Mejores inversiones para 2012 (y un balance del 2011)

¿Cuáles son las mejores inversiones para el 2012? Hoy vamos a hacer una pequeña síntesis de la evolución de inversiones en distintos productos en 2011. Es muy sencillo juzgar a posteriori pero nos puede dar algunas pautas para el año que empieza. Hemos limitado el ejercicio a 4 tipos de productos: bolsa, vivienda, oro y depósitos.

 

Bolsa española: un 2011 malo ¿y un 2012 peor?

 

El año 2010 terminó con un Ibex por debajo de los 10.000, lo que muchos analistas consideraban como un muy mal dato. Algunos se atrevieron a vaticinar que el 2011 iba a ser mejor, ya que las otras bolsas europeas habían terminado el año mucho mejor que la española, y se podía producir un proceso de recuperación de este diferencial.

En realidad la bolsa bajó, y mucho. De los 9.859,10 puntos del 30 de diciembre de 2010 se llegó a los 8.566,30 puntos del 30 de diciembre de 2011, es decir más de un 13% de bajada, arrastrada por la mala situación económica y las crecientes preocupaciones sobre la solvencia del sector bancario.

En 2012, en mi opinión no podemos esperar milagros. La situación de la banca sigue siendo muy preocupante y el sobreendeudamiento de todos los actores es evidente, y las políticas de ajuste van a agravar todavía más la delicada situación económica, empeorando el desempleo. Lo más probable es entonces una tendencia bajista, aunque evidentemente, algunos valores conseguirán destacar, sin contar con los valores de otros países menos afectados por los problemas de la deuda.

 

Vivienda: el ajuste de la burbuja no ha terminado

 

La vivienda es probablemente el sector más fácil de predecir, porque los movimientos son mucho más lentos que en otros mercados. Además, existen datos objetivos para valor un precio razonable de las viviendas (basándonos sobre el poder adquisitivo de las familias). Según los expertos, respecto a 2006, año del pico de la burbuja inmobiliaria, los precios deberían bajar entre un 50% y un 75% dependiendo de las ubicaciones.

Si nos fiamos de los datos de las tasadoras (ya que no se dispone de un dato fiable de precios de compraventa), en 2011 los precios bajaron alrededor de un 8%, llevando la bajada total desde los máximos a unos 25%. Estas tasaciones siguen siendo muy altas, y tenemos que esperar todavía bajadas significativas. Ya hace tiempo que murió la idea (equivocada) de que el ladrillo era una de las mejores inversiones.

En 2012, si el Gobierno aplica las medidas anunciadas de obligar a los bancos a provisionar sus activos por un valor más real, podría producirse una aceleración del fenómeno de bajada, ya que los pisos en manos de las entidades financieras representan un volumen muy significativo, particularmente para la vivienda nueva. Por lo tanto, y salvo verdaderos chollos, es probablemente todavía un mal año para comprar vivienda.

 

Oro: una inversión arriesgada

 

Si miramos la evolución del precio del oro en 2011, podríamos afirmar un poco rápido que ha sido una buena inversión, ya que ha pasado de 1.411,50 dólares la onza al terminar el 2010 a unos 1537.50 dólares en diciembre de 2011, una subida del 9%. Sin embargo, también hay que matizar que esta cotización finalizó el año un 17% por debajo de su máximo de agosto de 2011, en clara tendencia bajista.

Ya lo habíamos comentado en otro artículo. Probablemente ya es muy tarde para invertir en oro. Está 4 o 5 veces más caro que hace 10 años, y la probabilidad que baje a medio plazo es bastante más alta que una subida importante. Es posible que en 2012 vuelva a subir y a actuar de valor refugio respecto a las crisis de confianza en las deudas de los estados, pero repito, a medio plazo puede ser arriesgado.

 

Los depósitos: una opción temporal

 

Los bancos necesitan dinero como sea, y una de las formas de conseguirlo es ofreciendo una alta rentabilidad a sus depósitos. Teniendo en cuenta que en España el Estado es muy intervencionista con el tema bancario y que hasta ahora no se ha dejado quebrar ni las cajas más desastrosamente gestionadas, es una inversión relativamente segura, a pesar de que, como lo explicamos anteriormente, los ahorros no estén protegidos por el Fondo de Garantía.

En 2011 ha sido posible obtener rentabilidades cerca del 4% con depósitos, y el 2012 parece ir en esta misma línea. Parece bastante razonable, visto lo visto, mantener los ahorros en espera con algo de intereses mientras se ajusten los mercados bursátiles y de vivienda. Hay inconvenientes, en particular en caso de que explote el euro, pero cualquier alternativa también los tiene. Por ejemplo, guardar el dinero en efectivo en casa es relativamente peligroso (robo), no da intereses y desde que el Gobierno ha limitado los pagos en metálico, un poco más incómodo.

 

En cualquier caso, cada uno tiene que elegir la inversión que mejor le conviene en función de su situación personal y de su aceptación del riesgo. En un periodo de crisis se pueden hacer grandes inversiones, pero hace falta conocer y arriesgar.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)