Préstamos rápidos: todo lo que tienes que saber

Hoy en día, conseguir un crédito en el instante es una realidad, gracias a Internet. Existen entidades de préstamos online que te permiten obtener dinero en cuestión de minutos, con un proceso muy sencillo. Vamos a repasar lo que tienes que saber antes de pedir un crédito rápido.

¿Cuándo pedir un préstamo rápido?

Creo que es importante insistir sobre la responsabilidad a la hora de pedir un crédito. Cuando lo haces, tienes que tener la certeza de que lo vas a poder pagar. Por lo tanto, solicitar préstamos online en el acto puede servir si tienes un gasto urgente y luego recibirás tu nómina, o cualquier otra entrada de dinero que tienes asegurada. El propósito de los créditos rápidos es poder resolver una necesidad puntual de dinero, limitada en el tiempo.

Un muy buen ejemplo es si recibes una multa. Sabes que normalmente si la pagas en los primeros días te cobran mucho menos que si te esperas. Pero, si no tienes el dinero en este momento, no tienes más remedio que esperarte y pagar más. Con un préstamo rápido, puedes pagar la multa, y luego abonas el préstamo con la siguiente nómina. Lo que pagues de intereses será menos que lo que te ahorres de la multa, así que compensa. En ese tipo de situaciones, los créditos rápidos son muy útiles.

¿Cuánto dinero puedes pedir?

Normalmente, se trata de pequeñas cantidades, alrededor de unos cientos de euros. Ten en cuenta que por eso la plataforma de crédito tiene una respuesta rápida. Reparte el riesgo  entre muchos clientes, un principio de buena gestión financiera que muchas veces he comentado en el blog: la diversificación.

¿Cuál es el plazo?

Es para plazos cortos. Por eso te decía antes que el propósito es poder solucionar un pago rápidamente, sabiendo que luego tendrás un ingreso para devolver el crédito. Normalmente ese tipo de préstamo se hace para una duración aproximada de un mes.

Un préstamo a tu medida

Otra característica importante de este tipo de crédito es que los puedes configurar en función de tus necesidades. Puedes elegir el importe que quieres recibir, y también tienes un margen para establecer el plazo de devolución. Suele ser muy sencillo, con barras para modificar importes o plazos. Por ejemplo, si necesitas 400€ y sabes que vas a poder devolver esa cantidad en 20 días, puedes perfectamente escoger esos parámetros. No tienes porque pedir más dinero que lo necesario ni por un plazo superior a lo que te hace falta.

Respuesta rápida

Se llaman préstamos rápidos porque solamente se tarda unos minutos para solicitar el crédito, y normalmente muy poco tiempo adicional para recibir una respuesta por parte de la entidad. Una vez que está aprobado, ingresan el dinero en la cuenta bancaria en muy poco tiempo, para que puedas hacer frente a este gasto imprevisto.

Intereses

El servicio de préstamo rápido tiene un coste, que se ve reflejado en los intereses. Para saber cuánto te costará, tienes que fijarte en el TAE que figura en el portal que hayas elegido para obtener el dinero.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)