¿Interesa tener una tarifa de luz con discriminación horaria con el cambio regulatorio?

tarifa luz discriminación horariaEn junio de 2021 cambia la normativa eléctrica, y uno de los cambios más importantes afecta la discriminación horaria de la tarifa de la luz. Para aquellas personas que tienen precios diferenciados en su factura, el cambio puede ser muy notable. Por suerte, puedes analizar qué tarifa nueva ofrece tu compañía, usar un comparador de luz y gas para ver la competencia, y cambiar fácilmente si encuentras una comercializadora más económica.

¿Cómo era la discriminación horaria en la tarifa de la luz hasta ahora?

Hasta el 31 de mayo, la regulación contemplaba dos horarios diarios, llamados punta y valle, con una ligera diferencia entre invierno y verano.

  • En horario de invierno (de noviembre a marzo), las horas valle corrían de las 22h a las 12h del día siguiente. El resto del día, se aplicaba el horario punta.
  • Durante el horario de verano, la tarifa valle estaba vigente de las 23h a las 13h, y el resto del día, se pagaba por el horario punta.

A diferencia de las tarifas sin discriminación horaria, que aplican un precio de consumo uniforme durante todo el día, si optabas por separar tu consumo entre valle y punta, pagabas menos en las horas de baja demanda y más durante el día.

Para ahorrar, la estrategia era simple: hacer funcionar todos los aparatos y equipos que consumen mucha energía durante las horas valle. Durante el día, limitabas tu consumo eléctrico a lo absolutamente necesario.

¿Qué pasa con la tarifa de la luz con discriminación horaria a partir de junio?

El cambio regulatorio que se pone en marcha el 1 de junio de 2021 contempla tres horarios en lugar de los dos ya conocidos para la energía consumida, y dos horarios para la potencia contratada.

  • Horas punta: De 10h a 14h y de 18h a 22h. Será el horario con el mayor coste regulado.
  • Horas llanas: De las 8h a las 10h, de 14h a 18h, y de 22h a 00h. Ese horario tendrá un coste intermedio.
  • Horas valle: De 0h a 8h entre semana y las 24h los fines de semana festivos nacionales. Es el periodo con el coste más económico.

La potencia contratada pasa a tener dos horarios:

  • Las horas punta, de las 8h a las 0h de lunes a viernes entre semana.
  • Las horas valle, de 0h a las 8h, así como fines de semana y festivos nacionales. La potencia será más barata para ese horario.

También hay una modificación de la facturación de las tarifas de peajes, que previsiblemente afectará más a los clientes con horario discriminado.

¿Entonces? ¿Compensa seguir diferenciando el horario?

Enseguida puedes apreciar que hay algunas cosas que hacías durante las horas de precio reducido que difícilmente vas a poder seguir haciendo, al menos entre semana. No puedes poner lavadoras en la madrugada, por ejemplo. Ese cambio limita bastante el interés de tener una discriminación horaria, porque obliga a fijarse muchísimo en el reloj en cada momento.

Pero, con un poco de organización y usando temporizadores, podría seguir siendo interesante. Te voy a poner algunos ejemplos:

  • Puedes poner las lavadoras el fin de semana.
  • Es posible programar el calentador de agua para que funcione por las noches.
  • Puedes preparar platos para toda la semana durante el finde.
  • Debe ser posible programar el aire acondicionado o la calefacción para que no funcionen en las horas punta, y que lo hagan sobre todo en horario valle.

Y, por supuesto, también puedes seguir algunos de esos consejos para ahorrar en la factura de la luz, que siempre sirven.

Analiza los precios que te ofrece tu compañía, y la competencia

Este cambio de normativa es un buen momento para que mires en detalle cuanto vas a pagar, y que eches un ojo a la competencia. Porque cambiarse de compañía de la luz no es complicado.

Primero, usas un comparador, para ver entre las compañías de luz y gas cuál es la que tiene las mejores tarifas para las necesidades que tienes. Encontrar compañías de luz baratas nunca ha sido tan fácil.

Luego, te puedes cambiar tan fácil como cuando pasas de una empresa de telefonía a otra, incluso puede que más. Esos son los pasos:

  1. Contactas con la comercializadora que elegiste, indicando la tarifa que vas a contratar y la potencia contratada.
  2. Das tus datos como titular del suministro.
  3. Facilitas el CUPS.
  4. Proporcionas tu número de cuenta bancaria.

Y ya está, la nueva comercializadora se encargará del resto. Si es una nueva instalación, o si hace más de 20 años desde que hiciste el boletín eléctrico, o si hubo cambios en la instalación, puede que necesites hacer uno nuevo, pero tampoco es complicado ni cuesta tanto dinero.

Aprovecha el cambio para informarte sobre tu factura

Es cierto que la factura de la luz no es algo muy sencillo. Hay muchos impuestos y conceptos diferentes, pero merece la pena informarse. Porque, solo con una buena información, podrás tomar las decisiones apropiadas para contratar el suministro que se ajuste a las necesidades de tu hogar.

Y si quieres saber más sobre la nueva factura de la luz, la CNMC tiene una página de información que sin duda puede ser útil.

 

¿Entonces? ¿Vas a seguir con una tarifa de luz con discriminación horaria? ¿Te cambiarás a la tarifa única? ¿O quizás pagas el precio único y quieres cambiar al horario diferenciado? Puedes compartir tus reflexiones en la sección de comentarios.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)