¿Qué gastos son deducibles para los autónomos?

gastos deducibles autónomosTodos los profesionales independientes que trabajan por cuenta propia tienen la obligación de presentar la declaración de la renta cada año. Pero lo que muchos autónomos no saben es que hay una lista bastante larga de gastos deducibles que les puede permitir pagar bastante menos impuestos. Vamos a ver en detalle lo que un trabajador por cuenta propia se puede deducir en la renta.

¿Cómo define Hacienda los gastos deducibles para los autónomos?

Para Hacienda los gastos deducibles son aquellos que puedes reducir de tus ventas o ingresos al calcular el beneficio económico de tu actividad laboral.  Este aspecto está muy regulado para los autónomos. En concreto, Hacienda tiene elaborada una lista detallada de cuáles gastos puedes deducir cada año. No suele cambiar mucho, aunque algunos años hay novedades.

Si haces una declaración trimestral mediante el modelo 130, incluirás esos gastos deducibles en ella. Si no tienes la obligación de presentar el modelo trimestral, entonces lo harás en la declaración de la renta (modelo 100) durante la campaña anual (abril a junio).

Los gastos deducibles más habituales para los autónomos

Tus consumos habituales pueden deducirse del pago del impuesto sobre la renta si se adaptan a las siguientes características establecidas por Hacienda:

Suministros domésticos

Si trabajas desde casa como autónomo, primero lo tienes que notificar a Hacienda en la declaración censal (modelo 037 o 036). Después, puedes conseguir una deducción de hasta el 30% del pago de la luz, el agua, etc. Significa que si te gastas 600€ al año en electricidad, podrás deducirte como gasto de explotación hasta 180€. Suponiendo que pagues de media un 20% de IRPF, representa un ahorro de 36€.

Consumos de explotación

La compra de mercadería, envases, combustible, materiales de oficina entre otros. La reducción se realiza con la siguiente fórmula: consumos = existencias iniciales + compras – existencias finales. En otras palabras, hasta que no gastas realmente esos materiales, no te los puedes deducir. Y solo te deduces lo que te has gastado durante el año, no lo que compraste.

Reparación y conservación

Cualquier gasto de mantenimiento, repuesto o adaptación de bienes materiales es elegible para la deducción. Sin embargo, no se incluyen los que supongan una ampliación o mejora para el local u oficina. Eso último Hacienda lo considera como una inversión amortizable.

IVA soportado

La mayoría de los autónomos hacen una declaración trimestral de IVA, donde se deducen el IVA soportado. Pero, en algunas actividades exentas de IVA, no existe esa posibilidad. En ese caso, Hacienda permite que el IVA soportado sea uno más de los gastos deducibles de los autónomos correspondientes.

Arrendamientos y cánones

En otras palabras: los alquileres de instalaciones y otros. En el caso en el que el autónomo trabaja en su vivienda, solo se puede deducir la parte proporcional del alquiler que corresponde a su uso profesional. Suele ser una habitación, y por lo tanto, un porcentaje muy pequeño del total. Además, cuando hablamos de alquileres deducibles, no se incluyen aquellos que tengan por objeto solares, terrenos o activos no amortizables.

Gastos financieros

Abarca los gastos de descuento de efectos, intereses de demora de aplazamiento de los pagos a hacienda, intereses de préstamos y créditos o recargos por aplazamiento de deudas. Ten presente que no se incluirán consumos que deriven de la utilización de tu propio capital.  Tienen que ser gastos financieros del negocio, no personales.

Tributos fiscales deducibles

El pago de impuestos de actividades económicas (IAE), de bienes de inmuebles (IBI), cualquier recargo no estatal, tasas o recargos y contribuciones estatales son elegibles para deducción fiscal. No obstante, no son deducibles las sanciones o recargos de apremio por el retraso en la entrega de la declaración.

Otros gastos deducibles para autónomos que hay que tomar en cuenta

Seguro médico

Como trabajador autónomo tienes la opción de desgravar el seguro médico en tu declaración de impuestos. Lo puedes hacer en los pagos fraccionados de IRPF (modelo 130) o, si no tienes que presentar ese modelo trimestral, lo harás cuando hagas la declaración de la renta (modelo 100)

Ten en cuenta que, si al realizar la declaración de impuesto anual tu seguro de salud aparece como rendimiento de actividades económicas en estimación objetiva, no es necesario solicitar la deducción, esta se realizará de forma automática.

Teléfono móvil

Para poder conseguir una reducción en hacienda debes demostrar que tienes dos líneas de teléfono diferentes, una para uso profesional y otra para tu uso diario.

Esta es la única forma de demostrar que el gasto está asociado a tu actividad económica y debe ser deducido del pago de tus impuestos en tus pagos a cuenta o en la declaración anual.

Publicidad en redes sociales, dominos, hosting, software…

Cualquier campaña online que realices para promocionar tu negocio en las redes sociales es elegible para la deducción fiscal. La compra de una página web o dominio para difundir tu negocio son gastos deducibles para la declaración de impuestos.

Vehículo particular y gastos asociados

Para poder obtener este privilegio fiscal tu actividad laboral tiene que estar relacionada al transporte de mercancía, viajeros o enseñanza a conductores. Es decir, que tu profesión debe ser: mensajero, taxista, profesor de una autoescuela, taxista o agente comercial. De esta actividad solo podrás deducir de tu declaración hasta un 50% de los gastos generados, en el caso del IVA.

Gastos de viaje y representación

Si debido a tu trabajo debes viajar a otra localidad o país, los gastos de desplazamiento en transporte público (taxi, avión, tren, etc) y los de tu estancia en hoteles pueden ser deducibles.

Ahora bien, aunque los gastos de manutención deberían ser aceptados, este aspecto es uno de los más controvertidos. No obstante, si se aplican a tu trabajo te aconsejo realizar un registro del fin de la comida y con quién la tuviste.

Por otra parte, aunque demuestres la relación entre estos gastos y tu actividad económica, esta categoría resulta un poco complicada para ser aceptada por Hacienda.

Gastos vestuario

Los gastos de vestuario solo son considerados para la compra de ropa de protección o uniformes.

Los gastos no deducibles fiscalmente para los autónomos

Ya conoces algunos gastos deducibles que puedes aprovechar en tu próxima declaración de impuestos. Pero también hay unos que no serán considerados, bajo ningún motivo, para la deducción fiscal:

  • Pérdidas del juego.
  • Multas y sanciones impuestas por cualquier ente gubernamental.
  • IVA soportado que pueda deducirse en la declaración trimestral del IVA.
  • Gastos realizados con entidades que residan en paraísos fiscales.

Si dudas si unos gastos son deducibles para autónomo o no

Infórmate mirando la web de Hacienda, o contactando con una gestoría. Ten en cuenta, que, en caso de control fiscal, la Agencia Tributaria puede volver hasta 4 años atrás en tus declaraciones. Si te dedujiste importes que no se consideran válidos, podrías tener multas, intereses de demora, y por supuesto, el pago del impuesto correspondiente.

Ten en cuenta que este artículo es meramente informativo, y no constituye asesoramiento fiscal. Para tus declaraciones, pide información profesional, o busca los datos desde las fuentes oficiales actualizadas.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)