Como hacer un buen uso de un crédito rápido

En alguna ocasión, puede que estés pensando en contratar un crédito rápido para tener acceso a una cantidad de la que no dispones en el momento. Un préstamo es una herramienta financiera, y como cualquier herramienta, tiene su uso. Vamos a ver cómo aprovechar un crédito de la mejor manera, de tal forma que ayude a mejorar tus finanzas personales a largo plazo, y no solo en el momento de la recepción del dinero.

Escoge un uso productivo

La mejor forma de aprovechar un crédito es para conseguir más ingresos gracias al dinero obtenido. Te voy a citar dos ejemplos muy concretos, aunque es evidente que hay muchos más casos.

  • Usar el dinero para estudiar. Formarse suele tener un coste. Pero, si eliges correctamente la formación, es probable que te permita mejorar dos factores: tu probabilidad de ser contratado y el sueldo al que puedes pretender. Esos dos factores implican más ingresos en el futuro, o dicho de otra forma, la formación suele ser una inversión: gastas dinero hoy para conseguir más a medio y largo plazo.
  • Comprar un coche. Hoy en día, si no tienes un vehículo propio, te estás negando muchas oportunidades laborales. Son muchas las empresas que tienen sus instalaciones en polígonos alejados de los centros urbanos. Si inviertes en un coche, que perfectamente puede ser un vehículo de segunda mano, mejoras tus opciones de conseguir un trabajo bien pagado, y por lo tanto, incrementas tus ingresos potenciales a medio y largo plazo.

Adapta tu crédito a tu situación

La personalización de los servicios está a la orden del día, y eso también es válido para los préstamos personales. La ventaja para ti es que puedes elegir el crédito que necesitas, con los parámetros exactos que quieras. Por ejemplo, si necesitas 2.800€, puedes especificar exactamente este importe, sin conseguir de más o de menos. Y por supuesto puedes determinar el plazo de devolución para que corresponda a tus previsiones financieras. En una de las páginas que he consultado, puedes pedir cualquier importe entre 750€ y 5.000€ y elegir devolverlo hasta 36 meses. Incluso, si estás registrado en el Asnef y temes no poder obtener un crédito, no tienes que preocuparte, porque el servicio usa otro tipo de criterios para valorar la solvencia de los usuarios. Si quieres saber más, haz clic aquí.

Planificación y responsabilidad

En este artículo, te estoy hablando de hacer un buen uso del crédito, y eso, en mi opinión, implica dos elementos fundamentales: la planificación y la responsabilidad.

  • Planificación significa que antes de contratar el crédito tienes que tener muy claro cuánto necesitas, para qué lo vas a usar y cómo vas a devolverlo.
  • Responsabilidad significa tener muy claro que el dinero que solicites se tendrá que devolver, y asegurar los medios para que así sea. Puede parecer un comentario obvio pero las herramientas se usan para un propósito, e ignorarlo puede complicar las cosas de forma innecesaria.

En cualquier caso, si quieres saber más sobre educación financiera, puedes leer los artículos de mi blog que contienen decenas de consejos para una gestión optimizada de tus finanzas personales.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)