Si no te gusta: devuélvelo, ¡no te cortes!

devolver un productoOcurre mucho más a menudo de lo que queremos reconocer. Por puro impulso o porque te encontraste con un comercial muy convincente has comprado algo, pero ahora, poco tiempo después, ya no te convence tanto. Si es algo de mucho valor probablemente lo vayas a hacer. Pero, para importes menores, nos inventamos unas cuantas excusas para no ir a devolver la compra de un producto. Este es el consejo de ahorro nº77 en este blog.

Leer másSi no te gusta: devuélvelo, ¡no te cortes!