Sacar más rentabilidad a tus ahorros prestando a empresas con el crowdlending

Si buscas una mejor rentabilidad para tus ahorros que lo que te pueden ofrecer los productos financieros más conservadores (como los depósitos a plazos), tienes múltiples posibilidades, que normalmente representan un riesgo mayor, pero también pagan mejor si todo sale bien. Una de esas opciones es apuntarte a las plataformas de crowdlending, unas webs que ponen en relación a particulares inversores con empresas con necesidad de financiación.

¿En qué consiste el crowdlending?

Es muy sencillo. Imagínate que una empresa necesita un préstamo de 30.000€ a 3 años. Para obtenerlo, por supuesto puede dirigirse a su banco de toda la vida, pero también puede confiar en la economía colaborativa, y registrarse en una plataforma de crowdlending. Allí, un analista financiero repasa su perfil, le atribuye una valoración (en función del riesgo), y determina un tipo de interés para la operación.

Entonces, los particulares inscritos en la plataforma pueden aportar pequeñas cantidades (por ejemplo 500€ o 1000€), hasta cubrir la necesidad de financiación de la empresa. A cambio, esos particulares reciben un tipo de interés, por ejemplo del 5%, que les permite obtener una rentabilidad muy superior a lo que ofrecen otras formas de ahorro.

La plataforma de crowdlending gana dinero porque cobra una comisión sobre cada operación, de varias maneras (puede ser una comisión de apertura sobre el crédito, o unos puntos de interés adicionales sobre el préstamo otorgado).

En caso de impago, la plataforma se encarga de tomar todas las medidas legales para conseguir el cobro, pero siempre existe el riesgo de que al final la empresa no devuelva el crédito, con la consecuente pérdida de la inversión para el particular. Sin embargo, tanto el filtro del analista de crédito como el hecho de elegir empresas (y no particulares) están allí para garantizar que el riesgo de impago sea mínimo. Aun así, el inversor tiene que estar consciente de los riesgos.

La mayoría de las plataformas prestan a empresas, porque el riesgo es menor, pero puede haber en el mercado algún portal especializado en los préstamos a particulares. Antes de invertir, asegúrate de quiénes son los usuarios de la plataforma.

Algunas recomendaciones para el inversor

  • En primer lugar, sea la que sea la plataforma que elijas, tienes que tomarte un tiempo para leer con cuidado las condiciones del servicio, y en especial aclarar cualquier duda que puedas tener sobre los riesgos. Si no entiendes bien cómo funciona algo, o no estás convencido, simplemente no inviertas, y busca una alternativa para tus ahorros.
  • Cuando veas un proyecto de financiación, siempre ten en cuenta que la rentabilidad ofrecida depende del riesgo. Cuanto más alto sea el tipo de interés que te ofrecen, mayor es el riesgo de impago. Normalmente, los analistas de riesgo de las plataformas separan los proyectos con rankings que recuerdan a las agencias de calificación internacionales, con letras como A, B y C, o con cualquier otro tipo de notas. Las peores valoraciones se asocian con los tipos de interés más altos. Así que tendrás que decidir en función de tu perfil de inversor si prefieres arriesgar más y ganar más o arriesgar menos y ganar menos.
  • No pongas todos los huevos en la misma cesta. Si diversificas los proyectos, e incluso las plataformas de crowdlending, repartes tu riesgo y es mucho menos probable que pierdas una proporción importante de tu inversión.
  • Procura elegir solamente plataformas registradas en la CNMV. De hecho, la selección que te propongo a continuación procede de la página de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Unos ejemplos de plataformas de Crowdlending

  • Arboribus. Indican en su página que llevan ya unos 380 préstamos por una cantidad total de más de 17 millones de euros.  Están registrados en la CNMV desde finales de 2016.
  • MytripleA. El nombre sin duda es un guiño a las calificaciones de las agencias de rating, ya que para esas agencias, la nota AAA (triple A) es la mejor posible, y la que permite acceder a la financiación más económica. No mencionan volúmenes de actividad en su página.
  • Excelend. El nombre es un juego de palabra entre los términos lend (prestar) y excelente. Tampoco mencionan cifras de actividad.
  • Lendix. Se trata de la filial española de la plataforma francesa de crowdlending del mismo nombre. En el portal afirman haber prestado ya más de 158 millones de euros.
  • Zank. El nombre del portal parece una doble referencia: por una parte a la palabra Thank you (gracias), por el hecho de prestarse dinero, y por el otro, a bank (banco). No mencionan volumen de actividad.
  • Colectual. Esta vez, el nombre parece mencionar tanto colectivo, por el aspecto de economía compartidad, como la referencia a colectar dinero. No mencionan cifras.
  • Socilen. Otro portal importante del sector, que menciona haber preaprobado 168 préstamos en el mes de enero de 2017 por un importe superior al millón de euros. Puesto que escribo este artículo en marzo de 2018, no parece información muy actualizada.

En la página de la CNMV hay más empresas, pero muchas veces se trata de empresas que hacen crowdfunding de capital, así que preferí seleccionar unas pocas que prestan dinero sin entrar en el capital de las empresas, que me parece un tipo de actividad muy diferente, aunque se clasifiquen de forma similar para la autoridades financieras.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)