Como aprovechar el desempleo para mejorar tu perfil

En algún momento de tu carrera, puede que te encuentres sin trabajo. Mientras vayas buscando empleo, tienes dos opciones: no hacer nada, o aprovechar el tiempo libre para mejorar tu perfil profesional y tus opciones para que te empleen. Sin duda la segunda opción me parece la más fructífera, y te voy a dar unos ejemplos reales que lo ilustran.

A veces, el mercado de trabajo es muy escaso

En el momento de redacción de este artículo, España sigue teniendo unos niveles de desempleo bastante altos, pese a la recuperación económica iniciada unos años atrás, después de la crisis. Pero la escasez de trabajo no siempre se debe a condiciones macroeconómicas. Simplemente, puede que tengas un perfil muy específico, para un tipo de trabajo que no es tan habitual, y que por lo tanto te cueste encontrar un empleo cuando te encuentras en el paro.

No vas a ir buscando ofertas las 8h del día

Seamos honestos, cuando estás en el paro no vas a estar respondiendo a ofertas de trabajo durante las 8h del día los 5 días de la semana. No hay tantas ofertas. E incluso si usas técnicas más agresivas para encontrar trabajo, como presentarte a las empresas y repartir tu currículum personalmente, es poco probable que eso te ocupe todo el día todos los días.

Entonces el peligro es vivir el paro como si fueran vacaciones forzosas. Digo que es un riesgo, porque mientras tanto, estás desaprovechando la oportunidad de mejorar, y también pierdes el ritmo de la vida laboral.

Formarte para mejorar tu perfil o reorientar tu carrera

A veces no hay ofertas de trabajo para tu perfil, y a veces sí que las hay, pero resulta que no te escogen porque tu currículum no es tan bueno como el de otros candidatos. Puede que tu nivel en un idioma sea un poquito peor que la media de los que aplican al empleo, o que no sepas usar un software concreto, etc. En esos casos, aprovechar el tiempo libre para formarte es un gran acierto. Te apuntas a clases de idiomas, aprendes a manejar un programa, y finalmente mejoras tu perfil, sin cambiar de objetivo laboral. Sigues echando candidaturas a los mismos trabajos, pero con más opciones de conseguirlos.

Tu otra opción es formarte en otras cosas, lo que te permite acceder a otros tipos de trabajo y reorientar tu carrera. En este caso, te estoy hablando de formación académica, desde un módulo de formación profesional hasta una nueva carrera o un máster. En esos casos, como sigues buscando trabajo, tienes que buscar soluciones que te permitirían optar a seguir con tus estudios en caso de que consiguieras un empleo antes de terminar la formación. Quizás la mejor opción sea optar por cursos a distancia. Así, si te contratan podrás decidir si sigues adelante con la parte educativa o si la dejas de lado. No te verás forzado a elegir entre trabajo y estudios por la incompatibilidad de horarios.

Algunos ejemplos de éxito

He conocido a varias personas que han reorientado totalmente su carrera profesional aprovechando el tiempo que estaban en el paro.

  • Una conocida llevaba varios meses en el paro, cuando decidió darle una vuelta a su carrera profesional. Empezó a tomar clases de pilotaje, le gustó, y con el tiempo se convirtió en piloto de líneas comerciales.
  • Otra persona me contó que durante un periodo de paro notó que en pocas semanas se podía pasar el CAP (la titulación para poder dar clases). Se apuntó, consiguió la certificación, y más adelante respondió a ofertas de trabajo en la enseñanza, con éxito. Entonces descubrió que le encantaba, y dejó atrás su antigua profesión. Es cierto que hoy en día cuesta más conseguir el CAP, pero el ejemplo sigue siendo válido.

También están los que han perfeccionado su perfil profesional.

  • Un conocido decidió estudiar un nuevo idioma, pero no como la mayoría de las personas que se apuntan a clases de inglés como uno se registra en el gimnasio a principios de años por los buenos propósitos. Él se lo tomó en serio. Ya hablaba inglés, así que optó por el italiano. A los pocos meses tenía un nivel correcto, por encima de lo básico. Y este conocimiento hizo la diferencia cuando se presentó a un proceso de selección para una empresa que era filial de una compañía italiana.
  • Y como último ejemplo, el de una amiga que durante su desempleo aprovechó para refrescar sus habilidades con Microsoft Excel. En la siguiente entrevista, le hicieron una prueba práctica de manejo de las hojas de cálculo, con algunas funcionalidades que no eran las más habituales. Pero mi amiga lo tenía todo muy fresco, y superó el test con comodidad.

 

¿Te ha pasado a ti? ¿Has conseguido alguna vez un trabajo gracias a lo que habías aprendido durante un periodo de desempleo? No dudes en compartir tu experiencia con el resto de lectores.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)