Aprender a ahorrar para niños: la paga como herramienta

aprender a ahorrar para niñosLa paga es una costumbre cada vez más extendida. Los padres dan a sus hijos cada semana o cada mes una cantidad para sus gastos y oficialmente es para que se hagan una idea del valor del dinero. Sin embargo, es una herramienta que puede dar resultados opuestos a lo previsto. Para que los niños puedan aprender a ahorrar, hay que usar el recurso con cabeza. Este artículo contiene nuestro consejo para ahorrar nº53.

1º- Aprender a ahorrar: la educación de los niños es lo más importante

El factor determinante para que una persona tenga conciencia del valor de las cosas y de la importancia del ahorro no es tener o no una paga. Muchas personas que nunca han tenido una paga gestionan perfectamente su economía personal, otras muchas no saben hacerlo, y pasa lo mismo con los que la recibieron.

Un elemento muy importante sin duda es aprender a que las cosas no se consiguen inmediatamente, y que hay que esperar o ahorrar para logralas.

Si unos padres le pagan todos los caprichos a su hijo, acabará pensando que el dinero es algo fácil de conseguir. No importa si recibe una paga o no. Si se acostumbra a recibir las cosas de inmediato, tendrá más probabilidad de dejarse seducir por la facilidad de los créditos.

Cuando un niño o un adolescente quiere algo, tiene que saber que no lo va a conseguir de inmediato. Tiene que darse cuenta sus padres ahorran para cambiar el coche o irse de vacaciones. Tiene que ver el ejemplo de personas que se piensan las cosas antes de hacer una compra impulsiva. Aprender a esperar es muy importante.

De hecho, el tiempo permite hacer el filtro entre las cosas que de verdad quiere con las que son un capricho del momento.

2º- La paga no es un sueldo en casa

Algunos padres piensan que para que sus hijos valoren el trabajo, es necesario que hagan tareas domésticas a cambio de dinero. Es un error. En casa todas las personas tienen que colaborar y ayudar por que sí, sin el aliciente de un premio.

Si se da dinero a cambio de hacer tareas, el niño puede acabar pensando que todos sus esfuerzos merecen un premio inmediato. Y la vida no funciona así.

Todavía es peor la idea de dar dinero a cambio de buenas notas. Un niño o un adolescente tiene que darse cuenta que sus estudios son para él, para su futuro, no para complacer a sus padres ni para conseguir dinero extra. Darle un dinero a cambio de buenos resultados solo le podrá confundir sobre la importancia de las cosas.

3º- ¿Cuando empezar a dar una paga?

Si has decidido dar una paga a tus hijos, primero te tienes que esperar a que tengan una edad suficiente para valorar el dinero. Antes de los 8 o 10 años no tiene mucho sentido darles nada. Para que unos niños puedan aprender a ahorrar tienen que ser capaces de entender al menos de forma básica como funcionan el dinero y la economía

4º- ¿Cuánto dar de paga a los niños para aprender a ahorrar?

La paga tiene que ser una cantidad simbólica.

Si das a un niño de 10 años 30€ al mes le está poniendo las cosas muy fáciles y se arriesga a que haga muchos gastos tontos o malos para su salud (chucherías). La idea de la paga es que tenga algo para caprichitos, pero que tenga que ahorrar para conseguirlos. Con 5 o 10€ mensuales ya debería ser más que suficiente. No olvidemos que los padres se encargan de pagar todo lo que es necesario.

Ya con adolescentes, se puede ampliar la cantidad. Por ejemplo hoy en día casi todos tienen un teléfono móvil, por lo que se puede elegir la forma de pago por recarga de saldo. Así se da un presupuesto para comunicaciones y vida social. Pero de nuevo hay que ser muy razonable. Unos 20 o 30€ mensuales serían por ejemplo más que suficientes.

En algunos casos, especialmente en familias con más ingresos, los hijos piden una paga mucho mayor. Argumentan que sus amigos tienen más, que así no llegan, etc. Por supuesto es decisión de cada padre, pero la manera de educar de los otros padres no debería influir en la tuya, especialmente si es para dar más dinero sin hacer preguntas.

En ningún caso la paga debe convertirse en una forma fácil para los padres de tener contentos a sus hijos. Porque de ser así, se transmite la idea del dinero fácil y los hijos se exponen a futuros problemas.

5º- La paga es revocable

Si ves que el sistema no funciona, que tus hijos te reclaman ese dinero como algo que se les debe, o cualquier otra causa que te parezca justifica, puedes perfectamente dejar de dar la paga.

Los padres son los que en última instancia toman todas las decisiones educativas, y tienen todo el derecho de cortar el suministro si ven que la paga no cumple su objetivo. Esto no quita que los padres seguirán atendiendo las necesidades de sus hijos.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Cuánto das de paga a tus hijos? ¿Piensas que es mejor no darles nada? ¿Cuál te parece la mejor forma para que niños consigan aprender a ahorrar?

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)