El presupuesto familiar: cómo usarlo para ahorrar

presupuesto familiarSi quieres empezar a ahorrar, el primer paso es conocer lo que realmente te estás gastando, para luego poder establecer un presupuesto de referencia, recortando en aquellas partidas de gasto que no son imprescindible, sin que se note en tu calidad de vida, idealmente. Voy a partir del gasto medio de las familias españolas para darte pistas de lo que puedes hacer.

Gasto de las familias en 2014

El INE publica cada año su “encuesta de presupuestos familiares” donde refleja el gasto medio de las familias españolas. Concretamente, en la última el gasto fue de 27.037€, una cifra muy similar a la del año anterior. Sin embargo, en 2008 la cantidad era de 31.711€ por familia y año. Esta bajada del 8,5% pese al incremento del IPC muestra el fuerte impacto de la crisis.

Pero lo que nos interesa es ver el reparto de este gasto:

  • Vivienda, agua, electricidad y combustibles: 8.747€ (32%)
  • Alimentos y bebidas no alcohólicas: 4.028€ (15%)
  • Transporte: 3.227€ (12%)
  • Hoteles, cafés y restaurantes: 2.334€ (9%)
  • Ocio, espectáculos y cultura: 1.533€ (6%)
  • Artículos de vestir y calzado: 1.376€ (5%)
  • Mobiliario, equipamiento, y otros gastos de la vivienda: 1.100€ (4%)
  • Salud: 955€ (4%)
  • Comunicaciones: 793€ (3%)
  • Bebidas alcohólicas y tabaco 510€ (2%)
  • Enseñanza: 369€ (1%)
  • Otros: 2.066€ (7%)

¿Por qué es interesante este reparto? Porque nos puede servir de base para elaborar un presupuesto familiar y tomar medidas para ahorrar.

Vivienda, agua, electricidad y combustibles

  • Es la partida más grande, y buena parte de ella es muy difícil de reducir, ya que se trata o de la hipoteca o del alquiler mensual. Sin embargo, no es imposible ahorrar en ello. Se puede buscar una hipoteca más barata (siempre que el ahorro compense los gastos de cancelación). También se puede renegociar el alquiler.
  • Los suministros de la casa son partidas que se pueden controlar también. Puedes aprender a gastar menos en luz, en gas o en agua. Y puedes ponerte un objetivo mensual de gasto en esta partida.

dinero

Alimentos y bebidas no alcohólicas

Probablemente la recomendación más importante a la hora de hacer la compra semanal es ir con una lista y ceñirse a ella. Te recuerdo que ya listé unos cuantos consejos más en distintos artículos sobre el tema.

Transporte

El transporte también es un gasto imprescindible. Hace falta ir al trabajo, llevar los niños al colegio, etc. Sin embargo hay muchas formas de ahorrar. Usar el transporte público es una de ellas. Si vas en coche, aquí tienes unos consejos para gastar menos combustible o para encontrar las gasolineras más baratas.

Hoteles, cafés,  restaurantes, ocio, espectáculos y cultura

He juntado dos categorías del INE porque son bastante similares en su filosofía. Entre las dos, representan casi tanto gasto como los alimentos. Es un gasto prescindible, aunque está asociado a algo que es imprescindible: el ocio. ¿Qué quiero decir con eso? Que se puede renunciar a buen parte del gasto sin renunciar a disfrutar. Hay bares, restaurantes y hoteles más caros que otros. Hay formas muy económicas de alojarse hoy en día. Y hay una gran cantidad de oferta cultural gratis en la mayoría de las grandes ciudades.

No estoy diciendo que dejes de gastar en esta partida, sino que se pueden hacer grandes ahorros sin renunciar a pasárselo bien.

Artículos de vestir y calzado

La ropa es evidentemente una de las grandes partidas de gasto en el presupuesto familiar, pero también se puede reducir aplicando sentido común como comprar productos más duraderos (en lugar de moda para usar y tirar), buscar estrategias para compartir la ropa de los niños que tan rápido se queda pequeña, o simplemente encontrar formas para dar una segunda vida a la ropa.

Mobiliario, equipamiento, y otros gastos de la vivienda

Entiendo que esta categoría incluye tanto los muebles como los electrodomésticos o la decoración de la casa. La mayor parte del tiempo, se trata de compras inevitables (si la lavadora se estropea, hay que comprar una nueva). Sin embargo, es importante comparar antes de comprar, e incluir la eficiencia energética como factor de elección.

Salud

No estoy muy seguro de lo que se incluye en esta categoría, aunque podría ser una combinación entre los gastos no cubiertos por la seguridad social (medicamentos, cuidados dentales) y otros gastos de salud como el pago de un seguro privado. Esta es una partida muy delicada, y por lo general no recomendaría reducirla. Quizás la única pregunta sería si tener un seguro privado merece la pena o no, ya que es un gasto importante a lo largo del año.

Comunicaciones

El teléfono e Internet representan un gasto importante a lo largo del año. Aunque me sorprende un poco esa cantidad de 65€ al mes por familia. Puedes leer este artículo sobre cómo reducir tu factura de teléfono, y saber más sobre la compañía que uso para Internet.

Bebidas alcohólicas y tabaco

Como ya hay una partida de bares y restaurantes, entiendo que con bebidas alcohólicas el INE se refiere a las que se compran en el supermercado, a las que se suma el consumo de tabaco. Dejar el tabaco es la mejor opción, ya que cuesta mucho dinero y es malo para la salud. Respecto al alcohol, si se compra alguna botella de vino ocasionalmente ni cuesta mucho dinero ni perjudica demasiado la salud. Es decir que el gasto de esta partida podría ser mucho más bajo.

Enseñanza

De nuevo es un poco complicado saber lo que hay exactamente en esta categoría, pero supongo que serán temas relacionados con las matriculas de estudios, cuotas de colegios, etc…  En principio sería otra partida donde poco se puede reducir.

Otros

Es una partida muy grande, y para eso la única forma de poder reducir y controlar es listar en un mes dado todos los gastos que se hacen, para ver si hay partidas que se podrían reducir. Y no hay que olvidarse de aquellos gastos que no se pagan cada mes, sino cada trimestre o año, como seguros, abonos a gimnasios, etc…

Establece tu presupuesto familiar

Ahora vamos con los aspectos concretos de tu presupuesto, y con instrucciones paso a paso para hacerlo.

Haz la lista de los gastos mensuales (lo que te contaba en el párrafo anterior).

  • Entra esta lista en un archivo Excel (o en cualquier programa de contabilidad doméstica de tu elección). No lo pongas ni demasiado detallado (tiene que ser práctico) si demasiado condensado (tiene que ser útil para saber dónde reducir y si lo estás logrando).

Ejemplo de partidas: Alquiler, Luz, Agua, Gas, Gasolina, Seguro coche, otros gastos coche (mantenimiento, etc), mantenimiento casa, alimentación, ropa, bares, restaurantes, viajes, imprevistos, etc…

  • Guarda los tickets de tus compras, o repasa los extractos bancarios si pagas principalmente por tarjeta (aun así, los tickets te ayudarán a identificar algunas partidas). Cada mes o con la frecuencia que elijas, ve indicando el gasto en la columna correspondiente.
  • Compara tus progresos con tus objetivos y ve ajustando las cosas (hay partidas donde quizás hayas sido muy optimista en el objetivo de reducción, y otras al revés).

Por el mero hecho de hacer este seguimiento, notarás como gastas menos, simplemente porque al tener más información sobre tu comportamiento financiero lo vas modificando.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)