Como hacer buen uso de la paga extra de Navidad

En España, la mayoría de los empleados reciben 14 pagas durante el año. Lo habitual es recibir las extras en junio y en diciembre. Pero, ¿qué hacer con esos ingresos? ¿Es buena idea gastárselo todo en regalos y viajes? Vamos a ver cómo hacer un buen uso de la paga extra de Navidad, desde el punto de vista de una buena gestión de las finanzas personales, y según tu situación financiera.

¿Qué es la paga extra de Navidad?

Es un pago adicional, que normalmente corresponde a una mensualidad, y que tiene su origen en una medida tomada por el gobierno franquista para compensar una bajada del poder adquisitivo al final de los años 1940. Como indicábamos antes, con el tiempo se generalizó la costumbre en España de pagar 14 pagas a los empleados, una antes del verano y la otra antes de Navidad. No todos los asalariados cobran de esa forma, depende de los convenios y de las empresas.

Siendo purista, no son realmente pagas extras, sino una forma diferente de pagar el sueldo anual. En lugar de cobrar más cada mes en 12 pagas se cobra un poco menos, para tener esos dos pagos adicionales.

Es una filosofía muy paternalista. La idea es que las personas no son capaces de gestionar su dinero, así que se les retiene una parte cada mes para obligarlas a ahorrar, y se les da el ahorro en fechas señaladas, para que dispongan del dinero para irse de vacaciones o comprar regalos.

¿Cómo usar la paga de Navidad?

Veamos como deberías usar la paga de Navidad en función de tu situación financiera.

  1. Tus finanzas personales están muy mal. No solo no dispones de ahorros pero tienes créditos al consumo y/o deudas de tarjetas de crédito. En este caso, está claro, usas toda tu paga extra para reducir tus deudas. Además, empiezas a ahorrar y a recortar gastos para primero eliminar cualquier deuda (hipoteca excluida), y luego constituirte un fondo de reserva.
  2. No tienes deudas, pero tampoco tienes ahorros. La paga extra de Navidad es una oportunidad excelente para aportar todo ese dinero a tu fondo de reserva. Te hablo de una cantidad para cubrir emergencias, que debería representar 2 o 3 meses de sueldo.
  3. No tienes deudas, tienes un fondo para emergencias, y algo de ahorros. En este caso te recomendaría meter la mitad de tu paga extra en algún producto de inversión que te algo de rentabilidad, pensando en tu futuro. El resto podrías usarlo para un capricho.

Es muy probable que a muchos lectores no les hayan gustado esas recomendaciones. Vivimos en una sociedad consumista, lo que en sí no es malo, pero se convierte en algo malo si las consecuencias son que muchas personas dan prioridad al consumo sobre su estabilidad económica. Demasiadas personas gastan todo lo que tienen y más, en lugar de ahorrar.

No te estoy hablando de ser avaricioso, ni de acabar siendo el más rico del cementerio. Simplemente, tienes que tener un rigor con el gasto para tener un colchón para emergencias (el fondo de reserva), e invertir en productos con rentabilidad (da igual si son acciones, casas u otras cosas) para garantizarte ingresos adicionales en el futuro. Eso no es incompatible con consumir, viajar o salir, pero claro, hay que hacerlo con cabeza y de forma acorde con tus ingresos. Quizás sea doloroso leerlo, pero si te gastas todo lo que ingresas, solo tienes dos opciones: o aceptar que no puedes tener ese nivel de vida y reducir tus gastos, o conseguir más ingresos que te permitan mantener ese nivel de vida y ahorrar.

Lo que NO deberías hacer con tu paga extra de Navidad

Comprar lotería. Tienes un 0,001% de posibilidades que te toque el gordo (1 de 100.000). Es ridículo. No te va a tocar. Ni comprando 10 números diferentes cada año durante 50 años tienes probabilidades serias de ganar el gordo. De hecho, solo tendrías un 0,5% de ganar el máximo premio, y en el camino te habrías gastado 10.000€. Ojalá todo el mundo se diese cuenta que las loterías son un impuesto sobre los sueños y dejase de desperdiciar dinero de esa forma.

Gastártelo todo en regalos de Navidad o en un viaje. Ya he comentado antes que si no tienes fondo de reserva y ahorros, gastarte la extra de Navidad no es buena idea. Pero, incluso para los que tienen, suele ser un error gastarlo. La disponibilidad de un dinero muchas veces nos empuja a gastar más de lo que deberíamos. Y las fechas son muy malas. Si quieres gastártelo, espérate a enero, que tendrás las rebajas, y seguro que también precios de viajes mucho más atractivos, porque mientras los demás estarán lidiando con la cuesta de enero, tu dispondrás de ahorros para lo que quieras. Así sacarás un mejor provecho a lo que tienes, y escaparás a las compras impulsivas.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)