Protección de tus activos: pon un control de accesos en tu vida

proteccion de activosMe gusta resumir la idea de este blog diciendo que se trata de una herramienta para ayudarte a ser un poquito más rico. Sabes que aquí no hablo de recetas milagrosas, pero los consejos tienen como objetivo aumentar tu patrimonio. Entonces de vez en cuando merece la pena pararse a pensar en si tienes alguna estrategia para la protección de tus activos.

Diversidad de activos, diversidad de soluciones

Me voy a centrar en los activos, es decir en lo que ya tienes, ya que asegurar los ingresos es algo mucho más complicado, por no decir imposible en muchos casos. El problema con los activos es que pueden ser de naturalezas muy distintas. No es lo mismo tener una casa, un coche, un cuadro de maestro, unas joyas, un depósito en el banco o unas participaciones en empresas. Para cada clase de activos, tienes que poner en marcha una estrategia diferente.

Los activos tangibles

Empecemos por las cosas concretas. Esos activos tangibles que puedes tener a la vista y que a priori parece más difícil que pierdas. En realidad, están sometidos a distintos riesgos, y principalmente dos: la destrucción (por ejemplo el incendio de una casa o de un coche) y el robo (para aquellas cosas que se pueden mover, es decir casi todo menos la casa).

Contra incidentes como accidentes o incendios, además de tener las precauciones naturales para evitar que se produzca un siniestro, lo ideal es simplemente contratar un seguro. Hay muchas empresas en el mercado, y puedes incluso elegir la más económica gracias a comparadores como Rastreator.

Para evitar el robo, también te sirve un seguro, pero si no quieres tener que pasar por un mal momento, lo mejor es evitar que pueda pasar. Y la tecnología te puede ayudar. Hoy en día ya no es ciencia ficción que pongas un sistema con reconocimiento de huella digital para poder entrar en tu casa, porque el control de acceso te proporciona una seguridad muy alta.

accesoProducto de la empresa española Cucorent

Los activos intangibles

Una buena parte de lo que tenemos está digitalizado. Tu riqueza puede que sean unos números en una cuenta bancaria o participaciones en sociedades, por poner dos ejemplos. Para evitar que pase algo malo te recuerdo algunos consejos básicos:

  • Escoge una contrapartida segura para invertir tu dinero. Es decir, si pones tu dinero en un banco, asegúrate que tiene una gran solvencia, y que no es uno de los que están peleando para pasar los controles puestos por el Gobierno y la Unión Europea.
  • Reparte tus inversiones. Si algo va mal en alguna de ella, será más difícil que lo pierdas todo. Tendría que coincidir que todo fuera mal a la vez. Por eso evita poner todo tu dinero en el mismo tipo de productos (por ejemplo acciones de un mismo sector).
  • Vigila tus participaciones. Si inviertes en acciones, hazlo cuando hayas recolectado suficiente información por parte de la empresa. Y una vez que has comprado, no te puedes desentender. Sigue regularmente que es lo que está pasando en esta empresa, para anticipar posibles problemas.
Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)