¿Por qué operar con divisas en 2021?

operar con divisasEstamos en una economía global, y pese a que haya algunas tendencias hacia la convergencia, como la Unión Europea y el Euro, la norma general es que cada país tenga su propia moneda. El dólar, la libra esterlina, el franco suizo, el yen o el yuan son algunas de las divisas más importantes en el mundo, junto al euro. Pero, ¿Por qué operar con divisas en 2021? Vamos a ver las razones principales para hacerlo.

¿A qué me refiero con operar con divisas?

Voy a explicar la opción más sencilla, la compraventa de divisas. En realidad, cuando compras otra moneda, estás haciendo un intercambio con la tuya, puesto que ambas son modos de pago.

¿Dónde se compran las divisas? No existe una bolsa de monedas. El mercado de divisas en realidad está descentralizado, con multitud de actores comprando y vendiendo. Para acceder al mercado lo normal es pasar por un intermediario, uno de los muchos “Forex brokers” que hay en actividad. Forex es una palabra que resume los términos “Foreign Exchange”, que en español traduciríamos como mercado de divisas.

Una de las características de operar con divisas (o Forex) es que la mayoría de los operadores permiten usar el apalancamiento. Se trata de una herramienta que permite operar con más presupuesto del que se dispone. Por lo tanto, es un multiplicador, que permite conseguir mayores beneficios, pero también aumenta en la misma proporción el riesgo de pérdidas, que en un mercado tan volátil es importante. Eso siempre hay que tomarlo en cuenta.

¿Por qué operar con divisas?

Hay muchos motivos para la compraventa de divisas o trabajar con herramientas más avanzadas como opciones y otros productos financieros. Voy a citar las tres opciones principales.

Sacar provecho de las evoluciones a largo plazo

El comportamiento de una divisa respecta a otra suele estar muy relacionado con la evolución de su economía, al menos a largo plazo. Si un banco central tiene una política muy inflacionista, y otro estado no hace lo mismo, lo más probable es que la moneda del primero pierda valor, mientras se aprecia la del segundo. Evidentemente, es mucho más complejo que eso e influyen muchos factores, pero entiendes la lógica.

Lo importante del razonamiento es que, si anticipas las evoluciones respectivas de dos economías, puedes usar sus divisas para sacar provecho. Por ejemplo, si piensas que en los próximos años la cotización del dólar frente al euro va a subir mucho, puedes comprar dólares y esperarte a que se cumpla tu predicción, para venderlos más adelante con un buen margen de beneficio.

La ventaja de operar a largo plazo con las divisas es que puedes basarte en fundamentales de la economía y grandes tendencias, y no depender de otros factores que pueden hacer variar la cotización en el día a día. Es un poco lo mismo que lo que ocurre en el mercado de valores con las acciones.

Operar con divisas a corto plazo

Otra opción para usar el mercado de divisas para ganar dinero es simplemente especular a corto plazo. Puedes anticipar eventos, como las decisiones de los gobernadores de los principales bancos centrales, y valorar cual puede ser el impacto a corto plazo sobre las cotizaciones, para sacar un beneficio.

A corto plazo es cuando se suele usar mucho el apalancamiento. Por ejemplo, si usas un factor de 10, podrás operar con 10 veces más de lo que tienes, y así multiplicar el resultado en la misma proporción. Así, si la divisa que has comprado sube un 3%, habrás ganado un 30% en muy poco tiempo. Pero, como te indiqué antes, eso va en ambas direcciones. En caso de que baje un 3%, habrás perdido un 30%. El apalancamiento se tiene que usar con mucho cuidado.

Cubrir el riesgo de cambio

Otro interés significativo del mercado de divisas es cubrir el riesgo de cambio. Eso lo hacen las empresas multinacionales, para que el valor de sus ventas no se vea afectado por los cambios de cotización.

Pon, por ejemplo, que vendes productos a E.E.U.U. por un valor de 10.000 dólares americanos. En el momento de la venta, y del envío de los productos, esas ventas representan un valor de 8.000 euros. Entre el plazo de entrega y el plazo de cobro, pueden pasar muchas cosas, y al final, cuando recibes el pago, los 10.000 dólares podrían valer solo 7.000 o 9.000 euros.

Como la empresa no tiene una vocación financiera y quiere asegurar los 8.000 euros, lo que hace es contratar una opción, que le permite en la práctica fijar el tipo de cambio. Contrata un producto financiero para comprar a fecha del vencimiento de la factura 10.000 dólares a un precio de 8.000 euros.

De la misma manera, una persona que tenga una cartera de acciones en dólares puede querer contratar una cobertura, para evitar perder valor por los cambios de cotización de las divisas.

¿Qué elementos hay que seguir en 2021?

2021 es un año con muchos cambios y muchos retos. Varios factores pueden tener un gran impacto sobre los mercados de divisas.

  • El Reino Unido ha salido oficialmente de la Unión Europea el 31 de diciembre del año pasado. No estaba en el Euro y siempre ha mantenido la independencia de su moneda, pero las consecuencias del Brexit pueden afectar la cotización de la libra frente al euro y otras divisas.
  • Estados Unidos tiene un nuevo presidente. Las decisiones que tome pueden tener un impacto grande sobre la primera economía del mundo, y por supuesto sobre la cotización del dólar.
  • La situación de la pandemia y la distribución de las vacunas debería tener un efecto positivo sobre la economía de los países que peor lo han pasado en 2020, especialmente Estados Unidos y la Unión Europea. Pero falta por ver como evoluciona la pandemia o la recuperación real de esas economías.

 

Y eso es lo que te quería contar sobre operar en divisas en 2021. Recuerda informarte muy bien de los riesgos y beneficios de cada servicio que uses.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)