Como usar las tarjetas de fidelidad

tarjetas-de-fidelidadPara comprar al mejor precio, una buena idea es aprovechar las mejores ofertas y descuentos en todo tipo de tiendas, especialmente cuando tienen programas gratuitos de fidelización, con tarjetas de puntos o de descuentos. Te damos unas recomendaciones para un uso apropiado de este recurso. Se trata del post nº19 de nuestra serie de consejos de ahorro.

 Preguntar sistemáticamente si existe un programa de fidelidad

Cada vez que vayas a una nueva tienda, pregunta si existe algún programa que favorezca a los compradores habituales. Normalmente son sistemas gratuitos, y solo te costará unos minutos apuntarte. Por supuesto si cobran algo lo desestimas enseguida, pero sino, merece la pena registrarse.

Tener claro el orden de prioridades

Estar registrado como cliente habitual te permite acceder a descuentos y promociones diversas, pero tienes que mantener el control. Un uso correcto de esos programas es revisar los descuentos existentes cuando necesites comprar una cosa en concreto, y no al revés (comprar porque haya descuento). Un consumidor responsable compra lo que necesita y busca el mejor precio. Un comprador compulsivo se deja influenciar por las ofertas y compra cosas que no pensaba solo porque están baratas.

Crear una dirección de correo electrónico especial

Estamos en la era digital, y normalmente los programas de fidelización funcionan mandándote las promociones a tu correo electrónico. Si vas a apuntarte a todos, es mejor que creas una dirección de correo dedicada a esas ofertas, donde podrás navegar cómodamente cuando estés buscando un producto en concreto.

Algunos ejemplos de tarjetas útiles

  • Supermercado e hipermercados. Suelen tener tarjetas que te permiten acumular saldo para gastar en futuras compras, o tener acceso a programas de descuentos específicos.
  • Tiendas de ropa, complementos o cosméticos. En este caso, las tarjetas suelen tener descuentos especiales para clientes y regalos ocasionales.
  • Aerolíneas y Renfe. Tienen programas de puntos gratuitos. A veces regalan puntos adicionales en vuelos concretos. Luego los puntos se pueden usar para viajar pagando solo las tasas.
  • Servicios (por ejemplo tintorerías). Acostumbran tener tarjetas que se sellan a cada uso, con un servicio gratis cada X veces.
  • Cines. Aunque la mayoría funcionan con tarjetas múltiples de pago (con un descuento por compra de varias entradas), algunos tienen programa de fidelidad donde se accede entre semana a precio del día espectador.
  • Gasolineras. La mayoría tienen tarjetas de descuentos.
  • Portales de cupones. Aunque no sean tarjetas de descuentos propiamente dichas, los portales de cupones como Flipit en la práctica consiguen lo mismo: unos descuentos interesante en los productos que necesitas.

En cualquier caso, me parece importante recordar que más que el descuento, lo que cuenta es el precio final del servicio. De nada sirve viajar con compañías aéreas que regalen puntos por cada viaje si sus vuelos son más caros que otras empresas. Lo mismo pasa con la gasolina. Un descuento del 5% en una famosa cadena puede ser muy insuficiente respecto al precio de otra gasolinera de la zona.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)