Test de conveniencia para operar en bolsa: respuestas explicadas

test de conveniencia bolsaSi inviertes en bolsa, es frecuente que tu bróker te haga pasar un pequeño test de conveniencia, para comprobar si tienes los conocimientos y la experiencia suficientes para operar. Aunque falles las respuestas, te dejarán hacer operaciones, pero siempre te recordarán que, en su opinión, ese tipo de productos financieros no se adapta a tu perfil. He pensado en reproducir las preguntas y aportar unas respuestas detalladas, para que entiendas mejor qué significa cada cosa.

El apalancamiento que ofrecen algunos productos derivados, como los futuros y las opciones, puede generar pérdidas superiores al saldo depositado por el cliente

Verdadero, pero con matices. No voy a entrar mucho en detalle con el apalancamiento, porque tengo artículos al respecto. Vamos a suponer que tienes una proporción de 10, es decir que operas por 10 veces el dinero que aportas. Metiendo 100 euros, estás operando con 1.000 euros. Si tu inversión pasa a valer 1.200 euros, habrás ganado 200 euros invirtiendo solo 100. Pero, si baja a 800 euros, no solo perderías tus 100 euros iniciales, sino que quedarías a deber otros 100.

En la práctica, para evitarlo, el bróker tiene un sistema de seguridad automático, en caso de que haya un riesgo de que el dinero que aportaste no baste para cubrir la pérdida. Entonces cerrará la posición, o te pedirá más dinero como garantía. Pero es solo un mecanismo para cortar la pérdida, si no existiese, podrías perder incluso más que lo aportaste, porque el apalancamiento te permite operar por más de lo que tienes.

Las garantías depositadas para cubrir una posición abierta al final de una sesión equivalen al máximo riesgo que se asume en la posición   

Falso. Es una manera diferente de preguntar por el riesgo del apalancamiento. Como ya explicamos en el párrafo anterior, cuando operas por más dinero de lo que tienes, el dinero de la garantía es inferior la pérdida máxima que se podría tener. Lo que pasa es que hay mecanismos para cerrar la posición cuando la pérdida llega al importe de la garantía, para que el inversor no pierda más que lo que metió.

El beneficio máximo posible en una venta de opciones es la prima que se ingresa, a la vez que se asume un riesgo de pérdida ilimitado    

Verdadero, si no se especifica el tipo de opciones. En realidad, depende del tipo de opción que se venden. Cuando se trabaja solo con opciones de venta, conocidas como PUT, la pérdida máxima está limitada. Sin embargo, cuando se vende una opción de compra, o CALL, sí que existe el riesgo de pérdida ilimitada.

Un breve recordatorio. Cuando vendes una PUT, ofreces al comprador de la opción el derecho (pero no la obligación) de venderte un activo a un precio determinado de antemano. Si el precio del activo baja, el comprador de la opción ejecuta el derecho, si no, pierde la prima que pagó por la opción. El vendedor de la PUT perderá como máximo la diferencia entre el precio determinado de antemano y cero (si el activo llegase a no valer nada). Es decir, existe un límite a la pérdida, aunque pueda llegar a ser importante.

Si vendes una CALL, ofreces a un comprador la opción (pero no la obligación) de comprarte un activo a un precio determinado de antemano. Cuando el precio del activo sube, el comprador de la opción ejecuta el derecho. Si el precio baja, no hace nada y su pérdida se limita al precio que pagó por la opción. Sin embargo, el vendedor de la CALL puede perder la diferencia entre el precio de mercado del activo (cuyo máximo se desconoce) y el precio pactado. En este sentido, la pérdida potencial es ilimitada.

Las rentabilidades históricas de un sistema automático de trading presuponen rentabilidades futuras 

Falso. Ese es un tema más psicológico que financiero. Cuando nos cuentan que un gestor, un sistema o un índice ha tenido muy buenas rentabilidades hasta ahora, tendemos a imaginar que la tendencia seguirá. Sin embargo, los resultados pasados no garantizan nada. Incluso, en algunos casos, pueden ser indicadores negativos. Por ejemplo, si un índice está en máximos históricos, la probabilidad de que baje o se estanque en el futuro se hace cada vez más fuerte respecto a la probabilidad de que vuelva a subir mucho.

Una buena calificación crediticia (rating) descarta una evolución negativa del valor  

Falso. Incluso presuponiendo que la agencia de calificación crediticia hizo un trabajo objetivo y tenía acceso a toda la información disponible de una empresa, tan solo está dando una visión de la situación en un momento. Esa situación puede empeorar en el futuro, llevando a una evolución negativa de la cotización. Y no solo eso, sino que la volatilidad de los mercados y la interpretación de eventos y noticias pueden influir negativamente sobre la cotización de la empresa, incluso si se trata de un negocio sólido y con buenas perspectivas.

No olvidemos nunca que la bolsa refleja la percepción del mercado sobre la generación futura de valor por parte de la empresa. Esa percepción cambia frecuentemente, con altibajos significativos en la cotización, que no siempre reflejan la realidad del negocio. Algunas empresas se ven castigadas, mientras otras están de moda y cotizan más alto de lo que realmente valen.

Una orden de tipo stop únicamente puede ser de venta   

Falso. Todos sabemos que puedes fijar una orden de tipo stop-loss para vender automáticamente unos títulos cuando se llega a un precio concreto. Pero también puedes usar el mismo tipo de mecanismos para comprar un valor a un precio preestablecido. Si las acciones de la empresa que te gusta cotizan por 90 y quieres comprarlas en 80, podrás registrar una orden de compra que se ejecutará solo cuando el precio baje a ese nivel. Y si no se produce la bajada, no se comprará nada.

En mercados no organizados como Forex, los precios de las transacciones se acuerdan para cada operación, no habiendo precios oficiales

Verdadero. El Forex, o mercado de divisas, es totalmente descentralizado, por lo que no existen unos precios realmente oficiales, aunque luego se publique el dato del precio de compraventa en un momento dado.

La falta de liquidez de los mercados (organizados o no), puede impedir cerrar una posición o tener que hacerlo a un precio muy desfavorable    

Verdadero. Los mercados muy líquidos son aquellos que tienen un gran número de transacciones entre multitudes de operadores, y en los que es fácil ejecutar una operación en cualquier momento. Pero también hay mercados menos líquidos, en los cuales no siempre encontrarás una contrapartida para lo que quieras hacer. Imaginemos, por ejemplo, que tienes acciones de una empresa con muy poco volumen de transacciones y que, por malas noticias sobre la compañía, te quieres deshacer de tus participaciones. Es bastante probable que los pocos operadores del mercado quieran vender y no comprar, por lo que te podría costar cerrar tu posición. Cuando al final lo logres, puede que la cotización haya caído mucho.

Al operar en acciones que cotizan en una moneda diferente, solo influye la cotización de la acción, y no influye el movimiento de la divisa     

Falso. De hecho, eso es un tema muy importante cuando operas con acciones de empresas de Estados Unidos o de Reino Unido, que cotizan en dólares y libras, respectivamente. La variación del tipo de cambio entre el euro y las otras divisas tiene un efecto notable sobre tus operaciones.

En agosto de 2022 el dólar es un 19% más caro respecto al euro que lo era en agosto de 2021. Eso tiene algunas consecuencias:

  • Si quieres comprar acciones de empresas de EEUU, te cuesta un 19% más caro que hace un año, suponiendo que la cotización en dólar no haya variado.
  • Si recibes dividendos en dólares de participaciones que compraste hace un año o más, esos ingresos han subido un 19% solo por el efecto de cambio.
  • Una acción en dólares que haya caído un 16% en el último año seguirá valiendo lo mismo en euro, porque el efecto de cambio compensó la caída.

Los Derechos de Suscripción Preferente (DSP) que coticen en un mercado podrán ser comprados y vendidos en el mismo, teniendo en todo caso un período de negociación limitado, que suele ser de 15 días naturales desde que empiezan a cotizar. Transcurrido ese plazo, si no se han ejecutado o vendido, se extinguen y quedan sin valor

Verdadero. No voy a entrar mucho en detalle porque la pregunta es bastante extensa. Además, aquí tienes una ficha informativa de la CNMV que explica muy bien todo lo que tienes que saber sobre los derechos de suscripción preferente.

 

 

Como siempre, te recomiendo que, antes de invertir, aprendas mucho sobre el funcionamiento, los riesgos y beneficios potenciales de los productos en los que quieres meter tu capital. La responsabilidad final de invertir siempre es tuya, y solo con información puedes hacerlo bien.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)