Como no ganar la lotería: un impuesto sobre los sueños

como-no-ganar-loteria¿Quién no ha comprado algún día un billete de lotería y soñado durante horas sobre lo que haría si le tocase? Pagar la hipoteca con el Gordo de Navidad, comprarse una isla con el Euromillón, comprarse un coche con el cupón de la ONCE, son algunos de los deseos más comunes de los jugadores, aunque en ocasiones, la motivación es más dramática, y se juega con la esperanza de saldar deudas. No comprar lotería es el número 49 de nuestra lista sobre como ahorrar dinero mes a mes.

Una quimera

Los juegos de azar son una quimera. Se comercializan para hacer dinero, no para que tu ganes dinero: los únicos que se benefician son el Estado o las empresas que les organizan. En general, las grandes loterías reparten una tercera parte de lo que recaudan, y dentro de lo que reparten hay muchas cantidades pequeñas a multitud de jugadores. Los que realmente pueden dejar de trabajar o pagar la hipoteca con un ticket ganador son poquísimos, tan pocos que la probabilidad de cambiar de vida es ridícula.

Las loterías nos venden un sueño inalcanzable, y lo triste es que muchos pican. El importe de un billete parece tan pequeño al lado de la posible ganancia que la tentación es muy fuerte. Pero es una quimera, un sistema muy parecido a una estafa.

Pongamos un ejemplo. Si reúno a 100 personas y les digo: me vais a dar cada uno 10€, y luego voy a hacer un sorteo y devolver 350€ a uno de vosotros, es muy probable que me acusen de fraude. Pues eso es exactamente lo que hacen las loterías, pero en lugar de devolver el dinero a una persona de 100, lo devuelven a una de un millón, y en lugar de 350€, prometen un premio de 3,5 millones de euros. La cantidad del premio es el cebo que nos hace perder el sentido común. Nos olvidamos de que prácticamente no tenemos ninguna posibilidad de ganar y compramos.

Han demostrado que cuanto mayor es el premio, más billetes se venden, los sorteos con más compradores siendo los famosos botes, especialmente los de la Primitiva y de Euromillones.

¿Por qué seguimos comprando?

Lo extraño es que a pesar de que nunca vayamos a ganar un premio suficiente para cambiar de vida, muchas personas siguen comprando cada semana sus cupones o billetes. ¿A qué viene un comportamiento tan irracional?

Primero está la tentación del premio gordo. Los anuncios están por todas partes para avisarnos de un bote de 20 millones de euros, o que ya está disponible la lotería de Navidad.

Pero si solo fuera por eso, en algún momento dejaríamos de comprar, cansados de gastar el dinero y no obtener nada. Allí es donde aparece la gran técnica de las loterías: regalar migajas de vez en cuando para que sigamos enganchados. De vez en cuando nos toca un reíntegro, y curiosamente nos sentimos felices porque la jugada nos ha salido gratis (pero en realidad no ha pasado nada). Normalmente volvemos a jugar el importe y lo perdemos, pero este ridículo logro nos ha reactivado el sueño.
Y si seguimos jugando, en algún momento nos tocará un premio de mayor calado. Nada para cambiar de vida pero algo más impactante. 100 euros, o incluso 500 o hasta mil euros. En este momento nos sentiremos los más listos y confiaremos en nuestra suerte. Pero, analizándolo, y considerando todo lo que habremos gastado antes y lo que gastaremos después, seguiremos perdiendo. Las loterías aprovechan muy bien nuestra memoria selectiva. Haga la prueba, busque a una persona que suela comprar lotería y pregúntele si alguna vez le ha tocado. Le contestará que sí, se acordará del importe, del momento, pero es muy probable que si le preguntan cuanto dinero ha gastado en su vida en lotería respecto a lo que ha ganado sea incapaz de contestar.

Sin embargo la respuesta es sencilla: si juega con frecuencia y durante un largo periodo, acabará recuperando la tercera parte de lo que ha jugado, que es lo mismo que decir que habrá perdido las dos terceras partes de todo lo gastado. Y si no fuera así, nadie organizaría loterías. Juegan con una ventaja: nos creemos más listos que los demás y que a nosotros sí nos va a tocar cuando esto depende totalmente del azar y tiene una probabilidad tan baja que ni en 1000 vidas ganaríamos el premio gordo.

Otro factor psicológico que se aprovecha muy bien en España es la envidia, especialmente para la lotería de Navidad. El propio sistema de jugar un mismo número por peñas, bares, oficinas, amigos, familias, hace que los miembros de estos grupos se sientan obligados a comprar, porque incluso los que no quieren comprar empiezan a pensar: ¿Y si les toca a los otros y a mí no? Es un pensamiento todavía más poderoso que el sueño de ganar. Claro, los otros no tienen más probabilidad de que les toque el premio, pero el miedo a ser la única persona en no haber comprado hace parecer barata la inversión. Esto hay que multiplicarlo por el número de círculos sociales en los que participamos, y acabamos gastando 100 euros cada año.

Recomendación de Ideas y Ahorro

Desde aquí, aconsejamos no comprar nunca lotería. No olvide que tan solo tiene una posibilidad de 50 millones de que le toque el Euromillón, y para otras apuestas, si la probabilidad es algo mayor, sigue siendo inalcanzable. Si se gasta 10€ semanales en la diversas loterías, y 100€ en la de Navidad, al año está despilfarrando 620€, y durante una vida laboral de 40 años habrá gastado casi 25.000€, un importe mayor que cualquier premio que tiene posibilidades de conseguir.

No se crea nada sobre sistemas para ganar. Tampoco vale comprar en un sitio donde haya tocado ya. Los que reparten más premios son los que más venden, nada más. No caiga en supersticiones. Esto es puro azar con una probabilidad tan baja que no le hará ganar.

Y no olvide: las loterías son un impuesto voluntario sobre los sueños. Si se queja de que el Estado le cobra demasiados impuestos, ¿no debería empezar por recortar este? Porque en este caso, soñar no es gratis.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

11 pensamientos en “Como no ganar la lotería: un impuesto sobre los sueños

    1. kull

      Yo estoy súper convencido de que el sorteo tanto de primitiva como de euromillón se hace mediante ordenador al que previamente le llegan todas las combinaciones posibles y escoge la que se decida esa semana. Es decir, si lo que se quiere es ir generando un bote cada semana mayor, se elige no premiar a nadie para ir subiendo dicho bote, y llegado el momento se decide premiar uno o varios boletos. Es mas, si alguna vez se investigara desinteresádamente esto que le digo y los resultados de dicha investigación se colgaran en la red, se crearía tal situación social de descontento, que no me extrañaría nada que se llegara a las armas contra el estado que nos gobierna.

      Responder
      1. Ideas y Ahorro Autor

        De nuevo, no comparto esas teorías de las conspiración. A mi me basta con decir que jugar a la lotería no merece la pena, porque la probabilidad es ridícula.

        Responder
  1. Santidrián

    Aunque sea a tres años vista de esta entrada…hay algo mucho peor que eso (el impuesto -revolucionario- sobre los sueños) y es la sospecha fundada de que las apuestas del Estado están amañadas. Algunos (pocos) se atreven a cuestionar unos juegos que apestan a fraude generalizado, en particular, en lo que respecta al reparto de los premios más suculentos (que es, normalmente, el primer premio). La informática juega un papel fundamental. Para algunos la clave dicen que radica en la hora o dos horas que transcurre desde que se cierran los Juegos y dejan de aceptarse nuevas apuestas, hasta que se realiza el Sorteo. Porque en ese lapso de tiempo, los Ordenadores Centrales facilitan a los Responsables de los Organismos de Lotería un cuadro completo de los números en los que se ha concentrado el mayor número de apuestas, así como de las poblaciones (o países) en las que éstas se han realizado. A partir de ahí y si se ha decidido previamente (para acumular Botes o por la razón que sea) que en ese Sorteo no deben aparecer máximos acertantes, NO aparecerán.

    Así se generan los famosos “botes” o “superbotes”. De vez en cuando, para disimular se cobrará el primer premio y luego como gancho o anzuelo se produce el amaño de los sucesivos multimillonarios botes. Incluso se han dado casos de que una combinación ganadora de un día se ha repetido (casi) en días subsiguientes. Se puede achacar al “azar” pero es muy sospechoso ese “azar”, qué le vamos a hacer. La corrupción, endémica, también tiene que haber llegado a un pastel tan jugoso como las apuestas del Estado, estoy convencido de ello.

    Los juegos de azar son el saqueo de los pobres, que son sobre los que descansa el grueso de la recaudación (a través de peñas o individualmente)

    Responder
    1. Ideas y Ahorro Autor

      Sin entrar en teorías de la conspiración (para tales acusaciones habría que aportar pruebas), basta con decir que la probabilidad de ganar es tan ridícula, que no merece la pena jugar nunca. Punto.

      Responder
  2. Miguel

    Es muy fácil pensar que este amañado. Por qué si no, en el sorteo no aparecen azafatas cogiendo la bola, y la cámara que GRABA el supuesto sorteo está robotizada, es decir sin un técnico que la oriente. De vez en cuando dan algún premio gordo y así nos quitan de la cabeza que son unos estafadores. Tenemos que tomar una decisión al unísono… DEBEMOS DEJAR DE JUGAR TODOS A LA VEZ. TENEMOS QUE DIFUNDIR ESTOS SABIOS CONSEJOS PARA QUE ESTA PANDILLA DE LADRONES NO SE LUCREN MÁS CON LOS SUEÑOS DEL PUEBLO.
    A esto también tenemos que sumar a la mafia de la ONCE.
    Hace un par de años, detecté como en Alicante habían salido dos acertantes de un premio gordo de La Primitiva, me quedé ciego al comprobar que ambos boletos estaban premiados en administraciones de Loterías uno en una calle y el otro en la otra administración de la calle contigua. Alucinante! No?
    Últimamente ya no ponen un enlace en Google Maps indicando donde ha sido agraciado el boleto… Yo creo que asta a ellos les da vergüenza.
    En fin!
    Mucho suena ya el rio !
    no creen?

    Responder
    1. Ideas y Ahorro Autor

      Como dije antes, no comparto esas teorías. Y llamar mafia a un organismo como la Once también me parece fuera de lugar. Aunque se financien vía un método discutible (la lotería), creo que han demostrado suficiente sus acciones sociales para no recibir este tipo de descalificaciones gratuitas.

      Responder
  3. No calles

    Que un premio grande de mas de 5 millones, por ejemplo, no trascienda entre amigos, conocidos, fisgones……, podría parecer lógico, aunque en este mundo de filtraciones, que no se filtren datos de algún o mas ganadores …….no es nada creíble………….PERO…………….lo que es determinante……es …..¿alguien ha escuchado a alguien, que haya escuchado a alguien, que haya escuchado a alguien………que su abuelita, su jefe, su vecino………se ha ganado 1000, 5000, 20000 € en algún sorteo (que no sea lotería)??……hago esa pregunta con frecuencia a gente al azar “Oye, conoces a alguien, que conozca a alguien…….que conozca a alguien, que haya ganado algo..?”..”Pués, NO”
    ..sin olvidar que es el típico premio con el que Don Paco o Doña Rosa gustarían de presumir, sin riesgo verdadero

    Anécdota……….los tres sorteos consecutivos anteriores y los dos posteriores al aumento del Euromillon, GANÉ (calderilla proporcional a lo que juego regularmente) luego volvimos a “la normalidad”…..NO creo que eso sea “azar”

    Stuxnet……..lo pongo como un ejemplo desmesuradamente exagerado.

    Conocemos alguna condena minimamente proporcional a cualquier acto de corrupción tan cotidianos desde hace años, por hechos, visibles, tangibles, evidentes y probados? Alguno? Y no hablo, claro, de condena al estilo “China” (bueno sería) NO, ¿No?

    Es probable que si cunden estos articulos “alguien” suelte unas migajas….tratemos de no mover la cola como el estupido perro del mal amo

    Y si dejamos de hacer los G………?

    GRACIAS POR SU ARTICULO

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)