Cuál es tu situación patrimonial?

Puedes tener activos, pasivos, o ambas cosas. Pero es importante que hagas un recopilatorio de todo.

  • Tus activos pueden ser saldos de cuentas bancarias, depósitos, fondos, acciones, bonos, bienes inmobiliarios, vehículos, joyas, y otros activos. Para cada uno de ello, indica el valor actual de mercado.
  • Tus pasivos son las deudas, como saldo pendiente de hipoteca, préstamos personales, saldo de tarjetas de crédito, deudas con familiares y amigos, etc.
  • La diferencia entre los activos y los pasivos es el patrimonio neto.

Como ejemplo, podemos imaginar una familia que tiene un piso tasado en 150.000€, saldo de cuentas bancarias por 10.000€, un fondo de pensiones con 20.000€, un coche valorado en 15.000€ y 5.000€ en bolsa. Total activos: 200.000€. Esa misma familia tiene todavía 80.000€ por pagar de hipoteca, 5.000€ pendientes en el crédito del coche, 10.000€ a devolver a la familia y 2.000€ en saldo de tarjetas de crédito. Total pasivos: 97.000€. Su patrimonio neto es de 103.000€.

Algunas personas tienen un patrimonio neto negativo, es decir más deudas que activos, y tienen que tomar acción inmediatamente. Y para los demás, el objetivo es aumentar el patrimonio neto, para disponer de más recursos en el futuro.

Tengo que añadir que, en mi opinión, es recomendable evitar los préstamos personales, las líneas de créditos de las tarjetas, y los créditos en general. La única excepción que veo es financiar una casa con una hipoteca, pero no en cualquier condición.

Define los objetivos de tu planificación financiera personal

Ya conocemos el punto de partida, ahora queda saber donde quieres llegar. Y, para determinarlo, hace falta definir tus objetivos financieros a largo plazo. Vamos a hablar de tres objetivos muy habituales: la jubilación, comprar una vivienda y financiar la educación de los hijos.

Planificación financiera y jubilación

ahorrar para la jubilación¿Con cuántos ingresos quieres contar cuando te jubiles?

Después de media vida trabajando duro, como es lógico, todos queremos poder disfrutar de un descanso cómodo. Por eso es importante que te preguntes con cuánto dinero piensas que podrías vivir tu retiro con un nivel de vida acorde a tus necesidades y deseos. Obviamente, tendrás que ahorrar para ello.

Si quieres saber cuánto tienes que ahorrar al mes para vivir tu jubilación dorada, te invito a que uses esa calculadora personalizada que han preparado los expertos financieros de Inversimply.com. Tan solo tendrás que indicar cuánto dinero quieres cobrar, cuanto tiempo falta para tu jubilación y tu perfil de inversor.

¿Por qué tienes que planificar tus finanzas para tu retiro?

Si has seguido las noticias económicas, sabes que el sistema de pensiones públicas se enfrenta a muchos retos. Cada vez hay más pensionistas y la proporción de trabajadores por jubilados baja año tras año. Por si fuera poco, la pensión media ha subido mucho en los últimos años, porque los nuevos jubilados cobran mucho más que los antiguos.

Como reducir las pensiones actuales no es una opción políticamente viable, la estrategia de los sucesivos gobiernos es doble. Por un lado, encarecen las cotizaciones de los trabajadores actuales, generalmente mediante la ampliación del tiempo de cotización necesario. Por el otro, rebajan las futuras prestaciones, endureciendo las condiciones para cobrar una pensión completa.

Las tendencias demográficas actuales hacen temer que las pensiones públicas de los trabajadores actuales serán sensiblemente menores a las que cobran los jubilados actuales. Por este motivo, tiene mucho sentido plantearse ingresos adicionales para completar esa jubilación pública.

¿Qué estrategia de planificación financiera adoptar?

Tienes que trabajar sobre dos ejes:

  • Aumentar tu capacidad de ahorro mensual. Eso significa, generalmente, optimizar tus gastos recortando en lo que no es necesario. Pero también puede implicar buscar ingresos adicionales, como algunos que he citado en el blog.
  • Invertir lo que ahorras. Cuando razonas a muy largo plazo, los intereses agregados de las inversiones hacen un efecto bola de nieve que te permite aumentar tu patrimonio mucho más que lo que ahorras mes a mes. Cada persona tiene un perfil de riesgo, y podrás elegir qué tipo de inversiones te convienen. Recuerda que hay una correlación entre riesgo y rentabilidad.

Imagina una persona que ahorra 1.000€ al mes durante 20 años. Si no lo invierte, al final tendrá 240.000€. Si, al contrario, lo invierte con una rentabilidad media anual del 6%, a cabo de los 20 años tendrá casi el doble, 468.000€. Por eso es tan importante invertir.

La planificación financiera personal para comprar una vivienda

Comprar una casa es una prioridad para la inmensa mayoría de los hogares españoles. El problema, en mi opinión, es que esa compra se hace casi siempre sin la reflexión y la planificación adecuadas.

Algunas personas siguen pensando, hoy en día, que alquilar es tirar el dinero. Otras, asustadas por la anterior burbuja inmobiliaria, piensan que comprar es un error. Lo cierto es que no hay una respuesta única. La mejor decisión respecto a la vivienda depende de varios factores, como el valor de mercado de la casa, el precio del alquiler, los tipos de interés y la situación financiera de los compradores.

¿Cuáles son los criterios para pedir una hipoteca razonable?

  • Tener dinero ahorrado para la entrada, al menos el 20% del precio de compra.
  • Pedir un plazo de hipoteca entre 15 y 20 años, que es el plazo ideal para disfrutar de una buena rebaja en la cuota mensual sin pagar demasiados intereses.
  • Tener un tipo de interés bajo y fijo, para evitar malas sorpresas.
  • Que la letra de la hipoteca no supere el 35% de los ingresos del hogar.

Y, para saber si te puedes permitir la compra de una casa, deberías usar este sencillo truco. Compara el valor de la vivienda con los ingresos netos anuales de tu hogar. Si la vivienda supera los 4 años de ingresos netos, entonces te lo tendrías que pensar muy bien.

Por ejemplo, supongamos el caso de una pareja con unos ingresos netos anuales de 35.000€. Esa pareja debería analizar muy bien cualquier compra por encima de los 140.000€. Evidentemente, depende de si tienen ahorros o no, pero es un filtro interesante para comparar el valor del mercado inmobiliario con el nivel de vida.

¿Cómo organizar tus finanzas personales para comprar una vivienda?

De nuevo, la solución es el ahorro y la inversión. Pero, como normalmente se busca conseguir el dinero para la entrada, hablamos de un plazo mucho más corto que en el caso de la jubilación.

Por lo tanto, el planteamiento de la inversión es diferente. Primero, porque a corto plazo, los intereses agregados no influyen tanto. Y segundo, porque no es recomendable invertir en mercados con mucha volatilidad si se va a necesitar el dinero a corto plazo.

Si compro acciones para mi jubilación, me da igual que puedan estar devaluadas durante dos o tres años, tengo tiempo para que el mercado se recupere. Pero, si necesito el dinero para la entrada, no me puedo permitir esas variaciones. Así que suele ser más interesante invertir en depósitos y otros instrumentos más seguros.

Otros objetivos vitales: educación de los hijos, bodas, viajes…

Si quieres disponer de un capital para pagar la educación universitaria de tus hijos, posibles bodas, o tener dinero para caprichos o viajes, también es necesario hacer un mínimo de planificación financiera personal.

  • Analiza y recorta tus gastos, como ya explicamos en el artículo sobre el presupuesto familiar.
  • Aumenta tus ingresos, pidiendo un aumento, cambiando de trabajo o encontrando ingresos extras.
  • Invierte tus ahorros para sacarles más partido.

 

¿Vas a ponerte en serio con la planificación financiera de tu economía personal? ¡Me alegro! Si te preocupa la jubilación, no dudes en revisar la herramienta que Inversimply que te comenté antes. Y para ahorrar e invertir, tienes muchos artículos en el blog.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)