Si te puedes permitir comprar su producto, te puedes permitir comprar sus acciones

De vez en cuando, leo otros blogs sobre finanzas personales, y hace poco, navegando por la blogosfera norteamericana, me encontré con esa frase: “if you can afford the product, you can afford the stock”, que he traducido por el título de este post. La verdad es que es una idea interesante, que te plantea la cuestión de las prioridades en las compras. Voy a dedicar este artículo sobre el tema.

Algunos ejemplos de productos y empresas cotizadas

Hice una pequeña selección, con empresas que operan en España y que son bastante conocidas, para que veas que igual que compras sus productos, podrías comprar sus acciones.

  • Inditex (Zara).  En el momento de la redacción del artículo, la cotización de la empresa estaba por los 28€ por acción, con un PER de casi 25 (bastante elevado) y una rentabilidad del dividendo del 2,82%. Ahora bien, cuando vas a comprar ropa al Zara, es muy fácil que te gastes mucho más de esos 28€.
  • Apple. La cotización de la empresa de la manzana en el Nasdaq está por los 188$, con un PER de 18 y una rentabilidad del dividendo del 1,55%. Si te has comprado el último iPhone, probablemente te hayas gastado lo que valen unas 5 acciones de Apple.
  • Volkswagen (Seat). La marca de coches española es una de las preferidas de los consumidores en este país, y pertenece al gigante alemán Volkswagen, que cotiza en esos momentos a 163€, con un PER un poco mayor a 6 y una rentabilidad del dividendo del orden del 3,4%. Si has comprado tu coche con un crédito, seguro que la cuota mensual cuesta lo mismo que dos acciones de la marca.

Estaba pensando en poner más ejemplos de más productos, pero la verdad es que sería un poco repetitivo, y creo que ya has pillado la idea.

Tus decisiones de compra e inversión

Claro que es imprescindible tener ropa. Claro que necesitas un medio de transporte. Por supuesto que tener un teléfono inteligente es fundamental hoy en día. Esa no es la cuestión. Pero, reconócelo, cuando compras, muchas veces lo haces más por gusto que por necesidad. El mayor ejemplo es evidentemente el iPhone. Racionalmente, tiene poco sentido comprarse un teléfono de 800€ cuando hay otros muy buenos en el mercado por menos de 200€. No niego que pueda tener unas funcionalidades mejores que los demás, pero desde un punto de vista de compra racional, es un lujo.

Y no critico a nadie por comprarse un iPhone. Mi punto es que si tienes el dinero para este tipo de compra (y muchas más), entonces tomas la decisión de gastarte el dinero en eso, cuando podrías haberle dado otro uso, como por ejemplo el ahorro o la inversión. De haber decidido comprar acciones de Apple cada año en lugar de su último modelo, hubieras conseguido dividendos y plusvalías, mejorando tu situación patrimonial.

¿Ves a qué quiero llegar? Simplemente, quiero que te des cuenta que, muchas veces, cuando decimos frases como “no tengo dinero para invertir” o “no consigo ahorrar”, en realidad deberíamos ser más honestos diciendo “tengo otras prioridades de compra”.

¿Estás de acuerdo? Espero tu opinión en la sección de comentarios.

PD: comprar acciones de empresas de las cuales eres cliente puede ser una buena estrategia de inversión, siempre que te informes de la situación financiera de las compañías. Por lo general, estarás más informado de sus productos y estrategias.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)