Como sacar provecho a tus ahorros invirtiendo en bolsa

Ahorrar dinero para el futuro es importante, pero no puedes limitarte a acumular la diferencia entre tus ingresos y tus gastos. Tienes que sacar rentabilidad a tus ahorros, mediante diferentes estrategias (diversificar inversiones para repartir riesgos). Hoy te voy a volver a comentar la opción de invertir en bolsa para aumentar tu capital. Igual te interesa seguir un curso para inversores.

Invertir en bolsa, sí, pero con conocimiento de causa

Uno de los grandes errores que cometen los ahorradores e inversores individuales es ponerse a invertir el dinero sin haber estudiado muy bien el mercado. Por eso tantas personas compraron casas “para invertir” en el momento más álgido de la burbuja inmobiliaria, y por eso mucho inversores en bolsa compran acciones de buenas empresas pero que están sobrevaloradas en este momento.

Para evitar esos errores, dos estrategias: la formación y la información. Hoy en día, puedes encontrar fácilmente cursos para invertir en bolsa, en particular aquellos orientados a inversores novatos, y que te enseñarán las pautas a seguir para dar tus primeros pasos en bolsa. Esas formaciones también te darán pistas sobre como deberías recolectar información sobre el mercado y sobre las compañías para tomar una decisión racional que minimice el riesgo.

Las dos ventajas principales de invertir en bolsa

Cuando se invierte en bolsa, se suele optar por dos grandes tipos de estrategias, que se pueden combinar. Hay muchos ahorradores que sacan grandes beneficios con operaciones a horizontes muy cortos, pero personalmente, para particulares creo más en estrategias de inversión a largo plazo. Los dos grandes beneficios que veo son los siguientes:

  • Si se ha optado por una empresa con una política de distribución de dividendos interesantes, se consigue una rentabilidad anual (a veces trimestral o semestral) para los ahorros invertidos. En estos momentos, esa rentabilidad suele estar muy por encima de los intereses proporcionados por depósitos y otros productos de inversión tradicionales. Luego decides si los vuelves a invertir o no.
  • Además, si se compra a una empresa con un potencial de crecimiento razonable, y en un momento propicio (no en máximos históricos), es muy probable que a lo largo del tiempo el valor de la participación vaya creciendo, aumentando el capital invertido. De hecho, si la empresa crece, los dividendos también lo hacen, y la rentabilidad de la inversión inicial es cada vez mayor.

Un seguimiento necesario

Pero no se puede invertir en bolsa y olvidarse del dinero metido. Un buen inversor tiene que mantener un seguimiento atento a sus participaciones, aunque haya optado por el largo plazo.

En este tipo de estrategias habrá épocas de bajadas y épocas de subidas. Está claro que un inversor tiene que mantener la calma y confiar en su estrategia. No puedes estar vendiendo todo porque tu inversión bajo un 10 o un 15% y tienes miedo que la bajada no tenga fin.

Pero calma no significa obcecarse. A veces, la situación cambia. A veces, te das cuenta que te has equivocado. Quizás haya situaciones en las cuales tengas que cortar pérdidas.

Para actuar de la forma más lógica y conforme a tus intereses, necesitarás seguir tus inversiones y por supuesto seguir informándote de las noticias relevantes.

La fuerza  del tiempo

Creo mucho en la inversión a largo plazo porque es la mejor forma de beneficiarse de dos factores:

  • A largo plazo, la rentabilidad de la inversión está casi asegurada. Cuando miras la evolución del mercado inmobiliario o de la bolsa americana, en periodos de tiempo de 2, 5 o 10 años pueden haber bajado, pero normalmente a 20 años siempre crecen.
  • A largo plazo, te beneficias del efecto multiplicador de los intereses compuestos. En otras palabras, si consigues intereses cada año sobre un largo periodo de tiempo, llega un punto en el cual los intereses empiezan a generar sus propios intereses, y el crecimiento es exponencial. Eso sí, para notarlo tienes que invertir a lo largo de 20 años, y mejor aún si son 30 o 40. De allí la idea de empezar a sacar rentabilidad a tus ahorros cuanto antes.
Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)