Ventajas e inconvenientes de las marcas blancas

Marcas BlancasDespués de hablar de la expresión lo barato sale caro, me ha parecido bastante lógico hablar de las marcas blancas. Su consumo se ha disparado desde el principio de la crisis, están en el corazón de la estrategia de la principal cadena de distribución en España (Mercadona), y su impacto llega hasta los anuncios televisivos, con marcas como Danone afirmando que “no fabrican para otras marcas (blancas)”. Este artículo es el número 16 de nuestro recopilatorio de consejos para ahorrar dinero.

 

¿Qué son las marcas blancas?

Se trata de productos comercializados en cadenas de distribución bajo una marca genérica. A menudo se venden bajo el nombre del distribuidor, otras veces las cadenas tienen nombres por gamas. Por ejemplo en Mercadona las marcas blancas de alimentos se suelen llamar Hacendado, mientras los productos cosméticos están con la denominación Deliplus. Algo similar ocurre en Decathlon con marcas como Quechua para los deportes de montaña o Domyos para los equipos de gimnasio.

En ocasiones, las marcas blancas se comercializan con la marca del productor, pero en este caso bajo un contrato de exclusividad con la cadena distribuidora.

En todos los casos, se trata de productos vendidos mucho más barato que las marcas reconocidas, normalmente adoptando una estrategia de seguidor y copiando los productos más exitosos de esas compañías.

 

Éxito gracias a la crisis

Las marcas blancas han tenido mucho éxito desde que empezó la crisis, precisamente porque suponen un ahorro medio del 37% respecto a los fabricantes de las marcas más conocidas. En los últimos datos publicados, los productos de los distribuidores ya superan el 42% del mercado, e incluso algo más en algunos segmentos específicos.

 

Ventajas

La principal ventaja de comprar una marca blanca es evidentemente el precio y el ahorro. Para un comprador, tener la posibilidad de llenar parte de su cesta de la compra con este tipo de productos permite un ahorro real y modulable. Desde una compra centrada al 100% en las grandes marcas a una compra dedicada al 100% a marcas blancas hay muchas formas de repartir el gasto. Normalmente se empieza comprando la marca del distribuidor para productos con los cuales estamos menos comprometidos emocionalmente.

La calidad de los productos de distribuidores ha mejorado francamente a medida que ha pasado el tiempo. Incluso se dan casos donde la copia es mejor que el original (aunque eso depende del gusto). En muchos casos son las mismas empresas líderes las que producen para el distribuidor, lo que también es una garantía de calidad.

 

Inconvenientes

La calidad de las marcas blancas es desigual. Aunque hayan mejorado notablemente, todavía uno se puede encontrar con sorpresas desagradables a la hora de probar la alternativa al producto líder. El producto de un distribuidor puede ser bueno, mientras el que fabrica otra cadena es pésimo, y por lo tanto obliga a las personas que compran en diversos distribuidores a tener que recordar más productos, lo que no siempre es fácil.

Falta originalidad. Aunque algunas cadenas se esfuerzan para innovar, no cabe duda que hasta ahora, los productos de marca blanca siguen siendo imitaciones de productos líderes, y por lo tanto tan solo evolucionan si lo hacen las marcas en las cuales están inspirados.

La estrategia de copiar a los demás también puede ser un problema para la oferta del futuro. Si los clientes compran cada vez más productos de distribuidores, las marcas establecidas perderán mercado, y muchas de ellas desaparecerán, reduciendo la competencia. Las que se queden tendrán menos dinero para invertir en innovación, lo que podría resentirse en la oferta al cliente final.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

2 pensamientos en “Ventajas e inconvenientes de las marcas blancas

  1. Luis

    El descenso de la inversión en innovación es ya un hecho como demuestra un reciente informe de ESADE que asegura que la inversión en i+D+i en el sector del gran consumo ha descendido un 20%, porque las marcas blancas aumentan cuota de mercado pero no incrementan su inversión en este ámbito y no sustituyen las inversiones que dejan de hacer las marcas de fabricante. Por otro lado, y en lo referente a la calidad, los consumidores lo tienen claro. Según una encuesta de FOCUS el 85% de los consumidores atribuye mayor calidad a los productos de marca de fabricante y según los estudios que realiza la OCU en dos de cada tres casos analizados el producto de mayor calidad es de marca de fabricante.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)