Aprende a ser un “manitas” para ahorrar

aprende-a-ser-un-manitasDentro del decálogo de consejos financieros que te dimos hace ya algún tiempo estaba una idea muy importante: muchas veces, cuando haces las cosas por ti mismo puedes ahorrar mucho dinero. Es cierto para un gran número de actividades, desde cocinar hasta el tema del que quiero hablarte hoy: decorar y arreglar tu casa. Es nuestro truco de ahorro nº75.

No lo puedes hacer todo…

Para empezar, una evidencia: es mejor que seas consciente desde el principio que no lo podrás hacer todo, y que algunas cosas que parecen fáciles requieren un mínimo de experiencia y formación, si no quieres provocar un problema mayor que el que intentabas solucionar. En temas eléctricos, de fontanería, o de instalación de gas, por citar algunos ejemplos, será mejor que cuentes con algún profesional, aunque solo sea para guiarte en el proceso.

… pero puedes hacer mucho

Dicho eso, el abanico de posibilidades para una persona sin muchos conocimientos de bricolaje es muy grande. Con poner un mínimo de interés por saber como se pueden hacer algunas reformas o arreglos te das cuenta muy rápido que se pueden hacer muchísimas cosas. Hoy en día, es muy fácil conseguir herramientas y materiales de construcción, por ejemplo en una tienda online como Constructor. Y por supuesto, tendrás profesionales para asesorarte tanto para la elección del producto como para su uso.

Un pequeño ejemplo

Imaginemos que tienes un perro y quieres tenerle una casita de madera, para que vaya a juego con el estilo de tu jardín. Tienes muy fácil encontrar un tutorial en Internet para saber exactamente lo que necesitas y como lo puedes hacer. Una vez que has definido el tipo de madera que quieres y las medidas necesarias, puedes contar con el servicio de corte a medida para no tener que complicarte en hacerlo por tu cuenta. Ya con todos los elementos preparados, te tocará proteger la madera con alguna capa de exterior y juntar todas las piezas, con clavos, tornillos o pegamento, lo que más eficiente resulte.

Te sorprenderías viendo la diferencia de precio entre tu creación y algo similar ya construido que podrías encontrar en el mercado. Y es que además será algo que hayas hecho por tu cuenta, personalizado a tu gusto y que normalmente da mucha satisfacción personal preparar.

¿Estás dispuesto a descubrir tus habilidades?

Es cierto que muchas personas tienen la creencia de que el bricolaje es algo muy complicado y que no van a ser capaces de hacerlo. Pero te sorprenderías de lo rápido que se aprende y de lo sencillas que son algunas cosas. Puedes empezar con cosas más básicas, como pintar (aunque para hacerlo bien hace falta un mínimo de técnica), y de allí ir pasando a arreglos un poquito más complejos. Lo más probable es que te diviertas y tengas una experiencia agradable, a la vez que ahorrativa.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)