El fondo indexado como medio para estabilizar una cartera en tiempos de volatilidad

fondo indexadoEstamos viviendo una época de mucha volatilidad en los mercados, por la incertidumbre económica, la inflación y el conflicto ucraniano. En ese contexto, es lógico que muchos inversores vean con preocupación los vaivenes de sus carteras bursátiles. Vamos a ver algunas de las ventajas de los fondos indexados, en particular el efecto de estabilización en tiempos de volatilidad. Antes de realizar una inversión en fondos indexados recomiendo informarse bien sobre condiciones. Recuerda que cualquier producto financiero tiene sus pros y contras, y tienes que ver si encaja con tu perfil inversor.

¿Qué es un fondo indexado?

Como puede dejar adivinar el nombre, un fondo indexado es un producto financiero que reproduce el comportamiento de un índice, por ejemplo, el S&P 500 o el IBEX 35. Simplemente, se establece una cartera donde las empresas componentes tienen el mismo peso que el índice oficial, y se van ajustando los porcentajes cada vez que se actualizan.

De esa manera, el fondo indexado se comporta de la misma forma que el índice en el que está basado. A diferencia de otros fondos de gestión activa que procuran batir esas referencias, con el fondo indexado el producto está automatizado, por lo que entra en la categoría de gestión pasiva.

El fondo indexado como elemento de estabilización de cartera

¿Por qué se puede considerar que este tipo de producto permite estabilizar una cartera de inversión en tiempos de volatilidad? Te lo explico.

El diseño de los principales índices bursátiles tiene un objetivo sencillo: reflejar la evolución del conjunto del mercado. Por eso, dentro del S&P 500 o del Eurostoxx 50 las empresas más grandes y con mayor volumen de transacciones tienen más peso.

Como puedes entender, el conjunto de un mercado siempre va a ser menos volátil que los elementos que lo componen. Sube menos que las compañías que más suben en tiempos de crecimientos, y también baja menos que las empresas que más caen cuando vienen bajadas.

Aquí una puntualización: estamos hablando de estabilización, es decir de tener menos volatilidad y movimientos con menos amplitud. No significa estabilidad. Un índice puede subir mucho, o bajar mucho, siguiendo las tendencias de fondo del mercado.

Otro elemento que ayuda a la estabilización es que las empresas que componen el índice van cambiando. Si una empresa del IBEX pierde mucho valor, por ejemplo, puede llegar a salir del índice y ser sustituida por otra. Obviamente, en ese caso, un inversor que haya elegido un fondo indexado basado en el IBEX se verá mucho menos afectado que si hubiera comprado acciones de dicha compañía.

Otras ventajas de este tipo de productos

  • Los fondos indexados suelen tener menos comisiones, precisamente porque se trata de gestión pasiva. No hace falta pagar a expertos para que tomen las decisiones de inversión, solo programar un algoritmo que replique el índice.
  • Si vendes tu participación en un fondo para comprar una nueva en otro, no tienes que tributar por las potenciales plusvalías. Eso no sucede cuando tienes acciones propias, puesto que pagas el IRPF para cada plusvalía, y también cada vez que recibes un dividendo.
  • Y ya que hablamos de los dividendos, hay otra ventaja fiscal. Imaginemos que contratas un fondo indexado de acumulación, es decir uno que suma al patrimonio del fondo los dividendos recibidos de las empresas que componen el índice. En ese caso, hay una exención fiscal que hace que esos dividendos solo tributen por el 1%, en lugar del 19% que se aplica cuando cobras dividendos de acciones por tu cuenta.
  • No hace falta disponer de mucho dinero para invertir. Incluso si solo tienes 1000 euros te puede bastar.

Es un producto para el largo plazo

Quizás hayas leído que la bolsa a largo plazo suele tener una muy buena rentabilidad, especialmente la americana. Los datos históricos lo indican. La referencia que se suele usar es precisamente la de los índices, en particular el S&P 500. Se calcula que entre 1927 y 2020 el índice ha tenido un crecimiento medio del 8% anual.

Pero eso no significa que la subida haya sido constante. Se suelen suceder épocas de crecimiento y bajadas. Por eso, a corto y medio plazo, un inversor en índice podría perder dinero. A largo plazo, sin embargo, el riesgo parece bajar mucho. Concretamente, los datos históricos dicen que un inversor tendría un 26% de posibilidad de perder dinero invirtiendo en el S&P 500 a un año vista. La probabilidad bajaría al 6% a 10 años vista, y a 0% a 20 años.

Eso sí, hablamos de datos históricos, y puede que esos patrones no se repitan en el futuro. Recuerda, las rentabilidades pasadas no garantizan las futuras. Pero, con esa puntualización, parece claro que invertir en índices es una estrategia de largo plazo. Porque, con el tiempo suficiente, hay innovación, aparecen nuevas empresas y se crea riqueza.

En los años 70 y 80, la empresa con la mayor capitalización bursátil en EE. UU. era IBM, a finales de los 90 era Microsoft, y en 2020 era Apple. En el futuro, no es difícil imaginar que pueda ser Tesla, por ejemplo.

¿No podría hacer yo mismo mi propia cartera indexada?

Quizás estés pensando que, teniendo en cuenta que la información sobre el peso de cada empresa en los índices es pública, podrías montarte tu propia cartera indexada. En teoría, lo podrías hacer, pero tendrías varios inconvenientes.

  • Primero, no sería muy práctico hacerlo, a no ser que dispongas de grandes sumas de dinero. Recuerda que tendrías que comprar acciones de cada una de las 500 empresas del índice S&P, por ejemplo. Dudo que con 50.000 euros tengas suficiente. Y hacer los rebalanceos periódicos al mismo tiempo que los índices.
  • Cada vez que hicieras esas compraventas de acciones, pagarías mucho dinero en comisiones de bróker, incluso teniendo un servicio muy competitivo.
  • Y, por supuesto, tendrías que pagar el IRPF por cada dividendo cobrado, o cada vez que vendas unas acciones con plusvalía.

Por todos esos motivos, no parece una opción muy factible.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)