Gasta menos energía con tu calentador de agua

calentador-de-aguaMuchas casas tienen calentadores de agua eléctricos. Se trata de unos tanques que ponen el agua a una temperatura alta gracias a una resistencia eléctrica, y luego la conservan caliente gracias al aislamiento térmico del aparato y a nuevas sesiones de calentamiento periódicas cuando la temperatura baja de un nivel determinado. En otras casas, el agua se calienta en el momento gracias a una caldera que normalmente funciona con gas. Vemos como puedes ahorrar en ambos casos, con este artículo que es nuestro consejo de ahorro nº68.

 

Con un calentador eléctrico

1º- Aumenta su nivel de aislamiento

Aunque el calentador ya haya sido diseñado para perder un mínimo de calor, te darás cuenta que pierde energía solo tocándolo cuando está lleno con agua a temperatura alta, ya que la superficie del tanque suele estar caliente. Para reducir aun más la pérdida de calor (y por lo tanto gastar menos energía para mantener la temperatura del agua), puedes colocar una manta de aislamiento alrededor del tanque. La encontrarás en tiendas de bricolaje y como durará muchísimo tiempo, la inversión de unos pocos euros suele merecer la pena.

 

2º- Apágalo cuando no estás en casa y pon un programador

Por mucho que tenga un buen aislamiento, el calentador pierde calor y se pone en marcha cuando baja la temperatura, y por lo tanto, no es bueno tenerlo encendido todo el tiempo. Si te vas varios días, desconéctalo, y sino puedes colocar un programador para que este funcionado en las horas que lo vayas a necesitar (especialmente para la ducha).

 

Con una caldera

3º- No desperdicies el agua fría

Dependiendo de cómo este montado el sistema en tu casa, es posible que el agua caliente tarde varios segundos en llegar al grifo o a la ducha. Aunque no estemos hablando de un desperdicio de energía sino de agua, es bueno que pienses en recoger el agua fría para su posterior uso (regar las plantas, descargar el baño, etc). Es agua limpia y es una pena desperdiciarla.

 

Con cualquiera de los sistemas

4º- Baja la temperatura

La mayoría de las personas tienden a querer poner el termostato a una temperatura muy alta, para que el agua salga muy caliente. Pero luego el principal uso de esa agua caliente es la ducha y hace falta rebajar este calor introduciendo más agua fría para compensar. Es un poco absurdo, ¿no crees? Si bajas el termostato gastarás menos energía (gas o luz) y tendrás exactamente la misma temperatura para la ducha, poniendo menos agua fría.

 

5º- Ducha entre 30 y 35 grados

De una forma similar a que para tener una temperatura de ambiente agradable en verano no hace falta bajar el termostato del aire acondicionado por debajo de 26 grados o que en invierno no es necesario calentar la casa por encima de los 20 grados, la temperatura razonable de una ducha se sitúa entre los 30 y los 35 grados. Además ducharse con agua demasiado caliente es lo triple de malo: consumes más energía (por el calor adicional), consumes más agua y más energía (porque creas un ambiente cálido del cual es más difícil salir) y finalmente te relaja demasiado para iniciar el día en forma.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Un pensamiento en “Gasta menos energía con tu calentador de agua

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)