Como preparar tu plan de carrera profesional mientras estás en casa

plan de carrera profesionalCon la situación excepcional que estamos viviendo, es muy probable que te hayas quedado en casa de manera forzosa. Quizás sea porque el negocio en el que trabajas ha cerrado, o porque estás teletrabajando. El caso es que, al estar en casa, dispones de más tiempo. Es la oportunidad perfecta para reflexionar sobre tu futuro y establecer tu plan de carrera profesional para los próximos años.

¿Por qué y cómo hacer tu plan de carrera ahora?

Convertir un problema en una oportunidad

Escribo este artículo cuando estamos en plena crisis sanitaria. Es una situación muy peculiar, que no había vivido ni nuestra generación, ni la de nuestros padres. No sé cual es el porcentaje de personas que están confinadas en casa durante todo el día, pero debe de ser muy alto, si juzgo por mis contactos.

En situaciones de crisis, siempre hay oportunidades que se pueden aprovechar. La mayoría de los inversores en bolsa nos estamos desesperando viendo la bajada del 40% del Ibex en un mes. Pero, para una persona que no tiene exposición en los mercados, la verdad es que es una oportunidad de inversión impresionante.

Lo mismo ocurre con el hecho de estar encerrados. En lugar de pasar el tiempo viendo Netflix o las noticias, puedes hacer cosas productivas. Sin duda, una de ellas es trabajar sobre tu plan de carrera profesional, y reflexionar sobre lo que quieres hacer a medio y largo plazo.

Habitualmente, esos pensamientos quedan eclipsados por las emergencias del día a día y las preocupaciones del trabajo. Pero ahora tienes el tiempo para hacerlo.

Cuando eso pase, probablemente adapte este artículo para hablar de otros momentos del año que nos dan un respiro del trabajo y más capacidad para proyectarnos: las vacaciones. Sin embargo, no creo que nada sea comparable con lo que estamos viviendo ahora mismo.

Como hacer un plan de carrera profesional paso a paso

Voy a dividir la parte más jugosa de este post en tres elementos: tu situación actual, tus objetivos a medio y largo plazo, y el plan de carrera necesario para poder ir del punto de partida a tus metas. ¿Te parece que tiene sentido? ¡Vamos allá!

¿Cuál es tu situación profesional ahora mismo?

Siempre con el objetivo puesto en establecer tu plan de carrera profesional, es importante que analices con detenimiento tu situación actual. En particular, deberías ser capaz de responder a diferentes preguntas. En esa fase, buscamos valorar tu situación profesional, tu personalidad, tus preferencias, tus competencias y tus valores, entre otras cosas.

Es algo que habíamos abordado en detalle en el artículo sobre el balance de competencias que publiqué hace unos meses, y te invito a que le eches un vistazo.

Esas son algunas de las preguntas que tienes que hacerte

  • ¿Qué es lo que te gusta en tu puesto de trabajo actual?
  • ¿Qué son las cosas que más te motivan en un puesto de trabajo?
  • ¿Cuáles son los talentos y habilidades que te diferencian de los demás?
  • ¿Qué experiencias específicas has adquirido por tus estudios o tus puestos de trabajo hasta ahora?
  • ¿Qué nivel de obligaciones profesionales estás dispuesto a aceptar?
  • ¿Qué es lo que más valoras al elegir un trabajo?
  • ¿Qué necesitas para desarrollarte personalmente?
  • ¿Cuáles son tus fuerzas y puntos de mejora?

Por cierto, también son preguntas interesantes que deberías hacerte antes de ir a una entrevista de trabajo.

¿Qué sacas de responder a las preguntas?

Si haces el esfuerzo de contestar a todas esas preguntas con honestidad y detalle, dos elementos van a empezar a destacar:

  1. Tus factores diferenciadores. Es decir, las habilidades personales y técnicas que tienes tú y los demás no. Son las que hacen que tengas un valor añadido para ciertos trabajos.
  2. Algunas características que son importantes para ti en un trabajo. En particular lo que te gusta, lo que te motiva y otros factores.

Tu plan de carrera tiene que ir orientado a un objetivo profesional

¿Cuál es tu trabajo ideal? Sin duda el que se sitúa a la intersección entre dos conjuntos de un diagrama de Venn.

  • En el primer círculo, tienes los trabajos para los cuales tus factores diferenciadores son una ventaja comparativa. En otras palabras, los trabajos que mejor se ajustan a tu currículum y a tus aptitudes personales.
  • Dentro del segundo circulo están los trabajos que reúnen las características de lo que es importante para ti. Tareas que te gusta realizar. Trabajos que te motivan porque te permite desarrollarte al nivel humano. Empleos que paguen muy bien, si eso es un criterio importe para ti.

Identifica tus trabajos ideales

Para encontrar los empleos que pertenecen a ambos grupos y diseñar tu plan de carrera profesional de acuerdo a eso, vas a tener que informarte sobre los puestos que hay que cumplen esos criterios.

Si no existe tu trabajo ideal, o si no encaja con tu perfil profesional actual, también puedes plantearte un cambio de carrera. Nunca es tarde para hacerlo. Personalmente, he conocido a varias personas que no estaban contentas con lo que hacían y decidieron cambiar radicalmente de campo y sector. Y les fue bien.

En todos los casos, tu objetivo en esa segunda fase es identificar los trabajos que quieres desempeñar en el futuro. Puede ser un empleo en concreto, o también una sucesión de trabajos. Pongamos que quieres llegar a ser director comercial de una empresa grande. Lo lógico es que tengas que pasar por vendedor y jefe de ventas para lograrlo.

Ya con teniendo claro este objetivo, puedes empezar a diseñar tu plan de carrera para llegar a ser el/la profesional que siempre soñaste ser. Es lo que vamos a ver en el siguiente apartado.

Elabora tu plan de carrera profesional

Sabes de donde vienes y sabes adonde quieres llegar. Con esos dos elementos puedes trazar el recorrido más lógico para conseguir tus objetivos profesionales.

¿Necesitas adquirir experiencia?

Si puedes cambiar de tu trabajo actual directamente al de tus sueños, genial. Hazlo cuanto antes.

Pero, en la mayoría de los casos, tu perfil no encaja todavía. Es muy habitual que te falte experiencia profesional. Si la puedes conseguir en tu trabajo actual, quédate un poco más. Si no es el caso, cámbiate cuanto antes a un empleo que te dará la experiencia necesaria para conseguir el trabajo que realmente te gustaría hacer.

Como comenté antes, puede que necesites pasar por varios empleos para consolidar tu experiencia y poder acceder al puesto que ambicionas. Ve dibujando el camino con los pasos intermedios.

¿Necesitas formación?

Otro caso clásico es la falta de formación específica.

Te voy a poner un ejemplo real. Un amigo mío, tras estudiar empresariales y trabajar varios años en gestión se dio cuenta que no le gustaba nada. Su sueño era ser médico. No se cortó. Volvió a la universidad, y cursó los casi diez años de carrera.

Obviamente, mi amigo no podría haber trabajado de médico con su titulo de empresariales. Como mucho podría haberse orientado a puestos de trabajo de gestión en salud. Pero no era lo que quería. Tuvo que hacer un cambio radical. Y le mereció la pena.

Soy de los que piensan que nunca es tarde para hacer lo que de verdad quieres hacer. Claro que cuanto antes te aclares, mejor. Así que, si tu trabajo soñado implica que te pongas a estudiar de nuevo, hazlo. No te cortes. No se trata solamente de tu plan de carrera profesional, se trata de hacer lo que te hace feliz en la vida. Y eso es muy importante.

¿Quieres ser profe? ¿Piloto de avión? ¿Médico? Que no te digan que no lo puedes conseguir. Si es lo que quieres, date lo medios para conseguirlo.

¿Qué duración tendrá cada etapa de tu plan de carrera?

El factor tiempo es muy importante en el diseño de tu carrera, especialmente cuando se trata de puestos de trabajos intermedios y de formaciones. Tu objetivo es llegar cuanto antes al empleo que ambicionas, y tus decisiones tienen que reflejarlo.

¿Qué quiero decir con eso? Principalmente dos cosas.

  • No te puedes quedar un remoto deseo de cambio. Una vez que tienes identificado tu plan de carrera profesional, lo tienes que implementar. Y eso implica tomar decisiones en el tiempo. ¿Qué vas a hacer en los próximos 3 meses para conseguir tu objetivo? ¿Y después?
  • Además, tienes que saber la duración estimada de cada etapa intermedia. Por ejemplo, si consideras que 2 años en un puesto de trabajo en concreto son suficientes para adquirir la experiencia necesaria, tendrás que planificarlo. Y no solo eso, sino que tendrás que tomar decisiones cuando llegue el momento. Si a los dos años no hay posibilidad de promoción interna, por ejemplo, tendrás que contemplar cambiar de compañía.

 

Idealmente, tras mucha reflexión, introspección y un poco de investigación de mercado, ahora tienes tu plan. Sabes donde quieres llegar. Sabes la formación y la experiencia que tienes que conseguir, y como hacerlo. Sabes en cuanto tiempo lo puedes lograr.

Ponte en marcha. Merece la pena. Cuando trabajas en algo que te gusta es casi como si ya no trabajaras.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)