Consejos no convencionales para ahorrar en tu factura de la luz

consejos no convencionales para ahorrar luzSi quieres rebajar tu consumo eléctrico y, por lo tanto, el importe de tus recibos, puedes aplicar muchos consejos prácticos. Pero hoy no te voy a dar los tips de siempre. En este artículo, me voy a centrar en los consejos no convencionales y originales para ahorrar en tu factura de la luz. Si alguno te parece loco, probablemente lo sea.

Contrata una tarifa con discriminación horaria y reorganiza tu vida

Normalmente, las comercializadoras de la luz te ofrecen la posibilidad de contratar una tarifa con discriminación horaria. Concretamente, tienes un precio de día, que es más caro, y una tarifa de luz nocturna, más económica. Así, de 23h a 13h pagas la mitad que el resto del día.

Tu objetivo, entonces, tiene que ser que todos los aparatos que consumen mucha potencia solo se pongan en marcha en el horario económico. Me refiero a poner una lavadora o un lavavajillas, planchar y actividades similares. Para el calentador de agua eléctrico, se puede usar un temporizador.

Llevando esa práctica hacia el extremo, y como hablamos de consejos no convencionales lo vamos a hacer, se puede cocinar antes de las 13h y después de las 23h. Incluso se puede pensar en usar el aire acondicionado solo en ese horario. Después de todo, el calor sobre todo molesta para dormir. Durante el día el ventilador puede ser suficiente. Los únicos electrodomésticos que tienen que estar encendidos siempre son la nevera y el congelador.

Toma duchas frías en verano

¿Para qué gastar energía calentando agua en verano? Cuando hace mucho calor, apetece una ducha con agua fresca. Además, la temperatura del suministro de agua en verano ronda los 20 grados en la mayoría de las ciudades españolas, no tiene nada que ver con los 10 grados de febrero y se puede aguantar perfectamente. Así que puedes apagar el calentador durante meses y ahorrar en tu recibo de la luz.

Ajusta tu vida al ciclo solar

Irte a la cama más temprano te permite dejar de consumir luz, y no solo por el alumbrado, sino también por todos los demás equipos eléctricos que usamos para nuestro ocio. Este consejo es especialmente interesante en invierno, ya que anochece antes y hace frío. En la cama se está calentito, además de dormido.

Apaga todos los electrodomésticos antes de irte a dormir

¿Para qué tener encendido el router? Si vas a dormir, es mejor que lo apagues, así ni gastas energía, ni permites el acceso a ningún vecino malintencionado. Y eso también vale para televisores y otros aparatos que pueden seguir consumiendo energía mientras están en standby. Hay dos excepciones. La nevera, que ya comentamos, y aquellos aparatos como el microondas o el horno. Te costaría más esfuerzo volver a programar la hora que el ahorro conseguido.

Haz café para todo el día y usa un termo

Si sueles consumir mucho café durante el día, una buena forma de ahorrar es prepararte por la mañana la cantidad de bebida caliente que vas a necesitar para todo el día. Luego guardas lo que sobra en un termo, y no vuelves a calentar agua innecesariamente. Como alternativa, puedes calentar justo la cantidad de agua que necesitas cada vez que tomas un café. Muchas personas calientan una cantidad de agua muy superior cada vez, gastando energía inútilmente.

Adáptate a las estaciones

En muchas zonas de España, el clima es muy suave en invierno, por lo que casi no hace falta usar la calefacción. En verano hace calor, pero las temperaturas nocturnas están dentro de lo aceptable. Con eso quiero decir que, en teoría, en muchas partes se podría prácticamente prescindir de la calefacción en invierno y del aire acondicionado en verano.

Abrigándose bien en invierno, y quitándose capas de ropa en los meses más calurosos, es posible limitarse a usar un ventilador ocasionalmente, y un calefactor también muy puntualmente.

El IDAE recomienda no bajar el termostato por debajo de 26 grados en verano, ni ponerlo por encima de 20 grados en invierno. Ese rango de 20 a 26 grados se considera totalmente cómodo. Con un poco de esfuerzo, para algunas personas es totalmente factible aguantar temperaturas más bajas en invierno y más altas en verano.

Los consejos más convencionales

Si quieres más información sobre como ahorrar en tus recibos de la luz, te recomiendo que consultes el artículo que publiqué hace algún tiempo, con los consejos más convencionales. Verás tips como ajustar tu potencia contratada, usar bombillas ahorrativas y muchos más.

 

¿Y tú? ¿Qué consejos no convencionales para ahorrar en la factura de la luz añadirías a esa lista? No dudes en compartirlos en la sección de comentarios.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)