El tiempo de reflexión antes de comprar

tiempo-de-reflexionEl ahorro no se lleva bien con la compra compulsiva. Sin embargo, en el mundo actual los vendedores intentan convencernos para que nos decidamos rápido a adquirir sus productos, porque conocen la importancia del tiempo en la toma de decisiones. Por eso, hoy vamos a insistir sobre la necesidad de tomar un tiempo de reflexión. Se trata del artículo sobre como ahorrar dinero nº52.

Compras importantes: la norma de los 30 días

En primer lugar, tenemos que diferenciar entre las compras habituales (ir al supermercado, poner gasolina, llamar por teléfono) y adquisiciones fuera de lo normal (un nuevo móvil, un mueble, un accesorio, un electrodoméstico o incluso cosas mayores como un coche o una casa).

Para esas últimas compras, la norma de los 30 días es un gran aliado. El principio es sencillo: cada vez que nos planteamos gastar nuestro dinero en algo fuera de lo común, nos marcamos la obligación de no hacerlo antes de un mes. Durante este tiempo de reflexión, la idea ira madurando. En muchos casos nos daremos cuenta que se trataba de una compra innecesaria, y en el resto de ocasiones, tendremos una mejor idea de lo que queremos.

Aplicando este principio, lo normal es que después de 30 días ni siquiera nos acordemos de lo que queríamos comprar, prueba de lo intrascendentes que son la mayoría de los impulsos de compra.

Compras habituales: 30 segundos de reflexión

No podemos esperar un mes para comprar comida, o para decidir si ir a llenar el depósito del coche. Sin embargo, podemos adaptar el tiempo de espera a la situación. En el supermercado, podemos pensar unos segundos antes de poner un producto en el carrito, analizando precio y necesidad. Antes de hacer una llamada telefónica podemos acordarnos que es una compra, y si no sería mejor mandar un sms o incluso un mensaje por Internet. Antes de repostar, podemos analizar si hace falta llenar el depósito o si podemos ir en transporte público a nuestros destinos por menos dinero.

El marketing moderno nos empuja a comprar ya. En Internet la principal recomendación que se hace a los que venden es que el proceso de compra sea lo más rápido y cómodo posible. Todo para evitar que el cliente piense demasiado y se pare a pensar si de verdad lo necesita. En las tiendas, y supermercados, más de lo mismo. En televisión, los anuncios de teletienda siempre aconsejan “compra ahora”.

Frente a tanta presión para comprar, tomarse un tiempo de reflexión es una de las mejores armas del ahorrador. Pruébalo y comprobarás que comprarás menos y mejor.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)