¿Has pensado en cambiar de compañía eléctrica para ahorrar?

cambiar de compañía eléctricaPara ahorrar en la factura de la luz, tienes básicamente tres grandes estrategias. La primera es comprobar que no tienes más potencia contratada de la que necesitas, y si es así reducirla para evitar pagar de más. La segunda, evidentemente, es reducir tu consumo. Y, finalmente, tienes la opción de encontrar un precio de energía más barato, es decir un precio por kWh disfrutado más económico. Hasta ahora me he centrado mucho más en el blog en explicar estrategias para ahorrar en el recibo de la luz, porque creo que muchas veces no somos conscientes de ciertos malos hábitos que conllevan un desperdicio de energía.  Sin embargo, encontrar un proveedor más barato y cambiar de compañía eléctrica es una forma adicional de pagar menos cada mes por tu factura de electricidad. Te explico como.

Recordatorio sobre el mercado

Puedes cambiar de compañía eléctrica

El mercado de la energía, en lo que a comercialización se refiere, está liberalizado en España desde hace más de quince años. No es un mercado perfecto, porque algunos grandes actores controlan una parte importante de la producción y distribución, y de esa manera pueden influir sobre los precios, pero hay competencia en la comercialización, y por lo tanto hay posibilidades de contratar compañías más económicas, por precio y por no encarecer la factura  de la luz con servicios que no necesitamos.

¿Qué tarifas puedes elegir?

El consumidor tiene varias opciones a su disposición:

  • Puede escoger una tarifa de precio variable, el del mercado mayorista. Esa tarifa puede ser el PVPC de las Comercializadoras de Último Recurso (mercado regulado), pero también o cualquier tarifa que funcione igual en el mercado libre.
  • Pero también puede optar por un precio fijo de potencia y energía, tanto en un tipo de comercializadora como en el otro.
  • Además, en cualquier momento el consumidor puede pasar de la tarifa regulada al mercado libre, y de un precio variable a uno fijo, y viceversa. Es un matiz importante, porque significa que siempre puedes cambiar de opinión y no estás atado.

¿Cómo cambiar de compañía eléctrica?

Mira primero tu situación actual

El primer paso es revisar lo que tienes actualmente. Eso implica mirar cuál es tu potencia contratada y lo que pagas por ella. Pero, sobre todo, significa ver a qué precio pagas la energía (kWh disfrutados) y si te añaden mantenimientos o servicios similares, que muchas veces encarecen la factura sin que realmente los necesites.

Investiga la competencia

El segundo paso es mirar los precios y servicios que te ofrece cada empresa de la competencia que te pueda interesar. Como siempre, deberías tener un especial cuidado en comprobar si el precio se mantiene en el tiempo o si es solo una oferta temporal. Además, es recomendable comprobar que no hay servicios adicionales. En realidad, lo único adicional a lo que cobran por potencia y energía debería ser el impuesto eléctrico, y el alquiler del contador, si lo tienes en alquiler.

La gran mayoría tienen página web con un simulador para que te hagas una idea de cuanto pagarías, y también existen comparadores que pueden ayudarte.

Cambiar de compañía eléctrica es sencillo

Una vez que has seleccionado una compañía que te parece fiable y barata, el proceso de cambio es bastante rápido. En un plazo máximo de dos meses ya deberías estar dado de alta en la nueva comercializadora. Eso depende de cada compañía, y de cuándo pase a leer el contador la distribuidora. Hacer coincidir el cambio con la siguiente lectura real es algo muy recomendable para empezar bien.

Al igual que con las compañías de telefonía, no hace falta que gestiones nada con la empresa actual. Tu nueva comercializadora se encarga de todo. Como mucho, si hace más de 20 años que se hizo por última vez, podrías volver a tener que presentar un boletín eléctrico. Pero no es algo excesivamente caro de obtener.

Precio y respeto del medioambiente

El precio es un aspecto muy importante para cualquier consumidor, pero también lo es saber hasta qué punto la energía que consumes impacta el medioambiente. Las energías más limpias para la producción eléctrica, llamadas renovables, son la energía solar, la hidroeléctrica y la eólica. Lo ideal es que tu consumo provenga al 100% de esas fuentes, para que el impacto sobre el medioambiente sea el mínimo.

Por ejemplo, una empresa como Holaluz.com, además de tener tarifas atractivas para ahorrar en la luz, tiene certificado que su energía es 100% verde por la CNMC. La empresa representa a productores de energía renovable,  vuelca esa producción en el mercado eléctrico, y vuelve a comprar al mix general del mercado para comercializar a sus clientes finales. Como la cantidad comercializada es  igual a la que representa de origen renovable, se entiende que su contribución en el mercado es 100% renovable.

Los kWh que disfrutas proceden de ese mix de varias energías, pero lo importante es esa eliminación del impacto medioambiental a la que tú das soporte siendo cliente ya que el día en que todas las eléctricas tengan este certificado, significará que nuestro consumo eléctrico es 100% renovable.

Menciono a Holaluz porque es la comercializadora que tengo desde hace unos años. Pero tienes decenas de empresas entre las que elegir. Simplemente compara y encuentra la que mejor te encaje.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)