Ideas para escapadas románticas baratas

Escapada Romántica BarataQuerer ser cuidadoso con el dinero no tiene porque ser contrario a la diversión. Por ejemplo es posible organizar escapadas románticas baratas y convertir un fin de semana en un momento especial para dos personas. En este post, vamos a detallar unas cuantas ideas para hacerlo al mejor precio. Este artículo es el número 42 en nuestra serie de artículos sobre maneras de ahorrar dinero.

No tienes que irte muy lejos

Es curioso como muchas veces pensamos que para ser romántica, una escapada tiene que realizarse muy lejos de nuestra casa. Está claro que irse juntos a Venecia o París es muy bonito, pero normalmente también es extremadamente caro, y el primer consejo para organizar algo romántico y barato es precisamente no tener que gastar mucho en desplazamiento.

Muchas veces desconocemos los sitios encantadores que nos rodean. Cada provincia tiene pueblos típicos, paisajes naturales o monumentos históricos que merecen la pena, y es frecuente encontrarse con personas que a pesar de vivir a escasos kilómetros, no los conocen. Antes de planear escapadas costosas a lugares exóticos, ¿por qué no investigar un poco en la cultura local y ahorrar en transporte?

Si tienes coche

Una vez tengas decidido en que zona quieres organizar la escapada romántica barata, si tienes coche puede ser la forma más cómoda de viajar, especialmente si como ya dijimos no vas muy lejos. Queda el aspecto crucial del alojamiento.

Casas rurales

En mi opinión, la mejor opción para un fin de semana romántico son las casas rurales. La buena noticia para el viajero es que hay una clara sobreoferta en turismo verde, ya que se puso muy de moda este tipo de negocio en los años anteriores a la crisis. Su tasa de ocupación es baja, especialmente en algunas provincias, lo que permite negociar buenas tarifas y conseguir alojamiento de calidad al mejor precio. Suelen ser negocios familiares, por lo que la negociación es posible y recomendable.

El alojamiento rural ideal es una finca en plena naturaleza, cerca de actividades lúdicas (paseo a caballo, barranquismo, o cosas más relajadas) y a una distancia no muy lejana de un pueblo o ciudad para poder ir a disfrutar de aspectos gastronómicos o culturales.

Hoteles

Otra opción es escoger un hotel, normalmente en la ciudad. Allí probablemente los precios sean más altos que en un alojamiento rural, y suele ser algo más difícil negociar precios (para no decir imposible en algunas cadenas nacionales). Es importante fijarse en la posibilidad de aparcamiento gratuito, ya que muchos hoteles se ubican en zonas donde es muy difícil aparcar en la calle, y cobran muy caro el servicio de garaje.

Si no tienes coche

Para seguir teniendo movilidad, una buena opción es alquilar un vehículo, algo que se puede conseguir a veces por poco dinero. Sino quedan básicamente dos opciones.

Transporte público

En este apartado, es cierto que una escapada suena más romántica si se viaja en tren que en autobús, pero la segunda opción suele ser mucho más barata que la primera. Si partimos de la base que el lugar de alojamiento no estará muy lejos de casa, es perfectamente posible optar por el bus. Ahora que el AVE se ha convertido en un casi monopolio en muchas líneas, incluso sus tarifas con compra anticipada siguen siendo mucho más caras que el viaje por carretera.

Compartir coche

Si te preocupa el medio ambiente y no quieres gastar mucho en el desplazamiento, puedes elegir ir de pasajeros en un coche compartido. Hace unos meses explicamos como funcionan estos sistemas de carpooling, y la verdad es que se viaja cómodo por poco dinero.

Vuelos

Si nos haces caso del consejo de pasar tus escapadas románticas cerca de casa, al menos puedes leer nuestras recomendaciones para que el vuelo no se salga por un ojo de la cara.

Elegir el destino en función del precio

La mejor forma de viajar barato es anteponiendo el precio de los vuelos al destino. Muchas páginas de Internet tienen ofertas para viajas a destinos que van cambiando según los días, y si tienes una mente abierta, puede llegar a conocer sitios que nunca hubieras imaginado visitar.

Aprovechar las compañías de bajo coste

Por supuesto, para una escapada barata en general lo mejor es volar con una low cost, pero siempre tienes que asegurarte de que de verdad estás consiguiendo el mejor precio. Son pocas las compañías que publican a la primera el precio final real, y a veces con las diversas tasas puedes llegar a pagar más con una aerolínea barata que con una normal.

Tarjeta de puntos

Tanto si acostumbras a viajar en avión como si no, sácate las tarjetas de puntos de las compañías con quien vueles. De vez en cuando salen ofertas muy buenas para acumular puntos, y de cuando en cuando podrás viajar casi gratis (pagando solo las tasas de aeropuerto).

Investiga los accesos al aeropuerto

Hace unas semanas, publicamos un artículo que explicaba la forma más barata para ir desde el aeropuerto de Orly al centro de París. En muchas ciudades en Europa pasa lo mismo: los turistas no conocen las vías alternativas y acaban pagando verdaderos atracos en los accesos a los aeropuertos. Investigar un poco antes de la escapada puede dar para una cena romántica.

 Alojamientos baratos

Como hablamos de una escapada romántica, hasta ahora hemos citado formas de alojamiento con más glamour (hotel o casa rural). Pero si donde dormir no es tu prioridad y tienes una mente aventurera, tienes opciones muy baratas para pasar la noche. Podemos citar los tradicionales hostales (algunos tan buenos como hoteles), así como la opción de compartir casa gratis (Couchsurfing) o pagando poquito (Airbnb).

Eso por lo barato, ahora por lo romántico:

Todo lo que hemos descrito anteriormente es puramente logístico, y en eso no hay mucha diferencia entre escapadas románticas baratas y escapadas baratas. Falta el ingrediente especial: el romanticismo. Aquí tienes algunas sugerencias.

Crea un ambiente especial

Hasta una noche durmiendo en el coche puede llegar a ser romántica, y una noche en un hotel de cinco estrellas la cosa más aburrida del mundo. Uno de los ingredientes para que la escapada sea romántica es crear un ambiente especial. Por ejemplo, si te ingenias para cubrir el suelo de la habitación y la cama con pétalos de rosa, y tienes una botellita de champán en la nevera (todo eso lo puedes haber llevado de casa por poco dinero), puedes crear magia. Solo deja hablar tu imaginación.

Busca actividades originales

En lugar de hacer lo típico (ir a comer a restaurantes, visitar museos, pasear por las calles), tienes la oportunidad de romper la monotonía con propuestas diferentes. Busca algo que le podría gustar a tu pareja y proponle montar a caballo, hacer patinaje sobre hielo, esquiar, un paseo en barco, o cualquier cosa que creas que podáis apreciar juntos.

Que la escapada sea una sorpresa

Si de verdad quieres que sea algo especial, tienes que sorprender. Y la mejor forma de sorprender, es llevar a tu pareja de escapada sin previo aviso. En este caso ya no importará ni adonde vais, ni el alojamiento, ni lo que vais a hacer. El mero hecho de que sea una sorpresa convierte en toda la escapada en romántica.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)