Las ventajas de cambiar las ventanas de tu casa

ventanasTanto en invierno como en verano, tener ventanas que aíslan poco puede traducirse en fuertes pérdidas de energía. Si quieres ahorrar a largo plazo, y puesto que unas ventanas normales se instalan para décadas, merece la pena que te plantees la posibilidad de cambiar las tuyas. Veamos cómo se produce la pérdida de energía y como elegir unas buenas ventanas.

¿Qué pérdidas de energía se producen por las ventanas?

Hay tres tipos de pérdida de energía por las ventanas en una vivienda.

  • Pérdida debida a las infiltraciones de aire. Es decir, cuando el cerramiento no es bueno y sientes un chorrito de aire cuando pasas la mano. Evidentemente eso no es bueno, porque significa que el calor sale en invierno y entra en verano.
  • Pérdida debida a la transmisión térmica del marco y de los vidrios. En otras palabras, por muy buena calidad que tenga tu ventana, siempre pasará un poco de calor por el vidrio y el marco, de la misma forma que pasa a través de las paredes, techo y suelo. Pero esa transmisión puede ser minimizada usando buenos materiales.
  • Pérdida de energía por radiación solar. Eso realmente ocurre en verano, cuando los rayos del sol cruzan la ventana y calientan la vivienda. Eso hace que en muchos casos haga falta refrigerar más la casa, con la consiguiente pérdida energética.

Como elegir unas buenas ventanas

Conociendo esos tres factores, para evitar estos tres tipos de pérdidas, ahorrar en calefacción y aire acondicionado, debes elegir ventanas adecuadas.

  • Por lo general, las ventanas batientes y oscilo batientes son menos permeables que las correderas. Si prefieres la comodidad de este último tipo de ventana, tendrás que mirar con cuidado la clase de permeabilidad del marco, y para buenas prestaciones, probablemente tengas que irte a precio bastante más altos.
  • Para minimizar la pérdida por transmisión térmica tienes que elegir un buen marco, normalmente uno con ruptura de puente térmico. Recuerda que el marco ocupa un porcentaje significativo de la superficie del hueco que cubre la ventana. Y, por supuesto, tienes que elegir un buen vidrio doble, y cuanto más espesa su cámara de aire, mejor.
  • La radiación solar se puede evitar de distintas maneras. La más sencilla es tener persianas externas que puedes cerrar a las horas de más sol para evitar que entre el calor. Pero también puedes elegir cristales con un factor solar muy bajo. Ten en cuenta que si lo haces, te entrará menos luz exterior y por lo tanto tendrás que usar más alumbrado. La cuestión es elegir el tipo de vidrio en función de la orientación de la ventana: la que reciba más sol directo durante el día puede tener un menor factor solar, mientras las que reciban menos pueden tener uno mayor.

porque-cambiar-las-ventanas¿Cuánto se ahorra cambiando las ventanas?

Es muy difícil responder a esa pregunta, porque depende de demasiados factores. Además del tamaño de la vivienda, del resto de pérdidas de energía (por paredes y suelos, por ejemplo) o el lugar donde vives, hay que tomar en cuenta el tipo de ventanas que tienes ahora y las que pondrás cuando las cambies. Si tus ventanas son muy antiguas y las que vas a poner aíslan muy bien, el ahorro en calefacción y aire acondicionado puede ser enorme. En las páginas que he consultado, te hablan de un ahorro en calefacción que puede ir del 10% hasta el 50% o incluso más.

Si quieres saber si te compensa, te recomiendo que analices cuál es tu gasto en calefacción y aire acondicionado. Si es muy grande, es muy probable que tengas un problema de aislamiento, y puede que las ventanas tengan la culpa. Si es así, al cambiarlas podrías ahorrar mucho cada año.

Y no olvides otro factor: unas ventanas nuevas le más valor a tu casa. Puede que no sea algo fácil de medir, pero esta plusvalía potencial para una hipotética venta está allí también.

Finalmente, ventanas nuevas significa menos ruidos de la calle. Dependiendo de dónde vivas, eso puede tener cierto interés.

Con todo eso, mi objetivo no es que cambies tus ventanas. Simplemente te quiero llamar la atención sobre si has pensado en ello y si te puede compensar a largo plazo. Si tus ventanas son de las antiguas, sin doble acristalamiento, la verdad es que no tendrías que pensártelo mucho.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)