Consejos importantes antes de pedir un crédito

consejos pedir créditoSi estás pensando en solicitar un préstamo, es importante que tengas en cuenta algunos consejos para pedir un crédito de manera efectiva y razonable, además de planificarte para maximizar tus opciones de obtener una respuesta positiva. A continuación, te comparto algunas de las principales recomendaciones para solicitar un crédito

El principal de los consejos para pedir un crédito: ¿de verdad lo necesitas?

Que haya muchas opciones de financiación en el mercado no significa que tengas que solicitar un préstamo para cualquier cosa. Si quieres tener una buena gestión de tus finanzas personales, tendrás que reconocer cuando es apropiado pedir un crédito, y cuando deberías pensar en otras opciones.

Un préstamo es una buena herramienta cuando te permite aumentar tus ingresos futuros. Por ejemplo, si financias una formación que te ayudará a conseguir un mejor trabajo, o si lo usas para comprar una herramienta que te permitirá conseguir más ventas. También se puede considerar que un crédito hipotecario puede ser útil si compras una vivienda a un precio racional y para un plazo razonable.

No suele ser buena idea usar un préstamo para tapar agujeros, puesto que, en muchos casos, será “pan para hoy y hambre para mañana”, con el inconveniente de tener que pagar intereses adicionales. Tampoco suele ser la mejor idea usar financiación para comprar productos o servicios que no sean imprescindibles.

Tienes que conocer tus necesidades y objetivos

Antes de acudir a una entidad financiera, es importante que sepas exactamente cuánto dinero necesitas y para qué lo vas a utilizar. Esto te permitirá elegir el tipo de préstamo más adecuado y evitar solicitar un importe mayor del que realmente necesitas. Además, es importante que hayas diseñado un borrador del plan de cómo utilizarás el dinero, y, sobre todo, de cómo lo devolverás.

Calcula tu capacidad de pago

En la línea de lo que comentaba antes, uno de los consejos previos a que vayas al banco a pedir un crédito es que hayas estudiado tus fuentes de ingresos. Normalmente hablamos de nóminas, pero quizás también recibas otros tipos de rendimientos y rentas, como un alquiler de vivienda, dividendos o intereses.

También deberás conocer tu patrón de gastos, y así sabrás cuánto podrás destinar a pagar el préstamo. Ten en cuenta que las entidades suelen establecer límites en función de tus ingresos mensuales. Pero, lo más importante es que evitar endeudarte más de lo que puedes destinar cada mes para devolver el crédito y pagar los intereses.

Compara diferentes opciones

Hay muchos productos bancarios y formas de diseñar los préstamos, aunque en España normalmente prevalece el sistema de amortización francés, que se basa en cuota mensuales idénticas durante toda la duración del préstamo. Pero hay otros factores, como los tipos de interés, las comisiones, y los otros formatos de amortización.

Además, las entidades pueden exigir distintos requisitos, e integrar algunas condiciones en el contrato. Por eso, es fundamental que analices con cuidado todos los parámetros y condiciones, para así comparar las diferentes opciones que te ofrecen distintos bancos antes de tomar una decisión.

La importancia del tipo de interés

El mayor coste de un préstamo se materializa generalmente en el tipo de interés que aplica la entidad, aunque puede haber otros gastos asociados, como comisiones de apertura y similares. Para comparar mejor cuanto cuesta un crédito, puedes basarte en la Tasa Anual Equivalente, la referencia que integra en un solo porcentaje todos los costes del préstamo, y que las entidades tienen la obligación legal de comunicar.

Además, tienes que mirar si el tipo es fijo o variable. Generalmente, los tipos variables se aplican a algunos préstamos a muy largo plazo, como los créditos hipotecarios, y comportan un riesgo adicional, el de subida de tipos.

Comprueba que no estás en un registro de morosos

Antes de otorgarte un crédito, además de analizar toda la información de tu solicitud, la entidad va a comprobar si tienes alguna deuda pendiente, y también revisará las bases de datos de morosos. Si alguna vez tuviste un impagado con alguna empresa, o incluso un litigio, no es mala idea comprobar si la situación se subsanó. Aparecer en alguno de los ficheros de moroso suele suponer un rechazo casi automático del préstamo.

Otros de los consejos importantes antes de pedir un crédito: negocia las condiciones

No basta con comparar entre las diferentes entidades financieras. Deberías usar la información que te dan para aprovechar la competencia en el mercado libre y conseguir mejores condiciones. El caso más habitual es cuando te gustaría trabajar con un banco en concreto, pero otro te ofrece un préstamo más interesante. Deberías entonces compartir las condiciones del otro banco con el que te interesa, para ver si se ajustan o incluso ofrecen algo mejor. Funciona con mucha más frecuencia de la que puedes imaginar.

Ten lista la documentación

Lo mínimo que te suelen pedir las entidades financieras es tu documento de identidad y un justificante de tus ingresos. Según el préstamo que solicites y el banco, la información que te van a pedir será diferente. Puedes echar un vistazo a la página web de la entidad o contactar con el asesor. A menudo te pedirán copia de tus últimas nóminas, de tu contrato de trabajo y de la última declaración de la renta. Incluso pueden solicitarte garantías adicionales y avales. Me refiero, por supuesto, a préstamos de cierto valor. Para microcréditos, a menudo no piden casi nada de documentación.

No caigas en ofertas engañosas

Al margen de las entidades financieras más consolidadas, puedes conseguir créditos en muchas organizaciones. Ten siempre cuidado y no olvides nunca de preguntar todas las condiciones y de exigir que te informen de la TAE. Como siempre, piensa que, si algo es demasiado bueno para ser cierto, probablemente no lo es, y extrema la prudencia. Evitar los fraudes financieros es fácil con un poco de sentido común.

 

Con esos consejos podrás pedir un crédito con mayores garantías. Recuerda, tomar un préstamo es una responsabilidad, y requiere planificación e información. Conociendo todas las condiciones, los costes y el plan de amortización, podrás tomar la mejor decisión para tus finanzas personales.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)