¿Me compensa contratar un seguro de vida?

seguro de vida¿Te has parado a pensar alguna vez qué ocurriría con tu familia si te pasara algo? Hablo del caso de un fallecimiento prematuro o de una invalidez grave. Esos eventos harían desaparecer o reducirían notablemente los ingresos que aportas ahora para sustentar tu hogar. Para anticipar esa eventualidad y minimizar sus efectos, lo lógico es contratar un seguro de vida. Por eso, te voy a contar todo sobre los beneficios de este tipo de póliza, para que puedas analizar si te compensa tenerla.

¿Par qué sirve un seguro de vida?

El uso más conocido de un seguro de vida es aportar un capital a tus supervivientes en el eventual caso de tu fallecimiento. Pero no solamente se puede contratar este tipo de póliza en caso de muerte, también puedes incluir cláusulas que te permitan contar con un dinero si tuvieres que padecer una invalidez grave.

El capital asegurado suele servir principalmente a mantener un nivel de vida suficiente para cubrir las necesidades de la familia, en particular los hijos menores. También puede ser una gran ayuda para financiar los estudios de los hijos, dado el caso.

Otro uso muy frecuente es para cancelar el importe pendiente de una hipoteca, o de otras deudas pendiente que puedas haber contratado. De esa manera, tus herederos podrán disfrutar de los activos que los dejas sin preocuparse por cargas, deudas o impuestos de sucesiones.

En caso de no tener un seguro de deceso, también puede ser utilizado el capital para pagar los gastos del sepelio.

¿Cómo funciona un seguro de vida?

Normalmente, es un sistema muy sencillo. Vas pagando una cantidad mensual, que depende de tu edad y del importe del capital asegurado. Cuando eres joven, sale muy económico, y luego la cuota va aumentando progresivamente.

En caso de que ocurra uno de los motivos estipulados en el contrato de seguro de vida, como fallecimiento o invalidez grave, se desbloquea el capital asegurado.

¿Por qué deberías valorar contratarlo?

Las personas jóvenes no se suelen preocupar por la muerte o la invalidez, porque no deja de ser una eventualidad poco probable. Y es cierto que probablemente, no te vaya a pasar nada. Pero, precisamente esa baja probabilidad hace que contratar un seguro de vida mientras eres joven sale muy barato. Y, por otro lado, si te ocurriese algo, tu familia posiblemente se encontraría en una situación muy complicada, especialmente si tus hijos son muy jóvenes.

Es curioso, porque la mente humana es muy selectiva. La probabilidad de que te toque la lotería es extremadamente baja. En la mayoría de los casos, mucho más baja que la probabilidad que te ocurra algo. Sin embargo, muchas personas creen en la posibilidad de lo primero, porque es un evento positivo, y descartan el riesgo de muerte o invalidez, porque es un evento negativo y no es agradable pensar en ello. Pero no pensar en ello no evita que pueda ocurrir. Es una posibilidad real.

No se trata de asustarse, simplemente de valorar la realidad de los riesgos, y tomar una decisión al respecto. Un seguro de vida es una buena forma de cubrir ese riesgo, si tienes personas que dependen de tus ingresos.

¿Cuándo deberías valorar contratar un seguro de vida?

Hay varios factores que tienes que tomar en cuenta para decidir si deberías contratar este tipo de póliza.

  1. ¿Aportas la mayor parte de los ingresos familiares? Evidentemente, no es lo mismo si el dinero que percibe la familia procede exclusivamente o mayoritariamente de tu trabajo, o si hay más ingresos significativos, como el salario de tu pareja o los rendimientos del patrimonio.
  2. ¿Están estudiando tus hijos? Si están en el colegio, en el instituto, o en la universidad, la situación es muy diferente de si ya están trabajando.
  3. ¿Tienes deudas pendientes? Hablamos de créditos como hipotecas o prestamos personales que no estén cubiertos ya por seguros específicos de vida.
  4. ¿Tienes patrimonio y poca liquidez? En caso de herencia, es interesante saber si el dinero que tienes disponible sería suficiente para pagar los impuestos de transmisiones sobre el resto de tu patrimonio, por ejemplo, inmuebles.

Si la respuesta a alguna de esas preguntas es positiva, deberías valorar muy seriamente la contratación de un seguro de vida. Si hay más de una respuesta positiva, entonces el capital contratado debería ser muy significativo.

¿Dónde conseguir este tipo de póliza?

Tienes muchas opciones. Para elaborar este artículo, he mirado la información en varias fuentes, entre las cuales la web de ABANCA, en la que explicaban muy bien el propósito y las situaciones en las que es recomendable un seguro de vida, además de, lógicamente, ofrecer sus diferentes pólizas correspondientes.

También consulté la información en la web de la DGSFP, el organismo público encargado del control y la regulación del sector.

 

Espero que con esa información te haya quedado claro si te compensa contratar un seguro de vida y los beneficios que tiene hacerlo en caso de que tengas una familia que dependa de tus ingresos.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)